Panorama del Desarrollo Territorial en América Latina y el Caribe

El Panorama del Desarrollo Territorial en América Latina y el Caribe es una publicación del Instituto Latinoamericano  y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES) en colaboración con la CEPAL y la Oficina Técnica de Cooperación Alemana GIZ.

Se concentra en el mapeo y el análisis de las desigualdades  económicas y sociales entre divisiones político-administrativas mayores o regiones, que en los países se denominan estados, departamentos o provincias, entre otras.

El concepto de desigualdad territorial, puede y debe interpretarse a distintas escalas geográficas o administrativas, desde barrios en una ciudad hasta continentes a nivel global. En este trabajo se usa la división mayor porque se presta mejor para ofrecer un panorama continental, por la disponibilidad y la relativa comparabilidad de la información estadística y por ser uno de los principales ámbitos para la elaboración y aplicación de programas y políticas públicas.

Una de las asignaturas pendientes en la ruta hacia el desarrollo inclusivo en América Latina y el Caribe es la desigualdad territorial. Las desigualdades económicas y sociales se expresan también en la geografía del desarrollo. Las condiciones de acceso a la vida política, al mercado de trabajo y a servicios esenciales, como la educación y la salud, dependen tanto del lugar de nacimiento o residencia como de factores íntimamente vinculados entre sí, tales como la etnia, el género o la clase social. Se observa en la región un creciente interés en explorar las políticas de igualdad territorial, tanto las nacionales como los esfuerzos para apoyar la creación de competencias a nivel local. La multiescalaridad como característica de las políticas de igualdad territorial exige fortalecer los mecanismos de planificación y coordinación.

Vea el documento completo aquí:

Panorama del Desarrollo Territorial en América Latina y el Caribe

Anuncios

Lanzamiento del Portal Web del Observatorio América Latina – Asia Pacífico

Tuvo lugar el lanzamiento del Portal Web del Observatorio América Latina – Asia Pacífico, en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), ubicada en Montevideo.

La actividad se realizó este miércoles 15 de mayo, y fue en el marco del Observatorio América Latina – Asia Pacífico, iniciativa  impulsada por la ALADI, el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) y por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Se puede acceder al Portal en:

http://www.observatorioasiapacifico.org/OBSExternalUI/pages/public/home.jsf

El evento fue inaugurado por el Secretario General de la ALADI, Carlos Álvarez, la Directora Representante de CAF en Uruguay, Gladis Genua y el Oficial de Asuntos Económicos de la División de Comercio Internacional e Integración de la CEPAL, Roberto Urmeneta.

El objetivo del Observatorio es profundizar el conocimiento en torno a las relaciones económicas entre ambas regiones, así como contar con un mecanismo permanente que facilite a los diferentes actores de ambas regiones, la información necesaria que contribuya a la adopción de políticas y estrategias sobre la materia.

Su cobertura abarca 37 economías, 19 de América Latina y 18 de Asia Pacífico. En las secciones América Latina y Asia Pacífico podrá acceder a información general de las mismas, así como a información detallada sobre las embajadas y consulados existentes entre ambas regiones.

El Observatorio está compuesto por un espacio virtual donde se brinda información relevante sobre la relación económica comercial entre ambas regiones, así como por un ámbito en el cual se desarrollan actividades (foros, seminarios, etc.) que contribuyen a avanzar en el conocimiento y reflexión sobre esta relación estratégica, en colaboración con los países involucrados, organismos internacionales y regionales y mecanismos de integración que contribuyen a este proyecto.

El Observatorio América Latina Asia Pacífico es una iniciativa conjunta de ALADI ,CAF y CEPAL.

Fuentes:

http://www.teveuy.com/p/31/1509/portal-del-observatorio-a-latina-asia.html

http://www.observatorioasiapacifico.org/OBSExternalUI/pages/public/home.jsf

Países de América Latina y el Caribe reafirman su compromiso de cooperación en materia de sociedad de la información

“La región debe avanzar hacia la economía digital para el cambio estructural y la igualdad”, planteó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante la inauguración de la Cuarta Conferencia ministerial sobre la sociedad de la información de América Latina y el Caribe junto al Presidente de Uruguay, José Mujica, y al Director de la DG CONNECT.E de la Comisión Europea, Mario Campolargo.

La infraestructura de telecomunicaciones -particularmente las redes de banda ancha-, las industrias de tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) –software y aplicaciones, hardware y servicios TIC- y el grado de alfabetización digital de los usuarios son los componentes de la economía digital. Esta, según mediciones preliminares llevadas a cabo por la CEPAL con datos de 2008, representa en promedio 3,2% de la economía de cuatro países de la región (Argentina, Brasil, Chile y México), una cifra significativa si se considera que en la Unión Europea alcanza a 5%.

“La nueva civilización digital tiene que procurar que cada cual sepa escoger su nicho, su diversidad… Defiendo la política en el sentido superior porque la tecnología librada a sí misma no necesariamente se preocupa de la igualdad…Ustedes (los participantes de la reunión) tienen una responsabilidad de carácter histórico de luchar por un mundo mejor”,  dijo el Presidente José Mujica, al inaugurar oficialmente la reunión.

Mario Campolargo señaló a su vez que América Latina y el Caribe y Europa deben explorar nuevas formas de colaboración y se beneficiarán enormemente si regulan de modo similar y eficiente sus economías digitales. Llamó a los participantes a buscar una solución común a los múltiples desafíos que plantea la expansión de la economía digital.

En efecto, América Latina y el Caribe avanza a dos velocidades tecnológicas muy diferentes, plantea el libro Economía digital para el cambio estructural y la igualdad que la CEPAL presentó durante la conferencia ministerial que se celebró del 3 al 5 de abril de 2013en la capital uruguaya.

Mientras en algunos países las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) están teniendo un impacto positivo en el crecimiento económico, la inversión tecnológica, la estructura productiva y el comportamiento de las empresas y los consumidores, en otros países los progresos son más lentos, por lo que es necesario reforzar las instituciones y las políticas públicas con una visión estratégica de largo plazo, dice el organismo.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL ejemplificó el asimétrico desarrollo de la infraestructura crítica con la penetración de la banda ancha móvil en la región: en los tres países más avanzados es 15 veces mayor que en los más rezagados. Además, se observa un aumento de la brecha digital de América Latina respecto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en banda ancha móvil (11% versus 55% de penetración en 2011).

Bárcena se refirió a la necesidad de promover la economía digital para impulsar el crecimiento, lo que requiere conjugar nuevas estrategias de política industrial y tecnológica y consolidar un mercado de TIC integrado en el que se incorporen todos los países, sectores productivos y segmentos sociales. “La economía digital es una fuerza crucial para impulsar el cambio estructural, avanzar en la reducción de la desigualdad y fortalecer la inclusión social que tanto necesitan nuestros países”, manifestó.

En la inauguración de la conferencia, Alicia Bárcena también agradeció a la Comisión Europea la cooperación al desarrollo digital de la región que ha brindado durante 10 años mediante el Programa @LIS. “Con este programa hemos podido dar curso a iniciativas tan importantes como el Diálogo Regional de Banda Ancha, que gracias al compromiso de los 10 países que lo integran ha impulsado la disminución de las tarifas del servicio en 67% durante un período de dos años”, destacó.

“La intervención del Estado es indispensable para asegurar la equidad en el acceso y uso de las TIC. En particular, es necesario considerarlas como un servicio de interés público pues facilitan la provisión de servicios sociales tales como la salud, la educación y el gobierno electrónico”, especifica la CEPAL en el libro sobre economía digital.

En la cita ministerial de Montevideo se examinaron los logros y desafíos regionales en materia de sociedad de la información, de acuerdo con las metas del Plan de acción regional para la sociedad de la información, eLAC2015, que apunta a universalizar la banda ancha, alcanzar un gobierno electrónico transaccional y participativo, lograr el acceso de todas las micro, pequeñas y medianas empresas a las TIC, promover la integración regional a través de las TIC, y universalizar el acceso y la expansión de las nuevas tecnologías a los sectores de salud y educación.

En la Declaración de Montevideo suscrita en la clausura de la cuarta Conferencia ministerial sobre la sociedad de la información de América Latina y el Caribe los países de la región reafirmaron su compromiso de seguir avanzando hacia el cumplimiento de las metas expresadas en el Plan de acción sobre la sociedad de la información y el conocimiento de América Latina y el Caribe, eLAC2015, y su firme determinación de estrechar la colaboración regional en esta materia.

En su discurso de cierre del evento, la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, destacó la necesidad de que las políticas sobre las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) sean de largo plazo y que, al igual que el eLAC, tengan una dimensión de Estado. Estas políticas son públicas, pero no estatales, dijo. Su formulación e implementación tiene muchos actores: sociedad civil, empresas, gobiernos y universidades.

La Declaración de Montevideo fue suscrita en la capital uruguaya por representantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay, que participaron en la conferencia ministerial inaugurada el miércoles 3 de abril y que concluyó el viernes 5 de abril.

Los países también destacaron la importancia de la expansión de la economía digital como elemento clave para la transformación productiva, así como la necesidad de profundizar en políticas para el cambio estructural que permitan incorporar más conocimiento e innovación a las actividades productivas y que promuevan un crecimiento sostenible con igualdad social.

De igual forma, los países de América Latina y el Caribe resolvieron “rechazar toda pretensión de apropiación, sin el debido consentimiento de los países de la región, de las denominaciones Amazonía y Patagonia en cualquier idioma así como cualquier otro dominio de primer nivel (gTLD) referido a nombres geográficos, históricos, culturales o naturales, los cuales deben ser preservados como parte de su patrimonio e identidad cultural”.

Bárcena se sumó a este rechazo planteando que “esta postura de nuestros países demuestra la importancia del mecanismo eLAC en la defensa de los intereses públicos nacionales y regionales en la materia”.

Los países también acordaron continuar fortaleciendo la cooperación existente con actores extrarregionales y reconocieron la labor de la CEPAL como secretaría técnica del eLAC y su importancia para la continuidad del proceso. Reconocieron asimismo la relevancia de la ayuda prestada por la Comisión Europea al proceso eLAC desde sus inicios y la invitaron a seguir cooperando a nivel político y estratégico con la región.

La invaluable cooperación europea fue igualmente resaltada por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, quien la calificó de imprescindible. Alicia Bárcena también aprovechó la ocasión para dar la bienvenida al Diálogo Regional de Banda Ancha a México, y para agradecer el ofrecimiento de este país de albergar la próxima Conferencia Ministerial, que se llevará a cabo en 2015.

“En 10 años han cambiado gobiernos, administraciones y realidades, pero el esfuerzo y el compromiso se mantiene. Hoy estamos en el camino hacia las metas del eLAC2015 y la continuidad del esfuerzo está asegurada”, manifestó la Secretaria Ejecutiva.

Por su parte, Mario Campolargo, Director de la DG CONNECT.E de la Comisión Europea, valoró el trabajo de la CEPAL en este ámbito y se mostró confiado en que lo realizado durante una década puede seguir adelante con el mismo nivel de éxito, manifestando el interés del bloque europeo en seguir reforzando la cooperación con los países latinoamericanos y caribeños.

Luis Almagro, Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, planteó que “este encuentro constituyó un paso adelante”, y recordó que en 2015 confluyen diversas agendas nacionales e internacionales, como las metas del Plan de Acción Regional eLAC, la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lo cual desafía a la región y a la comunidad internacional a responder a los compromisos asumidos.

“Estamos convencidos de la importancia de la coordinación regional en materia de sociedad de la información”, dijo el Presidente de la mesa de coordinación del eLAC2015, José Clastornik, quien enfatizó en la necesidad de seguir trabajando de forma activa para que todo lo que se ha logrado se mantenga en el futuro.

En la sesión de clausura también participaron el Prosecretario de la Presidencia de Uruguay, Diego Cánepa, el Oficial a cargo de la Secretaría de la Comisión de la CEPAL, Luis F. Yáñez, y el Director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la CEPAL, Mario Cimoli.

A la reunión asistieron, además de los representantes de los países, cuatro organismos observadores del proceso eLAC (ALETI, APC, AHCIET y LACNIC), 10 organismos de las Naciones Unidas, 10 organizaciones intergubernamentales, 13 organizaciones no gubernamentales, representantes de la Comisión Europea, Japón, República de Corea e Islas Turcas y Caicos, y más de 500 participantes.

La cuarta Conferencia ministerial sobre la sociedad de la información fue organizada por la CEPAL mediante el proyecto CEPAL @LIS2 -cofinanciado por la Comisión Europea- y el Gobierno de la República Oriental del Uruguay, a través de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (AGESIC).

Fuente: http://www.cepal.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/prensa/noticias/comunicados/8/49548/P49548.xml&xsl=/prensa/tpl/p6f.xsl&base=/prensa/tpl/top-bottom.xsl

Según estudio de CEPAL y EUROCHAMBRES en el marco del Programa AL- INVEST, las PYMES pueden dinamizar las relaciones entre América Latina y la Unión Europea

Estos organismos presentaron los resultados de un estudio conjunto en la IV Cumbre Empresarial CELAC-UE en Santiago, Chile.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes) pueden jugar un renovado e importante papel en la dinamización de las relaciones entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea, considerando el significativo peso que estas firmas tienen en la actividad económica de los países de ambas regiones, señalaron hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Europeas, EuroChambres.

Esta es una de las conclusiones del documento, financiado por el Programa AL-INVEST, Cómo mejorar la competitividad de las pymes en la Unión Europea y América Latina y el Caribe. Propuestas de política del sector privado presentado por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, y Arnaldo Abruzzini, Secretario General de EUROCHAMBRES, durante la IV Cumbre Empresarial CELAC-UE realizada en el Hotel W en Santiago, Chile.

Este encuentro empresarial se realizó en el marco de la I Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE) que se inaugura este sábado en la capital chilena.

“Urge una mayor articulación de las políticas públicas y las acciones del sector privado para romper el círculo vicioso que limita el desempeño de las pymes. En el marco de la profundización de las relaciones CELAC-UE, las pymes están llamadas a ser jugadores estratégicos en el desarrollo inclusivo de los países en ambas regiones”, indicó Alicia Bárcena.

Por su parte, Arnaldo Abruzzini dijo que “no es posible el crecimiento y la creación de empleos en Europa o América Latina sin las pequeñas empresas. Por ello, aumentar su competitividad asegurando su exitosa internacionalización es un desafío clave, pero también una oportunidad para que la Unión Europea y América Latina definan instrumentos concretos que promuevan la relación estratégica birregional. Una efectiva red de organizaciones de apoyo empresarial en ambas regiones es vital para alcanzar estos objetivos”.

El documento presentado hoy, que recoge las visiones de cerca de 50 líderes empresariales y de opinión latinoamericanos y europeos entrevistados en diciembre de 2012, busca estimular la discusión entre las máximas autoridades políticas y empresariales de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe sobre el rol de las pymes en las economías domésticas y el apoyo que requieren para superar su mayor limitación: la brecha de productividad respecto a las grandes empresas.

Las pymes de la Unión Europea y de América Latina y el Caribe tienen muchas características comunes: se estima que representan cerca del 99% del total de firmas y que emplean a 67% de todos los trabajadores. También evidencian menor productividad y contribución al producto interno bruto (PIB) que las empresas de mayor tamaño y tienen una limitada participación en las exportaciones.

Según constatan la CEPAL y EuroChambres en la publicación financiada en el marco del Programa AL-INVEST, los empresarios de ambas regiones identifican cuatro áreas interrelacionadas de políticas de apoyo necesarias para disminuir la brecha de productividad entre las pymes y las grandes empresas: innovación para el fortalecimiento de capacidades productivas y gerenciales, acceso a mercados, articulación productiva y cooperación empresarial, y acceso al financiamiento.

Respecto a los obstáculos que dificultan la internacionalización de las pymes, los empresarios mencionan, en la misma línea, la falta de información sobre mercados y oportunidades de negocios, la escasa integración tanto vertical (en cadenas de valor) como horizontal (cooperación y asociatividad con sus pares), la carencia de los recursos humanos necesarios para la gestión de estos procesos, y problemas de financiamiento.

En todos estos ámbitos “es preciso llevar adelante acciones coordinadas y conjuntas de organismos públicos y privados, que tengan continuidad en el tiempo y que incorporen la dimensión local, regional y territorial”, se plantea en el documento.

Para los próximos años, los empresarios también coinciden en que las acciones prioritarias para fomentar la cooperación entre empresas de ambas regiones deberían implementarse en campos como las energías renovables, las tecnologías limpias y la biotecnología, considerando las nuevas tendencias de la economía mundial y la especialización productiva y tecnología de América Latina y la Unión Europea.

Finalmente, el informe indica la necesidad de avanzar en la producción de información cuantitativa relevante, homogénea y comparable sobre las características y desempeño de las pymes en América Latina y el Caribe, así como mejorar la visibilidad y difusión de las acciones, programas y políticas de apoyo a estas firmas, lo cual implicaría, por ejemplo, la creación de un observatorio de buenas prácticas.

Fuente: http://www.eclac.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/prensa/noticias/comunicados/2/49022/P49022.xml&

Según CEPAL y OCDE: Nuevas políticas para PYMES se requieren para impulsar el crecimiento en América Latina

Ambos organismos presentaron el informe Perspectivas económicas de América Latina 2013 en Cádiz, España.

Tras casi una década de expansión continua, el ritmo de crecimiento del producto interno bruto (PIB) de América Latina se desacelerará de 4,4% en 2011 a 3,2% en 2012, con proyecciones de aumento de 4% en 2013. Aunque las perspectivas permanecen relativamente positivas, están sujetas a la incertidumbre y volatilidad del contexto externo, por lo que los gobiernos de América Latina deben actuar ahora para fortalecer el crecimiento y desarrollo de la región y contrarrestar estos riesgos, señala el informe Perspectivas económicas de América Latina 2013 producido conjuntamente por el Centro de Desarrollo de la OCDE y la CEPAL.

“Ahora es el momento para que América Latina abrace el cambio estructural, aproveche las reformas ya realizadas y siga avanzando en la reducción de la desigualdad y el fortalecimiento del crecimiento económico. El contexto global demanda un cambio estructural para aumentar la productividad en la región”, dijo Angel Gurría, Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el lanzamiento del informe en la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se realiza en Cádiz, España.

“Las pequeñas y medianas empresas (pymes) en América Latina pueden transformarse en agentes importantes del cambio estructural y del aumento de la productividad. Se requiere una mayor coordinación para ayudar a las pymes a superar sus obstáculos”, enfatizó.

Las pymes deben jugar un papel central en la tarea de incrementar el crecimiento potencial de América Latina y crear empleos de mayor calidad. Las pequeñas y medianas empresas representan 99% del total de firmas en la región y emplean a 67% de todos los trabajadores. Sin embargo, su contribución al PIB y su productividad total son bajas: mientras que las grandes empresas en América Latina tienen niveles de productividad seis veces más altos que los de las pymes, esa diferencia es de solo 2,4 veces en los países de la OCDE.

Un problema común para las pequeñas y medianas empresas no es tanto su tamaño como su aislamiento en la estructura productiva, el cual las hace incapaces de ampliar su producción y especializarse.

“Lo social no solo se juega en lo social. La heterogeneidad estructural y las persistentes diferencias en materia de productividad (entre y dentro de sectores y empresas) forman un núcleo duro desde el cual la desigualdad se extiende hacia toda la sociedad, agravando las brechas de capacidades y oportunidades”, destacó la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena.

“Las políticas públicas y los gobiernos, en particular, tienen un papel crucial que jugar en la definición e implementación de nuevos enfoques integrales para el desarrollo, donde la política industrial y las pequeñas y medianas empresas estén ubicadas en el centro de la agenda”, agregó.

En este sentido, se requieren nuevas políticas en el campo de las finanzas, la innovación y las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), además del aumento de la formación de trabajadores y la reducción de la “brecha de capacidades”.

El acceso al financiamiento es uno de los principales obstáculos enfrentados por las pymes: solo 12% del total de créditos otorgados en la región van hacia estas empresas, comparado con el 25%  en los países de la OCDE. Asimismo, 34% de los pequeños negocios en América Latina cree que el acceso al financiamiento es una grave limitación. A las pymes frecuentemente se les aplica tasas de interés mucho más altas que a las grandes empresas por parte de los bancos comerciales, que alcanzan hasta el doble en varios países.

La creciente provisión de servicios financieros por parte de los bancos de desarrollo está permitiendo progresos en el sector, destacándose el programa Innovar de la Financiadora de Estudios y Proyectos de Brasil (FINEP), así como la labor del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de ese país; el Programa de Emprendedores de la Nacional Financiera (NAFIN) de México; y la Red Capitalistas Ángeles de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) de Chile. Más programas como estos deben ser desarrollados y ampliados, dicen la CEPAL y la OCDE.

El uso más intensivo de las TIC puede ayudar a que las pymes eleven su competitividad, se inserten con menores costes en los mercados internacionales y mejoren su gestión. Más allá de los teléfonos fijos y celulares, hay aún importantes brechas entre las pequeñas y medianas empresas y las grandes firmas en el uso de tecnologías más avanzadas, como poseer sitio web o intranet y tener acceso a banda ancha.

El restringido acceso a fuerza laboral calificada es otro gran problema que afrontan las pymes. De hecho, 37% de las empresas de menor tamaño en la región creen que encontrar trabajadores bien formados es uno de sus principales obstáculos. Esta cifra es superior a la media global y a la de otras regiones en desarrollo. Los países de América Latina se beneficiarían del establecimiento o fortalecimiento de una estructura institucional y de esquemas de incentivos para que las pymes puedan capacitar a su personal.

 Documento completo Perspectivas económicas de América Latina 2013.

Fuente: http://www.cepal.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/prensa/noticias/comunicados/3/48383/P48383.xml&xsl=/prensa/tpl/p6f.xsl&base=/tpl/top-bottom.xsl

América Latina: 7 desafíos de innovación y desarrollo productivo

América Latina y el Caribe presentan un histórico rezago en innovación, ciencia y tecnología que requiere de políticas públicas por parte de los Estados y un mayor compromiso del sector privado para fomentar el desarrollo de la economía de la región.

Así lo señala el informe “Señales de competitividad de las Américas 2012 (PDF)” presentado en la inauguración en Colombia, durante el VI Foro de Competitividad de las Américas. El documento se dio a conocer durante la Reunión Anual de la Red Interamericana de Competitividad (RIAC), coordinada por Colombia con el apoyo de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En el documento, existe un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) llamado “Innovación y Desarrollo Productivo en ALC: Principales tendencias”, donde señala que la región necesita estimular el fortalecimiento de los sistemas nacionales de innovación que, en su mayoría, están en una fase incipiente de desarrollo.

El organismo precisa que es fundamental estimular las capacidades científicas y tecnológicas endógenas, incrementar la habilidad de transformar estos avances en oportunidades de negocio orientados a la competitividad y generar empleos de calidad tanto para atender a las demandas domésticas como al mercado internacional.

De esta forma, Cepal señala que los avances y desafíos que tienen en la actualidad los países de América Latina en materia de innovación y desarrollo productivo pueden resumirse en siete asuntos principales:

1. La brecha en productividad respecto de los países desarrollados es un problema persistente y la región necesita elevar su inversión para lograr cerrarla. Por ejemplo, al comparar la dinámica de la productividad del sector manufacturero de América Latina con la de Estados Unidos se comprueba que la brecha de la frontera tecnológica no sólo no se cierra, sino que en los últimos años se amplía. La productividad laboral en la región ha crecido a una tasa del 2% anual entre 2003 y 2007, y en Estados Unidos la productividad ha aumentado desde un 3% a un 5% anual a partir de mediados de los años noventa.

2. La capacidad de un país de cerrar la brecha en productividad depende de la especialización productiva y del patrón de inserción que tenga en los mercados mundiales. El rezago de América Latina se aprecia tanto a nivel cuantitativo, como a nivel cualitativo debido a la alta especialización sectorial en actividades intensivas en recursos naturales. En la región, los sectores intensivos en recursos naturales siguen representando el 60% del valor agregado manufacturero total, mientras que en los Estados Unidos se registra un fuerte incremento de los sectores intensivos en conocimiento, que han llegado a representar el 60% del valor agregado total de la manufactura, lo que transformó la composición sectorial de la industria. Debido a este cambio, Estados Unidos prácticamente duplicó su productividad laboral entre 1990 y 2007.

3. Los bienes primarios y las manufacturas basadas en recursos naturales representan más del 50% de las exportaciones de la región, por lo que aparece como prioritaria su diversificación y, por ende, de la estructura productiva. En los últimos años se ha producido un proceso de “commoditización” de las exportaciones, principalmente derivado del incremento de la demanda de bienes primarios relacionada con sus altos precios. Dentro de la región se identifican fundamentalmente tres grupos de países: los del Cono Sur, concentrados en bienes primarios y manufacturas basadas en recursos naturales; los de Centroamérica, especializados en la exportación de manufacturas de mediana y baja tecnología derivadas de la industria manufacturera de exportación, y un grupo conformado por Costa Rica, Brasil y México, que presentan el mayor grado de diversificación regional en las exportaciones incluyendo manufacturas de mediana y alta tecnología.

4. Hay un desfase entre la oferta y la demanda de recursos humanos calificados para la innovación. Se necesita tanto incrementar la calidad y la cantidad de recursos humanos para la innovación, como crear incentivos para la absorción laboral. Este desafío es crucial para todos los países de la región. Por ejemplo, Argentina y Uruguay se caracterizan por tener un alto nivel de formación y necesitan avanzar hacia una coordinación entre las políticas educativas y las de desarrollo productivo para mejorar la competitividad del sector productivo; en Brasil se apunta hacia un fortalecimiento de la intensidad tecnológica de su matriz productiva, mientras que los países más pequeños sufren un proceso intensivo de “fuga de cerebros” y necesitan atraer capital humano cualificado.

5. América Latina invierte en investigación y desarrollo (I+D) un porcentaje del producto que es menos de la cuarta parte de la proporción que destinan los países desarrollados.  La heterogeneidad de la inversión en I+D que realizan los países de la región se ha ampliado en los últimos años, ya que, por ejemplo, mientras que en los países de Centroamérica no supera el 0.1% del PIB, en Brasil es equivalente a un 1.2%.

6. El sector privado invierte poco en innovación y en I+D. A diferencia de lo observado en los países desarrollados, en las economías latinoamericanas hay un escaso esfuerzo del sector productivo en materia de innovación. No podrá cerrarse la brecha en I+D sin un incremento sustancial de la inversión privada junto con un creciente y mejor apoyo por parte del sector público. Por esta razón resulta fundamental avanzar en el diseño de incentivos y políticas públicas que estimulen la inversión en actividades de innovación por parte del sector privado. Esto requiere una coordinación entre políticas tecnológicas y de innovación y las políticas de desarrollo productivo y empresarial.

7. El patentamiento en la región es escaso, pero creciente. Sin embargo, los extranjeros patentan más que los residentes en América Latina. Los países de la región han incrementado el número de patentes solicitadas en las oficinas de patentes internacionales, pero están lejos de alcanzar el ritmo de los países asiáticos. Por ejemplo, mientras que en 1995 los países de América Latina y el Caribe registraron 196 patentes en la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos (USPTO), los países asiáticos, sin Japón, registraban paralelamente un total de 3.545; en 2009 la región asiática tiene 20.036, en tanto América Latina y el Caribe alcanza 290 patentes. Al mismo tiempo, las oficinas de patentes en los países de la región se han modernizado y mejoran en su oferta de servicios y procedimientos. Para avanzar en el diseño de sistemas de gestión de la propiedad intelectual alineados con las estrategias de innovación y desarrollo empresarial en los países de la región resulta necesario apoyar la innovación.

Este breve panorama refleja una región que en su conjunto enfrenta grandes retos para alcanzar los niveles de competencias y capacidades necesarias para insertarse exitosamente en la economía global del conocimiento. Se observan avances importantes aunque circunscritos a ciertos sectores, territorios o grupos de empresas. Al mismo tiempo, los cambios en los mercados mundiales y los nuevos paradigmas —como tecnologías de la información y comunicación (TIC), biotecnología, nanotecnología y nuevos materiales— reconfiguran el espacio de la innovación e incrementan la complejidad y las formas de innovar. Estos nuevos paradigmas requieren de inversiones cuantiosas en materia de investigación y desarrollo y en actividades complementarias. El diálogo entre empresas, universidades, sociedad civil y agencias del sector público es fundamental para diseñar mejores instrumentos y sumar recursos financieros con el fin de incrementar el impacto de la acción pública.

El escenario descrito supone grandes desafíos para el Estado y plantea la necesidad de una evolución en las políticas públicas y en las capacidades institucionales para apoyar la innovación. Además, se suman las expectativas de impactos en el corto y mediano plazo de las políticas de innovación sobre la competitividad en los mercados mundiales y la generación de empleo. Todo esto crea una presión adicional para priorizar la innovación en los programas de gobierno y también en los presupuestos asignados a la innovación, tanto por parte del sector público como del privado.

Fuente: http://www.innovacion.cl/2012/10/america-latina-7-desafios-de-innovacion-y-desarrollo-productivo/

Presentaciones del Seminario internacional TIC y desarrollo productivo en América Latina: experiencias e instrumentos de política para facilitar su uso e incorporación

En un evento de alto nivel, realizado en San Salvador, El Salvador, expertos de 10 países de la región presentaron experiencias y recomendaciones sobre cómo las nuevas tecnologías pueden aumentar la competitividad y capacidad productiva de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).

Durante los días 17 y 18 de julio, los representantes de los países analizaron casos concretos de políticas y programas de incorporación de tecnologías digitales en las empresas y sus efectos en la competitividad de las firmas.

En el seminario internacional TIC y desarrollo productivo en América Latina: experiencias e instrumentos de política para facilitar su uso e incorporación se presentaron los casos nacionales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Uruguay, y las experiencias locales de Asturias (España) y Jalisco (México).

En la inauguración del evento, Armando Flores, Ministro de Economía de El Salvador, planteó que su país tiene el reto de reducir la brecha tecnológica en los sectores económicos y sociales, y que la mejor manera de formular las políticas públicas es de forma participativa.

Por su parte, Antonio Prado, Secretario Ejecutivo Adjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), destacó que, pese a los avances regionales en la difusión de las TIC, estas no han tenido un impacto significativo en la productividad y en la inclusión social, a diferencia de lo que ha ocurrido en países desarrollados.

También advirtió que uno de los retos que plantean las nuevas tecnologías para América Latina es evitar que estas aumenten la heterogeneidad productiva y la desigualdad existentes en la región, y enfatizó la necesidad del cambio estructural como eje del desarrollo para reducir las brechas económicas y sociales.

En esa línea, los expertos de la CEPAL recomendaron formular políticas públicas agresivas para la incorporación de las TIC en los sistemas productivos, particularmente en las MIPYMES y en los sectores que necesitan mejorar la productividad. Dichas políticas deben ser parte de una política industrial activa e integral para el cambio estructural y la construcción de la igualdad.

Otra recomendación fue generar políticas focalizadas para cada sector y tipo de empresas. Las políticas deben ser complementarias, es decir deben integrar las capacidades críticas del desarrollo, tales como promoción de la innovación, desarrollo de capital humano y emprendimiento empresarial, entre otras.

Finalmente, los expertos de la CEPAL advirtieron que ninguna de estas recomendaciones para incorporar a las TIC en las MIPYMES se puede llevar a cabo sin voluntad política y desarrollo institucional.

El seminario fue organizado por el Ministerio de Economía de El Salvador y la CEPAL, mediante su proyecto CEPAL @LIS2 -cofinanciado por la Unión Europea-, con la colaboración de la Dirección de Innovación Tecnológica e Informática (ITIGES) de la Presidencia de El Salvador, del Proyecto Mesoamérica y de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Agenda

Presentaciones  del seminario internacional TIC y desarrollo productivo en América Latina: experiencias e instrumentos de política para facilitar su uso e incorporación

Fuente: http://www.cepal.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/prensa/noticias/comunicados/4/47474/P47474.xml&xsl=/prensa/tpl/p6f.xsl&base=/tpl/top-bottom.xsl

Fuente: http://www.cepal.org/cgi-bin/getprod.asp?xml=/socinfo/noticias/noticias/7/47467/P47467.xml&xsl=/socinfo/tpl/p1f.xsl&base=/socinfo/tpl/top-bottom.xsl