El estado de la innovación en América Latina

Para entender las condiciones alrededor de la innovación en América Latina en detalle, la empresa de consultoría Insitum llevó a cabo un estudio cualitativo y cuantitativo con más de 300 de las mayores organizaciones de la región. La investigación revela datos, barreras, necesidades y resultados alrededor de la innovación en las organizaciones latinoamericanas.

Un primer aspecto que resalta la investigación es que “Innovación” se convirtió en una palabra de moda. Su significado es ambiguo y su uso excesivo ha generado una confusión capaz de anular su sentido. En América Latina, los medios están utilizando el término más que nunca, los consultores lo definen de diferentes formas, suele malinterpretarse y las compañías no lo usan como una herramienta de marketing efectiva. Ante este panorama, es urgente tener claridad al respecto.

Respecto al estado de la innovación y los retos del futuro para los países latinoamericanos, la investigación apunta que están dadas las condiciones para el desarrollo de la innovación, pero no será de la misma manera que sucede en otras partes del mundo. Lamentablemente, hay muy poco expertise o valoración en torno a la innovación dentro de las grandes organizaciones latinoamericanas, y la mayor parte de los estudios globales de innovación (p. ej. BCG, PwC, IBM) incluyen solamente, y en raras ocasiones, a algunos países de la región. Algunos de estos estudios sólo consideran la visión del CEO, cuando en realidad la visión del CEO puede ser bastante diferente de la del equipo directivo.

Otro punto destacado es que la mayoría de las empresas ya están convencidas de los beneficios de la innovación, y están pasando de lo que llamaríamos la Fase 0 (¿Por qué innovar?) a la Fase 1 (¿Cómo implementar la innovación?). Esto trae aparejada otra serie de desafíos, oportunidades y frustraciones ya que las compañías pasan del ‘pensamiento’ a la ‘acción’.

Asimismo, las empresas multinacionales con filiales en América Latina parecen estar mucho más adelantadas que las multilatinas de la región en cuanto a la adaptación de procesos y métodos de innovación dentro de sus organizaciones.

Ambos tipos de compañías todavía se muestran reticentes a invertir los recursos adecuados para tareas de innovación, lo que lleva a buscar formas ingeniosas para reunir los recursos necesarios, como la redistribución de recursos de otras áreas (de investigación de mercado, publicidad o capacitación) para financiar, complementar o iniciar tareas de innovación.

La principal prioridad dentro de las organizaciones es la necesidad de desarrollar capacidades internas, procesos de trabajo y herramientas, así como también una cultura de innovación de largo plazo que les permita a estar más abiertas a probar nuevas ideas, sin importar si funcionan o no.

Otro punto que destaca el estudio precisa que trabajar en una compañía que innova tiene un ‘efecto halo’ en sus empleados y en futuros empleados; por este motivo, trabajar en organizaciones que innovan pasa a ser un factor clave para atraer y retener talento, generalmente en mercados laborales de escasos recursos o altamente competitivos.

Muchas áreas dentro de las organizaciones parecen haber adoptado iniciativas de innovación. ‘Marketing’ parece ser la más activa debido a: 1) su enfoque obsesivo en los insights del consumidor y 2) que hoy los líderes de esta área muchas veces son responsables del diseño del producto, servicio o experiencia del cliente cuando en el pasado estaban probablemente más enfocados en tareas de branding, comunicación y promoción.

Los resultados de la encuesta muestran que hay una mirada positiva y mucho entusiasmo con respecto a hacer innovación, pero América Latina todavía necesita crear las condiciones adecuadas para que se financien y se lleven adelante tareas de este tipo en un nivel más amplio. Específicamente, las compañías necesitan encontrar formas que permitan la coexistencia de culturas de innovación dentro de las culturas de aversión al riesgo de la típica gestión empresarial, y desarrollar más conocimientos en torno a estrategias, procesos y herramientas de innovación.

Según la investigación de Insitum, América Latina va por el camino correcto, pero para mejorar la capacidad innovadora y la competitividad de organizaciones latinoamericanas se debe apostar fuerte a la expansión de estas capacidades.

Puede descargar el informe completo desde aquí (PDF)

Fuente: http://www.innovacion.cl/2014/10/el-estado-de-la-innovacion-en-america-latina/

Las 4 palancas para construir una cultura innovadora

Si convenimos que una cultura es aquello que la gente hace en su organización  cuando nadie la ve, una cultura innovadora es la que fluye de un modo natural a la hora de resolver problemas o desafíos desde la innovación. No como algo impostado, sino simplemente como una herramienta natural del management. La cultura innovadora es aquella que lleva a una organización a vivir en modo “lab”, es decir, en modo de aprendizaje sistemático, en entrenamiento permanente para saber adaptarse a nuevos contextos, nuevas tecnologías o modelos de negocio. En el modo “lab” el estadio “beta” es habitual, no es excepcional. Cultura_Innovación_Sintetia

La cultura innovadora es la que entiende la competitividad desde el esfuerzo permanente de crear valor para los clientes gracias a nuevas soluciones, productos o servicios. La cultura innovadora es la que surge al combinar sistemáticamente: capacidad de inspiración, creatividad, desarrollo de proyectos y prototipos, lanzamiento y escalamiento a los mercados. La cultura innovadora entiende la innovación como la forma de concretar la estrategia, exactamente igual que antes lo hacía la planificación. Las culturas innovadoras pueden estar en el ADN de empresas que nacieron con esta configuración como HP, Apple o Google.  Lo realmente difícil es que empresas que nacieron en una paradigma distinto se transformen y desplieguen potentes culturas innovadoras como P&G o como Nokia.

¿Cómo conseguir que una empresa adquiera una cultura innovadora? Básicamente gracias a cuatro palancas: a) liderazgo y gobernanza b) activación del talento emprendedor c) proyectos y resultados d) relación con el ecosistema.

a) Liderazgo y gobernanza. Un cultura innovadora requiere más que el aliento de la alta dirección,  requiere su ejemplo. La innovación se basa en la gestión del riesgo. Si los líderes delegan el riesgo no se desarrollará nada que no sea innovación incremental. Si los líderes no son los primeros en aprender de los fracasos sistemáticamente, se penalizarán los intentos fallidos y se pasará del fracaso al error. El liderazgo es fundamental para fomentar y comprometer proyectos de nueva frontera y atender a las estrategias de un modo innovador. Además del liderazgo, la gobernanza es clave en dos puntos: la agilidad de los procesos de innovación y la involucración del middle management, verdadera piedra de toque de los procesos de innovación.

b) La activación del talento emprendedor. La cultura innovadora es meritocrática. Las ideas pueden venir de cualquier punto y escalafón y la capacidad emprendedora para desarrollarlas, también. Las culturas innovadoras son muy poco jerárquicas y apuestan por la transversalidad. La estructuración en silos bloquea las lógicas innovadoras. La burocracia inhibe la innovación. Una cultura innovadora busca desatar la energía creadora y emprendedora de su talento. La capacidad innovadora de una organización es equivalente a su masa crítica de talento emprendedor. Y a este talento emprendedor se le activa más con un propósito trascendente (ayudar a mejorar el mundo desde nuestra empresa) que con mecanismos de incentivos efímeros.

c) Proyectos y resultados. La cultura innovadora no se construye solamente a base de discursos. La cultura se refleja en proyectos y en resultados. El relato de la innovación se ancla en nuevos productos y servicios y su impacto en los clientes o usuarios. El relato de la innovación tiene su poética en números, ya sea de la cuenta de explotación (¿qué porcentaje de ingresos corresponde a productos y servicios que hace dos años no existían en la cuenta de explotación?) o en el número de usuarios que perciben más valor. En innovación, obras son amores.

d) Relación con el ecosistema. La cultura innovadora fomenta un perímetro de innovación abierto. A la hora de desarrollar nuevas soluciones para crear valor la permeabilidad es absoluta para ideas, para codesarrollos, para alianzas, para espacios dónde concretar lateralidades, para la resolución de retos con emprendedores, startup, pymes o  grandes empresas externas.

La cultura innovadora es todo lo contrario del síndrome del “no inventado aquí”, es la apertura natural a la mixtura, a la hibridación estructural. La capacidad de absorber lo mejor del ecosistema a través de una relación fructífera con sus agentes principales y la capacidad de transitar por diversos ecosistemas a la vez es un rasgo fundamental de las culturas innovadoras. Para una cultura innovadora lo importante no es de dónde vengan las ideas y las oportunidades si no la capacidad de ejecutarlas creativamente.

Para todas aquellas empresas que no nacieron en el paradigma de la innovación sistemática y del cambio continuo, avanzar hacia culturas innovadoras es fundamental para su supervivencia. Al fin y al cabo, la innovación es solamente una excusa para la diferenciación y la creación de valor a los clientes. Lo más difícil no es adivinar dónde hay que ir,  lo más difícil es cambiar. Una cultura innovadora no lloriquea ante el cambio, lo asume como normal, cómo la forma de crecer, competir y cooperar.

Fuente:  http://www.sintetia.com/las-4-palancas-para-construir-una-cultura-innovadora/

Informe de Competitividad Global 2014-2015

Se requieren urgentemente reformas estructurales para impulsar la competitividad y la resiliencia económica en América Latina

• El Informe de Competitividad Global 2014-2015 señala que América Latina no ha hecho avances suficientes para hacer frente a sus problemas de competitividad.
• Brasil (57.º puesto) y México (61.º puesto) han descendido en la clasificación, mientras que Chile (33.º puesto) sigue siendo el país más competitivo de América Latina. Los Estados Unidos (3.ºpuesto) suben en la clasificación por segundo año consecutivo.
• La innovación, el desarrollo de capital humano y el fortalecimiento institucional siguen desempeñando un papel decisivo a la hora de determinar cuáles son las economías más competitivas del mundo.

Ginebra, Suiza, 3 de septiembre de 2014.   El Informe de Competitividad Global 2014 – 2015 , publicado hoy, destaca que para impulsar la resiliencia económica en América Latina será necesario llevar a cabo urgentes reformas estructurales e inversiones productivas en infraestructura, competencias e innovación.Chile (33.º puesto) continua siendo el país más competitivo de la región, seguido de Panamá (48.º) y Costa Rica (51.º).

A nivel mundial, el crecimiento económico está en peligro a pesar de años de audaces políticas monetarias, ya que varios países siguen luchando por introducir las reformas estructurales necesarias para ayudar a incrementar la competitividad de sus economías y crecer.

En su evaluación anual de los factores que impulsan la productividad y prosperidad de los países, este informe señala que el mayor reto para un crecimiento mundial sostenido es la aplicación desigual de las reformas estructurales. Asimismo destaca que el talento y la innovación son dos ámbitos en los que los líderes del sector público y el sector privado deben colaborar con más eficacia para alcanzar un desarrollo económico sostenible e incluyente.

Según el Índice de Competitividad Global (GCI) del informe, los Estados Unidos incrementa su competitividad por segundo año consecutivo, subiendo dos puestos hasta el tercero, gracias a la mejora de su marco institucional y sus avances en materia de innovación. En los cinco primeros puestos, Suiza sigue encabezando la clasificación por sexto año consecutivo, Singapur se mantiene segundo, y Finlandia (4.º) y Alemania (5.º) descienden un puesto. Les sigue Japón (6.º), que asciende tres puestos, y la RAE de Hong Kong (7.º), que se mantiene estable. A continuación vienen las economías abiertas y basadas en servicios de Europa, donde los Países Bajos (8.º) mantienen su puesto y el Reino Unido (9.º) asciende un puesto. Suecia (10.º) completa la lista de las diez economías más competitivas del mundo.

Todas las economías que ocupan los primeros lugares del índice han desarrollado, accedido y utilizado los talentos de que disponen, y han efectuado inversiones que impulsan la innovación.

Estas inversiones inteligentes y selectivas han sido posibles gracias a un enfoque coordinado que se basa en una estrecha colaboración entre el sector público y el privado.

En Europa , varios países que se vieron gravemente afectados por la crisis económica, como España (35.º), Portugal (36.º) y Grecia (81.º), han hecho avances importantes para mejorar el funcionamiento de sus mercados y la asignación de sus recursos productivos. Al mismo tiempo, algunos países que continúan enfrentándose a importantes problemas de competitividad, como Francia (23.º) e Italia (49.º), al parecer aún no han emprendido plenamente este proceso. Aunque persiste la brecha entre un Norte altamente competitivo y un Sur y Este retrasados, actualmente también puede observarse una nueva perspectiva de esta brecha de competitividad en Europa, esta vez, entre los países que llevan a cabo reformas y aquellos que no lo hacen.

Algunas de las mayores economías emergentes del mundo siguen enfrentándose a dificultades a la hora de mejorar su competitividad. Arabia Saudita (24.º), Turquía (45.º), Sudáfrica (56.º), Brasil (57.º), México (61.º), India (71.º) o Nigeria (127.º) bajan puestos en la clasificación. Por el contrario, China (28.º) sube un puesto y se mantiene como la economía más competitiva entre los BRICS.

En Asia, la situación de la competitividad sigue presentando grandes contrastes. La dinámica competitiva en Asia Sudoriental es notable. Tras Singapur (2.º), los cinco mayores países de la región (ASEAN-5) –Malasia (20.º), Tailandia (31.º), Indonesia (34.º), Filipina (52.º) y Vietnam (68.º) –suben en la clasificación. De hecho, Filipinas es el país que más ha mejorado desde 2010. En contraste, los países de Asia Meridional se quedan retrasados y sólo India figura en la mitad superior de la clasificación.

Oriente Medio y África del Norte, afectada por la inestabilidad geopolítica, no representa un cuadro homogéneo. Los Emiratos Árabes Unidos (12º) ocupan el primer lugar en la región y suben siete puestos, por delante de Qatar (16º). Sus buenos resultados contrastan claramente con los de los países de África del Norte, entre los que el mejor clasificado es Marruecos (72º). La introducción de reformas estructurales, la mejora del entorno empresarial y el fortalecimiento de las capacidades de innovación para permitir que el sector privado crezca y cree empleo revisten una importancia clave para esta región.

El África Subsahariana sigue registrando altas tasas de crecimiento cercanas al 5%. Para mantener el impulso será necesario que la región avance hacia actividades más productivas y haga frente a los persistentes problemas de competitividad. Tan sólo tres economías subsaharianas, Mauricio (39. º), Sudáfrica (56. º) y Ruanda (62.º) se sitúan en la mitad superior de la clasificación. En general, los mayores retos a los que se enfrenta la región son resolver los problemas de las infraestructuras humanas y físicas que siguen siendo un obstáculo para desarrollar capacidades y reducen sus posibilidades para entrar en actividades de mayor valor añadido.

“La tensa situación geopolítica, el aumento de la desigualdad y el posible empeoramiento de las condiciones financieras aún pueden poner en peligro la vacilante recuperación, y exigen mayores reformas estructurales y asegurar un crecimiento más incluyente”, indicó Klaus Schwab, fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial”. Xavier Salai-Martin, profesor de economía de la Universidad de Columbia, Estados Unidos, añadió: “Recientemente hemos visto que ha terminado el desacoplamiento entre las trayectorias de crecimiento entre las economías emergentes y los países desarrollados, que han caracterizado los años posteriores a la recesión mundial. Ahora observamos un nuevo tipo de desacoplamiento, entre los países de alto crecimiento y los de bajo crecimiento, tanto en el mundo emergente como en economías avanzadas. En este caso, la característica distintiva de las economías que son capaces de crecer rápidamente es su capacidad para lograr una mayor competitividad gracias a la adopción de reformas estructurales”.

La clasificación de competitividad del Informe de Competitividad Global se basa en el Índice de Competitividad Global (GCI), que el Foro Económico Mundial creó en 2004. El GCI define la competitividad como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país, y su clasificación se calcula reuniendo datos a nivel nacional sobre 12 categorías —los pilares de la competitividad —que reflejan colectivamente una imagen exhaustiva de la competitividad de un país. Los doce pilares son: instituciones, infraestructuras, entorno macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral,
desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, tamaño del mercado, sofisticación de las empresas e innovación.

Descargue el informe completo, en el que se describen 144 economías y otros aspectos en  http://wef.ch/gcr14

Un informe describe cómo será el futuro con la innovación

La evolución del modelo postindustrial generado por las nuevas tecnologías va a transformar nuestra sociedad de una manera radical. El paso de la sociedad de la producción a la de la innovación, que ha puesto en primer plano la gestión del talento, tendrá enormes repercusiones socioeconómicas en los próximos veinte años, afirma el Informe España en el mundo 2033, dirigido por Javier Solana para PWC, realizado a partir de la investigación desarrollada por Ángel Pascual Ramsay y Álvaro Imbernón, director e investigador del programa de Global Risks de Esade-Geo Center for Global Economy & Geopolitics, y que ha contado con la colaboración del equipo de Crecimiento Inteligente de PWC.

En su apartado «La innovación como base de todo», señalan que situar a ésta en el lugar central va a dar paso a una sociedad muy distinta. Aunque los investigadores no señalen esta tendencia como algo negativo (más al contrario) lo cierto es que su descripción asusta, y mucho.

El 47% de los empleos actuales están en situación de alto riesgo y probablemente desaparezcan

Según el informe, el mapa laboral, y con él, el geográfico, se concentrará en centros o polos de empresas donde concurrirán los trabajadores altamente cualificados. Estos nodos de innovación acapararán la mayor parte del crecimiento económico, actuando como catalizadores de desarrollo, y se situarán en las áreas urbanas de los grandes mercados. En ese contexto, y aunque la innovación disruptiva de alto contenido tecnológico pueda aglutinarse en países como Israel, Singapur, Suecia o Finlandia, serán las principales ciudades económicas del planeta las que atraigan la mayor parte del crecimiento.

Los que piensan y los que sirven

Estas zonas captarán también a ese pequeño porcentaje de la mano de obra que genere mucho valor añadido, y a su alrededor florecerá un potenciado mercado de servicios culturales, gastronómicos y deportivos orientados a satisfacer las necesidades de esta clase innovadora. El resto, como señala Richard Florida, que será la mayor parte de la fuerza laboral, tendrá que dedicarse a la parte menos llamativa del sector servicios, asegurándose de que esta clase creativa pueda centrarse en realizar correctamente su trabajo mientras los demás realizan las tareas menores.

Los puestos intermedios lo tendrán muy difícil

Esta nueva estructura, además de a los trabajadores de la producción, que desaparecerán de los países desarrollados, también podrá borrar del mapa a los estratos intermedios, que lo van a pasar muy mal en los nuevos tiempos. Según señala el informe, las nuevas tecnologías de fabricación y automatización como la robótica o la impresión 3-D revolucionarán los patrones laborales, lo que afectará especialmente a los trabajadores semicualificados.

La mano de obra será sustituida por las nuevas tecnologías

Muchos analistas creen que este proceso tendrá mayores dimensiones de las esperadas, y que las nuevas tecnologías van a causar un cambio estructural de grandes proporciones. Según el  informe The future of employment, realizado por los profesores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, el 47% del empleo total está en situación de alto riesto, “ya que muchas de sus ocupaciones son susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas”.  En una primera fase, la mayoría de los trabajadores del sector del transporte y de la logística, así como los administrativos y, en general, todos los relacionados con la oficina, y los vinculados a los procesos de fabricación y producción, “son susceptibles de ser sustituidos por el capital informático”.

El sector profesional de alto valor añadido tampoco se librará de estos procesos y está sufriendo ya, y de manera sensible, los embates de la informatización. Incluso sectores en teoría poco susceptibles de ser reemplazados por máquinas, como los diseñadores de chips de ordenador, los asesores fiscales o los arquitectos están viéndose afectados por los programas de software.

No es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y su remuneraciónEl informe de PWC señala que otros sectores profesionales se verán afectados por la mejora de procesos, como la generalización de la prefabricación en el caso de la construcción, donde las tecnologías de additive manufacturing –que permiten fabricar productos capa por capa, en lugar del proceso habitual de hacerlo a partir de la sustracción de material de una gran pieza– pueden ser fundamentales. Además, el perfeccionamiento de los bots –programas informáticos que imitan el comportamiento humano y son capaces de ejecutar tareas automatizadas a altísimas velocidades–, podrá reducir sustancialmente la mano de obra en varios sectores.

Las posibilidades de la automatización cambiarán seguro el mundo del trabajo y la única duda es si nos conducirá a un desajuste laboral estructural. Según apunta el informe, no es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y de su remuneración. Si en el pasado el cambio tecnológico no se tradujo en un paro masivo gracias a la creación de nuevas profesiones que respondían a nuevas necesidades, no parece que en este caso el progreso vaya a ser positivo para la igualdad de ingresos o para las condiciones laborales de la mayoría de la población. De hecho, concluye el estudio, el cambio probablemente exacerbará las desigualdades salariales y perjudicará fundamentalmente a los trabajadores semicualificados.

Nuevo paradigma: el ganador se lo lleva todo

Según el informe, cada vez más sectores económicos tenderán a asemejarse a mercados globalizados como el musical, con un número reducido de artistas acaparando la mayor parte de los ingresos mientras el resto lucha por sobrevivir. Habrá opciones reducidas para que quienes se centren en la hiperespecialización –buscando el valor añadido–, o en las economías de escala –para reducir precios–.

Adiós a las pymes

Como durante los cinco últimos años el valor de las 100 mayores empresas por cotización bursátil ha aumentado un 45%, alcanzando los 14,32 billones de dólares, el informe asegura que es muy probable que los países con mayor número de pymes tengan más problemas para competir en este mercado. Ese contexto obligará a los gobiernos de los países desarrollados a fomentar empresas de gran tamaño, por lo que, aseguran, los recursos que ahora destinan a las pymes preferirán emplearlos en apoyar la creación de grandes compañías. Las únicas pymes que tendrán opciones serán las de base tecnológica, las especializadas en servicios a grandes conglomerados y las que ocupen un nicho muy específico siguiendo el modelo de long tail.

Los salarios seguirán bajando

La competencia de los mercados emergentes y el desarrollo tecnológico son las teóricas causas, asegura el informe, de que la remuneración de los asalariados como porcentaje de la renta nacional en los países desarrollados haya ido perdiendo peso hasta situarse en mínimos históricos. Y eso es también lo que nos espera en el futuro: los sueldos seguirán bajando en la mayoría de los empleos, al mismo tiempo que el aumento de productividad no terminará por materializarse en subidas salariales en la mayoría de los empleos.

Adiós a las clases medias occidentales

Mientras que las clases medias de los países desarrollados continuarán su declive, ya que sus ingresos y expectactivas laborales están retrocediendo, y las nuevas clases medias de llos países emergentes, como China e India, siguen en ascenso gracias al proceso de globalización, el sector definitivamente ganador de esta época ha sido ese 2% de la población que se ha hecho más rico, en el que quedan incluidos los multimillonarios de EEUU, Reino Unido, Japón, Francia y Alemania y los de países emergentes como Rusia, China, Brasil o Sudáfrica, que acaparan ya la mitad de la riqueza mundial. En las economías más desarrolladas, avisa el informe, también es posible leer este fenómeno en clave generacional. Según Naciones Unidas, los mayores de 50 años acumulan más de la mitad de los ingresos disponibles en EEUU, Japón y la Eurozona.

Estado del bienestar, poco

Como los próximos años Occidente va a destinar el dinero de sus ciudadanos a pagar la deuda y a afrontar el envejecimiento de la población, el informe asegura que el papel redistributivo del Estado va a quedar atenuado, lo que podría relanzar conflictos sociales. Asimismo, es posible que, como afirma un número creciente de economistas, la desigualdad perjudique el crecimiento económico y haga menos estables las expansiones económicas. También perjudicará el crecimiento a largo plazo la incapacidad del Estado y de la sociedad civil para proporcionar educación de calidad a los menos afortunados. Como muestra, la brecha entre los resultados escolares de ricos y pobres en EEUU, que ha crecido más de un 30%. En Asia, el incipiente Estado del bienestar se desarrollará progresivamente aunque en una escala muy inferior al europeo, mientras que en América Latina seguirá siendo objeto de debate político.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-04-28/un-informe-describe-el-pavoroso-futuro-al-que-nos-aboca-la-innovacion_121278/

Estudio: “Competitividad del sector manufacturero en América Latina: tendencias y determinantes”

Estudio de BBVA Research que analiza la evolución de la industria en Latinoamérica. El estudio señala que entre 2007 y 2012 la industria latinoamericana ha perdido competitividad, especialmente en Brasil y Colombia. México es una excepción, habiendo mejorado su competitividad. El estudio analiza la evolución de la industria en los principales países.

La industria en Latinoamérica

Fuente:http://www.iberglobal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1145:la-industria-en-latinoamerica&catid=39:latinoamerica&Itemid=75

La introducción de nuevas aplicaciones en el mercado: Cómo cinco innovadores superaron a la competencia

Aunque el deseo de aplicaciones especializadas para aparatos móviles sigue aumentando, todavía hay dudas respecto a su viabilidad a largo plazo.

Pensando en eso, el Centro de Transferencia de Tecnología de la Universidad de Pensilvania creó AppitUP, un concurso para personas y equipos vinculados a la universidad cuyo objetivo es el desarrollo de aplicaciones innovadoras. Los participantes tendrán la oportunidad de contar con el apoyo de empresas de desarrollo de software que los ayudará a colocar esas aplicaciones en el mercado.

Durante AppitUP de 2013, 185 participantes en el evento presentaron sus iniciativas a un panel de inversores de riesgo reunidos en el Centro de Transferencia de Tecnología y UPstart, programa de la Universidad de Pensilvania que ayuda a estudiantes, profesores y empleados de la institución a introducir sus ideas en el mercado. El panel seleccionó a diez semifinalistas cuyas presentaciones convencieron a los jurados de que su desarrollo era posible. Cuatro de los semifinalistas eran de Wharton, tres de la Facultad de Medicina, dos de la Facultad de Enfermería y uno de la Facultad de Diseño. Aunque muchas de las aplicaciones atendieran necesidades médicas, otros lidiaban con experiencias reales de comercio minorista como, por ejemplo, la compra de cafés sofisticados.

El objetivo final era conseguir que una de las empresas de desarrollo hiciera una oferta que permitiera adaptar la aplicación para su posible comercialización. Después de la breve presentación de los diez semifinalistas, con preguntas y comentarios tanto por parte de los miembros del panel como de las empresas de desarrollo, esas empresas entonces tomaron la iniciativa e hicieron pujas por los productos de los fabricantes de aplicaciones. Una de las aplicaciones —creada para ayudar a los pacientes con parada cardíaca a gestionar las mediciones de temperatura apropiadas en el mismo momento en que ésta tenga lugar— atrajo tres pujas iniciales de las empresas. Dos de ellas acabaron por retirar sus ofertas y se emparejaron con otros dos fabricantes.

UPstart, creada en 2010, trabaja con investigadores vinculados a la Universidad de Pensilvania y tiene como objetivo encontrar financiación y, si es necesario, un fabricante, de manera que puedan introducir en el mercado ideas o productos de ese grupo. Desde que fue creada, UPstart ha asesorado a cerca de 100 académicos y equipos. Entre otras cosas, la empresa ha recaudado cerca de US$ 8 millones para la financiación de aplicaciones. “No estamos aquí simplemente para desarrollar aplicaciones, sino empresas. En eventos como AppitUP, es posible encontrar a las personas y los productos correctos”, dijo Michael D. Poisel, director de UPstart.

Los cinco vencedores están ahora trabajando con las empresas de desarrollo que escogieron su aplicación. A continuación, los creadores de las aplicaciones y sus respectivos patrocinadores:

Beans – Valex Consulting

Rahul Jindal y Sascha Hughes Caley, alumnos licenciados de la Facultad de Diseño, descubrieron Pandora.com y se preguntaron si el mismo servicio de sugerencias funcionaría con uno de sus productos preferidos: el café.

La aplicación que crearon solicita al consumidor que enumere los atributos del café que desea emular, por ejemplo, intensidad, dulzura o sabor. Beans entonces verifica el banco de datos y recomienda un café según la marca o lugar de la compra. Los dos investigadores llegaron a la conclusión de que el grupo posiblemente interesado en la aplicación estaría formado por profesionales de nivel superior de veinte y pocos años hasta cerca de 40 años, y que consume una media de dos tazas de café especial por día. Los probables consumidores, según una encuesta hecha por los creadores de la aplicación, están siempre buscando nuevos tipos de bebida, pero quieren también buenos precios.

El panel de capitalistas de riesgo, al observar que Pandora ofrece varias elecciones, señaló que una canción mal seleccionada no afectaba la popularidad de la aplicación, mientras que la adquisición de un café malo puede perjudicar la reputación de Beans.

Pero Valex creyó en la idea porque, según observó el panel de inversores, el consumidor que compra una aplicación quiere tener aplicaciones más sofisticadas. Aunque los programas siempre buscaran la franja media de compradores, el panel de inversores señaló que hay una nueva tendencia de compra de programas más complejos y sofisticados, como Beans. “Creo sinceramente que habrá no sólo una, sino algunas empresas viables creadas durante el evento”, dijo Alex Zhitomirky, representante de Valex en AppitUP, que, a pesar de eso, consideró que Beans fue la empresa que ofreció la mejor oportunidad de desarrollo.

Drug Verifier – Chariot Solutions

En África Occidental, el hermano mayor de Titilayo Oshinaya casi murió después de tomar un medicamento falsificado, tal y como se descubrió posteriormente. Oshinaya, alumna de Wharton, descubrió que ese tipo de problema no es poco frecuente. De hecho, más de 700.000 muertes de víctimas de malaria y de tuberculosis en el mundo en desarrollo están relacionadas con los medicamentos falsos, y cerca de la mitad de los medicamentos vendidos incluso en lugares relativamente desarrollados de África Central —en países como Ghana y Nigeria— son falsificaciones. La aplicación que ella presentó, Drug Verifier [Verificador de Medicamentos], quiere curar ese problema a través de una asociación con compañías farmacéuticas que ofrecerían información importante, además de cuidados preventivos, a individuos que necesitan medicamentos para el tratamiento de enfermedades en el mundo en desarrollo. En la propuesta presentada por ella, las compañías farmacéuticas pagarían por las informaciones, ya que ellas verificarían sus medicamentos protegiendo la marca del fabricante.

“Creemos que Titi presentó la idea de manera clara, y debido a la vinculación personal que ella tuvo con el problema, comprendió muy bien lo que estaba en juego”, dijo Tracey Welson-Rossman, directora de marketing de Chariot Solutions. “Ahora podemos crear en poco tiempo un buen prototipo para esa idea e introducirla en el segmento de aparatos móviles”.

Aplicación digital de atención médica en casos de parada cardíaca –SemperCon

Dos profesores de la Facultad de Medicina —Audrey Blewer y Benjamin Abella— y el empleado Marion Leary querían desarrollar una aplicación que minimizara las secuelas posteriores a una parada cardíaca. Solamente un 8% de los 350.000 americanos que sufren ese mal todos los años sobreviven.

Pero los tres creían que si las personas afectadas por el problema pudieran controlar su temperatura, el índice de supervivencia sería por lo menos el doble.

La aplicación que crearon consiste en un sistema interactivo de atención médica local y debe ser usado, principalmente, por médicos, enfermeros, técnicos de emergencias médicas y otros profesionales del área con el propósito de ayudarlos por medio de técnicas de gestión de temperatura. El sistema tendría animaciones, pequeños vídeos y textos para la transmisión rápida de informaciones esenciales.

Tres de las empresas desarrolladoras escogieron esa aplicación para hacer sus pujas, sin embargo los desarrolladores decidieron optar por SemperCon debido al historial de la empresa en la creación de aplicaciones médicas.

“Además de ofrecer una aplicación que podría tener un impacto positivo importante en el caso de personas que sufren parada cardíaca, nos quedamos impresionados con el equipo detrás de la idea del producto. Todos los responsables son profesionales consumados en sus respectivos campos y es evidente que han trabajado mucho en la idea”, dijo Rick O’Brien, de SempreCon. “Tenemos un historial fuerte en el área de TI de cuidados de la salud, además de que trabajamos con ‘productos inteligentes’ conectados, por eso creíamos que podríamos recurrir a nuestro know-how en esos sectores para ayudar a sacar esa aplicación rápidamente adelante”.

Wish.list-Excellis

Vikram Madan, alumno graduado de Wharton, observó que había una laguna en el aumento actual del número de consumidores que escanean los códigos de barras en las tiendas. A veces, dijo, las personas llegan a una tienda con una lista de deseos —sabiendo exactamente qué tipo de producto quieren comprar—; otras veces, sin embargo, ellas van de compras y ahí ven alguna otra cosa que tal vez quieran comprar, pero que no habían previsto.

En ese momento, sin embargo, al consumidor le falta información sobre otras marcas con las que puedan hacer comparaciones entre diferentes tiendas. Wish.list permite escanear el código de barras del producto en la tienda y descargarlo inmediatamente en redes sociales como Facebook o Twitter y obtener comparaciones rápidas. Con el tiempo, dijo Madan, el usuario se beneficiaría porque el minorista podría controlar en tiempo real los precios y la disponibilidad de los ítems de la “lista de deseos” ahora catalogados.

El panel de inversores temía que no hubiera un volumen suficiente de ingresos para hacer de Wish.list una aplicación factible. Pero, Wayne Semisch, presidente y consejero delegado de Excellis, no dio marcha atrás. Él dijo que pensaba que la aplicación podía funcionar inclusive a diario a través de conexiones con todas las empresas de comercio minorista. “Aguardamos ansiosamente las demostraciones que haremos a las empresas de los inversores”, dijo Semisch.

Anaphylaxis 911 – Kanda Software

Según los desarrolladores de aplicaciones David y Rachel Edwards —ella es enfermera y él empleado de la Facultad de Medicina— 50 millones de americanos corren el riesgo todos los años de sufrir anafilaxia (una reacción alérgica grave que ocurre rápidamente y que puede tener como resultado la muerte). Cerca de un 2% de la población americana tendrá un choque anafiláctico en algún momento de la vida.

La aplicación se vendería al usuario final y enviaría un mensaje al servicio de emergencias (911) con informaciones relevantes en el momento del choque anafiláctico y antes de que la víctima perdiera la conciencia. El panel de inversores fue unánime en la apreciación de la validez de la aplicación, pero creyó que pudiera ser más un producto suelto que algo que requiriera la creación de una empresa.

Pero, Alex Karpovsky, consejero delegado de Kanda Software, se mostró entusiasmado con el producto. “Esa aplicación representa un avance en la utilización de aparatos móviles y contribuye al perfeccionamiento de los servicios de salud”, dijo. “Anaphylaxis 911 aborda un problema real que enfrentan millones de personas en todo el mundo y, por lo tanto, tiene un potencial de marketing significativo.

“Tiene escala y puede ser llevado a varios países. Además, según la FCC, los operadores móviles empezarán a suministrar el servicio de emergencia de texto al 911 antes del 15 de mayo de 2014”, dijo. “Anaphylaxis 911 cuenta con el potencial de ser pionera frente a otras aplicaciones que se lanzarán a partir de que el servicio de emergencia de texto al 911 esté operativo”.

Fuente: http://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=2438

Conozca los avances tecnológicos que se avecinan este 2014

Este 2014 veremos una explosión de apps, servicios y plataformas que girarán en torno a la superación personal, lo móvil y lo innovador. Los expertos coinciden en que se trata de nuevas aplicaciones, servicios y plataformas que serán capaces de superar sus propios hitos, en un año que se prevé plagado de avances y sorpresas.

  1. Tú teléfono, un oráculo. El éxito de los teléfonos inteligentes ya es una realidad, pero su uso se expandirá en forma exponencial en regiones como América Latina, África y el Sudeste Asiático, en donde los teléfonos celulares simples aún son mayoría. En el año que se inicia habrá más dispositivos móviles que personas en el planeta. Pero ahora los teléfonos no sólo reaccionarán a nuestras órdenes, anticiparán lo que queremos y nos lo harán saber. Prepárense para recibir más notificaciones cuando estén cerca de una tienda que tenga en promoción un producto que les gusta o actualizaciones del transporte público antes de salir de casa. Su teléfono se convertirá en un oráculo, un profeta que anticipará el futuro.
  2. Impresión en 3D. 2013 marcó el año en el que las impresiones en tres dimensiones acapararon la atención de los medios. 2014 será el año en el que las impresoras 3D atraerán la atención de empresas y algunos consumidores. A la fecha uno puede comprar uno de estos dispositivos por cerca de US$1.500, pero su precio caerá en este año. HP, por ejemplo, planea lanzar su propia impresora 3D al mercado, a mediados de este año. No esperen ver a sus amigos comprando uno de estos aparatos, pero si anticipen que varias empresas las adoptarán como una medida económica para fabricar productos sencillos. Esto apenas comienza.
  3. Tecnología para vestir. El año que terminó trajo consigo a los relojes inteligentes como una de sus tendencias. Ahora los próximos 12 meses verán la ampliación de esta nueva tecnología a otras partes del cuerpo. Prepárense para ver más brazaletes deportivos que se conectan a internet, camisetas con Bluetooth, prendas de vestir y accesorios capaces de hablar con otros dispositivos y transmitir datos. La llegada de Google Glass al mercado de los consumidores ayudará a esta tendencia que además traerá consigo más preguntas sobre la privacidad, si es que ésta aún existe.
  4. Dinero móvil. Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que los estudiantes suelen olvidar más la cartera que su teléfono. Los pequeños dispositivos inteligentes se han vuelto parte de la vida cotidiana y el centro de nuestras actividades. Por ello el auge del dinero móvil crecerá en este año que inicia. A través de apps o jugadores existentes -PayPal, Google Wallet- alístense para ver a más gente pagando con sus teléfonos inteligentes. Cadenas como Starbucks ya permiten pagos a través de su aplicación y esta tendencia sólo se expandirá más. En el lado positivo, asumiendo que la gente usa contraseñas en dispositivos, los teléfonos pueden ser una cartera más segura que un teléfono convencional.
  5. Pantallas flexibles. Los teléfonos celulares eran gigantes, después se volvieron pequeños y más tarde comenzaron a crecer nuevamente hasta alcanzar pantallas de cinco pulgadas. La innovación en el diseño de estos aparatos parece estar llegando a su fin… a menos que sus pantallas cambien. Las pantalles de Diodo Orgánico de Emisión de Luz (OLED por sus siglas en inglés) son una realidad en televisores, aunque suelen ser bastante caras. Pero este año esperamos que su uso se expanda sobre todo en teléfonos y tablets en forma de material flexible. LG con su dispositivo G Flex ya apostó por ellas y otros fabricantes seguirán sus pasos. Los diodos son tan delgados que pueden doblarse sin problema lo que por un lado evitaría las pantallas quebradizas y, por otro, permitiría un cambio en el diseño de los dispositivos móviles.
  6. Adiós al DVD, hola al streaming. Todas las estadísticas apuntan a ello. El año que recién terminó, la caída en la venta de reproductores de DVD ha caído estrepitosamente en tanto que la venta de los tablets y televisores de alta definición ha aumentado. De acuerdo con Nielsen, tan sólo en Estados Unidos, la gente pasó de mirar DVD en promedio más de 6 horas al mes en 2011 a menos de 5 horas en 2013. Mientras tanto, ver videos a través de internet (legales o no) pasó de 5 horas a más de 7. Y entre más crezca el ancho de banda y la calidad de los videos en internet, más se agudizará la tendencia. Todo apunta a que este año se verán más películas por internet que por discos digitales.
  7. Salud móvil. La llamada m-health o “salud a través de dispositivos móviles” será una de las tendencias de este año. En 2013 vimos como aparecieron una amplia gama de aparatos destinados a asistir a los deportistas. Pulseras que cuentan pasos, calorías, distancias, ritmos cardíacos y demás se volvieron cada vez más populares. Ahora ese tipo de aplicaciones se ampliarán a todo lo relacionado con la salud. Esperen ver un gran número de aplicaciones y accesorios para teléfonos y tablets destinados a dar acceso a servicios médicos a más personas. Una de las ventajas es poder dar un diagnóstico rápido a ciertos síntomas para saber si requieren atención médica personal.

Estas son sólo algunas de las tendencias tecnológicas que nos esperan en el año que empieza. Por supuesto lo que triunfará será seguramente una sorpresa. Ese factor inesperado es lo que hace a la tecnología una maravillosa caja de sorpresas.

Fuente:  BBC Mundo

Fuente: http://www.innovacion.cl/2014/01/conozca-los-avances-tecnologicos-que-se-avecinan-este-2014/