La introducción de nuevas aplicaciones en el mercado: Cómo cinco innovadores superaron a la competencia

Aunque el deseo de aplicaciones especializadas para aparatos móviles sigue aumentando, todavía hay dudas respecto a su viabilidad a largo plazo.

Pensando en eso, el Centro de Transferencia de Tecnología de la Universidad de Pensilvania creó AppitUP, un concurso para personas y equipos vinculados a la universidad cuyo objetivo es el desarrollo de aplicaciones innovadoras. Los participantes tendrán la oportunidad de contar con el apoyo de empresas de desarrollo de software que los ayudará a colocar esas aplicaciones en el mercado.

Durante AppitUP de 2013, 185 participantes en el evento presentaron sus iniciativas a un panel de inversores de riesgo reunidos en el Centro de Transferencia de Tecnología y UPstart, programa de la Universidad de Pensilvania que ayuda a estudiantes, profesores y empleados de la institución a introducir sus ideas en el mercado. El panel seleccionó a diez semifinalistas cuyas presentaciones convencieron a los jurados de que su desarrollo era posible. Cuatro de los semifinalistas eran de Wharton, tres de la Facultad de Medicina, dos de la Facultad de Enfermería y uno de la Facultad de Diseño. Aunque muchas de las aplicaciones atendieran necesidades médicas, otros lidiaban con experiencias reales de comercio minorista como, por ejemplo, la compra de cafés sofisticados.

El objetivo final era conseguir que una de las empresas de desarrollo hiciera una oferta que permitiera adaptar la aplicación para su posible comercialización. Después de la breve presentación de los diez semifinalistas, con preguntas y comentarios tanto por parte de los miembros del panel como de las empresas de desarrollo, esas empresas entonces tomaron la iniciativa e hicieron pujas por los productos de los fabricantes de aplicaciones. Una de las aplicaciones —creada para ayudar a los pacientes con parada cardíaca a gestionar las mediciones de temperatura apropiadas en el mismo momento en que ésta tenga lugar— atrajo tres pujas iniciales de las empresas. Dos de ellas acabaron por retirar sus ofertas y se emparejaron con otros dos fabricantes.

UPstart, creada en 2010, trabaja con investigadores vinculados a la Universidad de Pensilvania y tiene como objetivo encontrar financiación y, si es necesario, un fabricante, de manera que puedan introducir en el mercado ideas o productos de ese grupo. Desde que fue creada, UPstart ha asesorado a cerca de 100 académicos y equipos. Entre otras cosas, la empresa ha recaudado cerca de US$ 8 millones para la financiación de aplicaciones. “No estamos aquí simplemente para desarrollar aplicaciones, sino empresas. En eventos como AppitUP, es posible encontrar a las personas y los productos correctos”, dijo Michael D. Poisel, director de UPstart.

Los cinco vencedores están ahora trabajando con las empresas de desarrollo que escogieron su aplicación. A continuación, los creadores de las aplicaciones y sus respectivos patrocinadores:

Beans – Valex Consulting

Rahul Jindal y Sascha Hughes Caley, alumnos licenciados de la Facultad de Diseño, descubrieron Pandora.com y se preguntaron si el mismo servicio de sugerencias funcionaría con uno de sus productos preferidos: el café.

La aplicación que crearon solicita al consumidor que enumere los atributos del café que desea emular, por ejemplo, intensidad, dulzura o sabor. Beans entonces verifica el banco de datos y recomienda un café según la marca o lugar de la compra. Los dos investigadores llegaron a la conclusión de que el grupo posiblemente interesado en la aplicación estaría formado por profesionales de nivel superior de veinte y pocos años hasta cerca de 40 años, y que consume una media de dos tazas de café especial por día. Los probables consumidores, según una encuesta hecha por los creadores de la aplicación, están siempre buscando nuevos tipos de bebida, pero quieren también buenos precios.

El panel de capitalistas de riesgo, al observar que Pandora ofrece varias elecciones, señaló que una canción mal seleccionada no afectaba la popularidad de la aplicación, mientras que la adquisición de un café malo puede perjudicar la reputación de Beans.

Pero Valex creyó en la idea porque, según observó el panel de inversores, el consumidor que compra una aplicación quiere tener aplicaciones más sofisticadas. Aunque los programas siempre buscaran la franja media de compradores, el panel de inversores señaló que hay una nueva tendencia de compra de programas más complejos y sofisticados, como Beans. “Creo sinceramente que habrá no sólo una, sino algunas empresas viables creadas durante el evento”, dijo Alex Zhitomirky, representante de Valex en AppitUP, que, a pesar de eso, consideró que Beans fue la empresa que ofreció la mejor oportunidad de desarrollo.

Drug Verifier – Chariot Solutions

En África Occidental, el hermano mayor de Titilayo Oshinaya casi murió después de tomar un medicamento falsificado, tal y como se descubrió posteriormente. Oshinaya, alumna de Wharton, descubrió que ese tipo de problema no es poco frecuente. De hecho, más de 700.000 muertes de víctimas de malaria y de tuberculosis en el mundo en desarrollo están relacionadas con los medicamentos falsos, y cerca de la mitad de los medicamentos vendidos incluso en lugares relativamente desarrollados de África Central —en países como Ghana y Nigeria— son falsificaciones. La aplicación que ella presentó, Drug Verifier [Verificador de Medicamentos], quiere curar ese problema a través de una asociación con compañías farmacéuticas que ofrecerían información importante, además de cuidados preventivos, a individuos que necesitan medicamentos para el tratamiento de enfermedades en el mundo en desarrollo. En la propuesta presentada por ella, las compañías farmacéuticas pagarían por las informaciones, ya que ellas verificarían sus medicamentos protegiendo la marca del fabricante.

“Creemos que Titi presentó la idea de manera clara, y debido a la vinculación personal que ella tuvo con el problema, comprendió muy bien lo que estaba en juego”, dijo Tracey Welson-Rossman, directora de marketing de Chariot Solutions. “Ahora podemos crear en poco tiempo un buen prototipo para esa idea e introducirla en el segmento de aparatos móviles”.

Aplicación digital de atención médica en casos de parada cardíaca –SemperCon

Dos profesores de la Facultad de Medicina —Audrey Blewer y Benjamin Abella— y el empleado Marion Leary querían desarrollar una aplicación que minimizara las secuelas posteriores a una parada cardíaca. Solamente un 8% de los 350.000 americanos que sufren ese mal todos los años sobreviven.

Pero los tres creían que si las personas afectadas por el problema pudieran controlar su temperatura, el índice de supervivencia sería por lo menos el doble.

La aplicación que crearon consiste en un sistema interactivo de atención médica local y debe ser usado, principalmente, por médicos, enfermeros, técnicos de emergencias médicas y otros profesionales del área con el propósito de ayudarlos por medio de técnicas de gestión de temperatura. El sistema tendría animaciones, pequeños vídeos y textos para la transmisión rápida de informaciones esenciales.

Tres de las empresas desarrolladoras escogieron esa aplicación para hacer sus pujas, sin embargo los desarrolladores decidieron optar por SemperCon debido al historial de la empresa en la creación de aplicaciones médicas.

“Además de ofrecer una aplicación que podría tener un impacto positivo importante en el caso de personas que sufren parada cardíaca, nos quedamos impresionados con el equipo detrás de la idea del producto. Todos los responsables son profesionales consumados en sus respectivos campos y es evidente que han trabajado mucho en la idea”, dijo Rick O’Brien, de SempreCon. “Tenemos un historial fuerte en el área de TI de cuidados de la salud, además de que trabajamos con ‘productos inteligentes’ conectados, por eso creíamos que podríamos recurrir a nuestro know-how en esos sectores para ayudar a sacar esa aplicación rápidamente adelante”.

Wish.list-Excellis

Vikram Madan, alumno graduado de Wharton, observó que había una laguna en el aumento actual del número de consumidores que escanean los códigos de barras en las tiendas. A veces, dijo, las personas llegan a una tienda con una lista de deseos —sabiendo exactamente qué tipo de producto quieren comprar—; otras veces, sin embargo, ellas van de compras y ahí ven alguna otra cosa que tal vez quieran comprar, pero que no habían previsto.

En ese momento, sin embargo, al consumidor le falta información sobre otras marcas con las que puedan hacer comparaciones entre diferentes tiendas. Wish.list permite escanear el código de barras del producto en la tienda y descargarlo inmediatamente en redes sociales como Facebook o Twitter y obtener comparaciones rápidas. Con el tiempo, dijo Madan, el usuario se beneficiaría porque el minorista podría controlar en tiempo real los precios y la disponibilidad de los ítems de la “lista de deseos” ahora catalogados.

El panel de inversores temía que no hubiera un volumen suficiente de ingresos para hacer de Wish.list una aplicación factible. Pero, Wayne Semisch, presidente y consejero delegado de Excellis, no dio marcha atrás. Él dijo que pensaba que la aplicación podía funcionar inclusive a diario a través de conexiones con todas las empresas de comercio minorista. “Aguardamos ansiosamente las demostraciones que haremos a las empresas de los inversores”, dijo Semisch.

Anaphylaxis 911 – Kanda Software

Según los desarrolladores de aplicaciones David y Rachel Edwards —ella es enfermera y él empleado de la Facultad de Medicina— 50 millones de americanos corren el riesgo todos los años de sufrir anafilaxia (una reacción alérgica grave que ocurre rápidamente y que puede tener como resultado la muerte). Cerca de un 2% de la población americana tendrá un choque anafiláctico en algún momento de la vida.

La aplicación se vendería al usuario final y enviaría un mensaje al servicio de emergencias (911) con informaciones relevantes en el momento del choque anafiláctico y antes de que la víctima perdiera la conciencia. El panel de inversores fue unánime en la apreciación de la validez de la aplicación, pero creyó que pudiera ser más un producto suelto que algo que requiriera la creación de una empresa.

Pero, Alex Karpovsky, consejero delegado de Kanda Software, se mostró entusiasmado con el producto. “Esa aplicación representa un avance en la utilización de aparatos móviles y contribuye al perfeccionamiento de los servicios de salud”, dijo. “Anaphylaxis 911 aborda un problema real que enfrentan millones de personas en todo el mundo y, por lo tanto, tiene un potencial de marketing significativo.

“Tiene escala y puede ser llevado a varios países. Además, según la FCC, los operadores móviles empezarán a suministrar el servicio de emergencia de texto al 911 antes del 15 de mayo de 2014”, dijo. “Anaphylaxis 911 cuenta con el potencial de ser pionera frente a otras aplicaciones que se lanzarán a partir de que el servicio de emergencia de texto al 911 esté operativo”.

Fuente: http://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=2438

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: