Las medianas y pequeñas empresas orientadas a la internacionalización prosperan en el “mundo global”

Un estudio de DHL muestra que las PYMEs que participan en mercados internacionales tienen el doble de probabilidades de tener éxito que aquellas que operan sólo a nivel nacional. Existe una creciente preocupación sobre el comercio internacional entre las PYMEs quienes se encuentran que las infraestructuras del siglo XX, los elevados aranceles aduaneros y un vacío de información acerca del comercio internacional son los principales obstáculos para las PYMEs

dhl estudio pymesEl comercio y la cooperación internacional se han convertido en un factor clave del pequeño negocio, según un profundo estudio de amplio alcance realizado por la consultora IHS y DHL Express.

El análisis macroeconómico y la encuesta a 410 directores de PYMEs en economías pertenecientes al G7 y a los países BRICM revelan que las empresas que participaron en los mercados internacionales tienen el doble de probabilidades de éxito que las que sólo operaron en su propio país. De las PYMEs encuestadas, el 26% de las compañías que realizaron operaciones internacionales superaron de manera significativa a su competencia, en contraste con el 13% de aquellas con operaciones sólo en su país de origen. Las PYMEs citaron los importantes beneficios de este enfoque internacional, como el acceso a nuevos mercados que ello les proporciona, así como el acceso a los conocimientos y a la tecnología, y la diversificación de su rango de productos o servicios.

La investigación revela también un creciente ritmo de la globalización y un mayor enfoque internacional entre las empresas más pequeñas, siendo las PYMEs fundadas en los últimos cinco años más propensas a tener operaciones comerciales internacionales que las más antiguas. Cabe destacar que la mayoría de las PYMEs que habían superado a su competencia durante los últimos tres años tenían previsto incrementar el porcentaje de las exportaciones en los próximos tres años, a pesar del incierto entorno económico.

El informe destaca sin embargo, que la inadecuada infraestructura industrial está limitando la competitividad, reduciendo la eficiencia de las empresas, y que las PYMEs tienen que trabajar mucho más para superar las ineficiencias de las infraestructuras, especialmente en comparación con las empresas grandes y con más recursos. Las mayores preocupaciones de las PYMEs en relación con el comercio internacional son la falta de información disponible sobre los mercados extranjeros, los elevados aranceles aduaneros y la dificultad de establecer contactos con socios extranjeros y conseguir una cartera de clientes extranjeros. La mayoría de las PYMEs identificadas en el estudio con mejores resultados emplean a más de 50 personas, lo que subraya la importancia de los recursos en la superación de los obstáculos del crecimiento internacional.

La investigación revela la interesante conclusión de que las PYMEs del mundo desarrollado se están quedando por detrás de las PYMEs de los mercados emergentes en cuanto a la internacionalización de sus negocios. Si bien esto se debe a que los países desarrollados todavía siguen ostentando un consumo significativamente mayor per cápita que los mercados emergentes – lo que incentiva a las pequeñas empresas de los países BRICM a hacer negocios a nivel internacional – este hecho sugiere que las PYMEs del G-7 afrontan un gran desafío para el desarrollo de sus operaciones internacionales, a medida que el equilibrio de poder se desplaza inevitablemente hacia el Este.

De manera significativa, las PYMEs de los países BRICM pusieron más énfasis en la logística, como una factor que influye positivamente en sus operaciones internacionales, que sus homólogas del G-7, lo que sugiere que confían más en el transporte eficiente y los procesos aduaneros para superar los obstáculos de las infraestructura, y además ven los servicios logísticos como un diferenciador competitivo para sus negocios.

Según Ken Allen, CEO de DHL Express, “La fuerte correlación entre la mejora del rendimiento del negocio y el comercio transfronterizo sugiere que hay un claro beneficio para las PYMEs que se globalizan”, comenta . “Como líder mundial en envíos express internacionales, apoyamos firmemente la visión de que el comercio internacional crea un enorme valor para las PYMEs. No sólo abre nuevos mercados para sus productos y servicios, sino que también les da acceso a las mejores prácticas internacionales y a las innovaciones. Tal vez lo más importante es que competir a nivel internacional les obliga a perfeccionar sus propias operaciones y procesos internos, lo que beneficia a su negocio tanto en el mercado doméstico como en el extranjero.”

“Es evidente que todavía hay algunos obstáculos para las pequeñas empresas con aspiraciones globales, pero estamos satisfechos de ver que cada vez más las PYMEs están mirando hacia la fantástica oportunidad que el comercio internacional representa. Nuestra razón de ser como compañía logística mundial es hacer que este proceso sea más eficiente, y seguiremos adaptando nuestros servicios y soluciones para ayudar a las PYMEs a crecer y a competir en el mundo global.”

Por último añadió Dick Buttigieg, Director General de IHS esto afecta a todas las PYMEs, a pesar de su significativa contribución al empleo y su valor añadido a la economía, hay una clara falta de información fiable y actualizada sobre las PYMEs por países. “Esta falta de información es, en sí misma, una restricción, ya que limita la posibilidad de organizarse y presentar su caso con datos e información fidedignos, básicamente para tener “voz”. Hay claramente una oportunidad para los responsables políticos, pero también para las grandes empresas, de apoyar a este sector como un medio para crear más puestos de trabajo, agregar valor e incrementar los ingresos de las exportaciones mediante el desarrollo de soluciones personalizadas para ayudar a las PYMEs a crecer.”

Fuente: http://www.empresaexterior.com/2013013092750/logistica/informes/las-medianas-y-pequenas-empresas-orientadas-a-la-internacionalizacion-prosperan-en-el-mundo-global.html

BID lanza nueva versión de INTrade, el sistema de información comercial más completo de la región

La herramienta gratuita en Internet ofrece información sobre tarifas y acuerdos comerciales para empresas y países que buscan nuevos mercados para sus exportaciones

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lanzó una nueva versión del portal INTrade, con un diseño más moderno y una estructura que facilita el acceso a los contenidos, para ayudar a las empresas y países de América Latina y el Caribe a entender los complejos acuerdos de integración de la región, con el fin de encontrar nuevos mercados para sus productos.

INTrade es una herramienta gratuita en Internet que combina información sobre los acuerdos de integración en la región, las estadísticas de comercio y los indicadores que miden el desempeño de las exportaciones de América Latina y el Caribe.

“En el mundo globalizado de hoy, el acceso a los mercados depende críticamente de la disponibilidad de información. La limitada proyección internacional de las pequeñas y medianas empresas de la región ha motivado al BID a desarrollar INTrade, para permitirles acceder en tiempo real a la información necesaria y aprovechar las oportunidades comerciales,” señaló Antoni Estevadeordal, gerente del Sector de Integración y Comercio del BID.

INTrade permite el libre acceso a información detallada y desagregada sobre textos de acuerdos, aranceles preferenciales y no preferenciales, contingentes arancelarios, normas de origen, regulaciones sanitarias, flujos de importaciones y exportaciones, e indicadores de la integración económica. El acceso a las bases de datos se obtiene a través de herramientas adaptadas a las necesidades de diferentes usuarios, como las empresas que buscan aprovechar los TLC, los funcionarios que buscan prepararse para nuevas negociaciones, o los analistas que le dan seguimiento a las tendencias comerciales recientes.

Nuevo informe: Monitor de Comercio e Integración 2012 

Además de la nueva versión de INTrade, el BID presentó el Monitor del Comercio e Integración 2012 (en inglés), una nueva publicación anual que analiza las tendencias comerciales de los 26 países miembros prestatarios del BID en América Latina y el Caribe.

La primera edición del estudio concluye que el ciclo comercial expansivo iniciado en 2009 en la región se ha ralentizado a raíz del enfriamiento de demanda internacional. El reporte también resalta la marcada reorientación del comercio regional hacia los mercados emergentes y destaca que el denso entramado de acuerdos comerciales preferenciales podría contribuir a mejorar las perspectivas de integración internacional de América Latina y el Caribe en los próximos años.

Fuente: http://www.iadb.org/es/noticias/comunicados-de-prensa/2012-10-30/nueva-version-de-intrade,10186.html

Especial Microglobales: la vuelta al mundo en envase chico

Las micro, pequeñas y medianas empresas de América Latina representan el 90% de las empresas de la región, pero sólo el 9% de las exportaciones. Logística, buenas ideas y apoyo estatal son claves para revertir estos números.

En América Latina una gran cantidad de las MyPYME funcionan de manera informal.

Cientos de mariposas son liberadas cada año en matrimonios de Colombia, como un símbolo de la superación del pasado y el renacer a una nueva vida. Miles volaron en ceremonias durante los últimos diez años. Es un servicio que la compañía Alas de Colombia lanzó buscando alcanzar el volumen y capital necesarios para comenzar a exportar pupas de mariposa, el objetivo final del proyecto iniciado en 2001 con  un personal de tres personas.

“Desde el principio concebimos el negocio para exportación, pero el volumen requerido era muy alto para iniciar. Entonces desarrollamos a nivel nacional  regalos vivos con mariposas, con simbologías y leyendas indígenas sobre poner los sueños de volar”, comenta Vanessa Wilches, gerenta de Alas de Colombia. “Son regalos para rituales en que los homenajeados sueltan mariposas y piden deseos, lo que también nos sirvió a nosotros”.

Hoy Wilches exporta pupas de mariposa para insectarios, universidades y exhibiciones científicas a nivel global. Alas de Colombia es parte de las 60.000 micro, pequeñas y medianas empresas (MyPYME) que existen formalmente en América Latina, según datos de la organización latinoamericana FUNDES, dedicada al monitoreo de estas entidades. Aunque representan más del 60% de los empleos formales en los países de América Latina, sólo participan de un 9% de las exportaciones, según datos de Cepal.

“Generalmente las MyPYME que exportan nacen para el mercado internacional. De las que ya existen para mercado nacional son pocas las que dan el paso. Ahí hay una separación bien clara”, comenta Oswaldo Segura, analista de FUNDES. ¿Qué elementos son clave para que más empresas chicas de América Latina pasen al mercado global?: logística, buenas ideas y apoyo estatal.

Cuál es el plan. “Con una buena idea es mucho más fácil vender afuera que en el propio país, sobre todo porque una idea nueva no tiene competencia”, comenta Luis Ramos, dueño y administrador de la compañía de zapatos C.U. de Chile. Como difícilmente podían competir con los precios de países de Oriente, Ramos y su padre crearon una plantilla de cobre para zapatos, aprovechando la abundancia de este metal en Chile y sus propiedades antisépticas y bactericidas. La idea inicial era vender a diabéticos en Chile, pero el producto tomó fuerza entre distribuidores extranjeros y ya venden a Suecia, Portugal, Australia y México y están cerrando trato con EE.UU.

La necesidad de las MyPYME como Alas de Colombia y C.U. de contar con un volumen suficiente y constante para no quedar desabastecidas en operaciones internacionales conlleva un crecimiento de su personal, que aunque a pequeña escala puede doblar o triplicar el número de trabajadores en un buen año.

“En la fabrica teníamos sólo 6 personas para los zapatos. Ahora hay 12 personas para cubrir también las plantillas”, comenta Ramos. “También compramos más maquinaria y tuvo que crecer la fábrica”. Tan rápido fue el crecimiento que Luis aún usa su antiguo correo de Hotmail para hacer negocios.

Las MyPYME necesitan alcanzar una tasa de crecimiento constante, que les permita superar la temible barrera de los tres años, lapso en que la gran mayoría estas pequeñas empresas deja de existir.

Cielo, mar y tierra. Contando con una buena idea el siguiente paso es el manejo de la logística que involucra enviar los productos a otros países. Ahí es clave la labor de las compañías de courier que se dedican a este trasporte, como son DHL, UPS, TNT o Fedex. Son las encargadas de llevar los envíos a destino por aire, mar o tierra, dependiendo de las decisiones de costo y urgencia de sus clientes.

“El transporte marítimo es lento pero más económico, y si estás bien programado con un volumen relevante es una buena opción”, dice Phillipe Etchegaray, gerente comercial de UPS para las Américas. “La carga terrestre, en la medida en que la programes, también es más barata y una buena opción a nivel internacional, aunque los trámites aduaneros suelen ser lentos por estar ahí con el camión en la aduana”.

Etchegaray reconoce que el transporte aéreo es el mejor en tiempo, pero es más caro.  La decisión responde al tipo de producto. Hay algunos que pueden esperar y pueden pagar menos. En otros, sobre todo productos orgánicos (como las mariposas), lo principal es la rapidez.

Actualmente el servicio de courier es el tipo de envío más utilizado por las MyPYME para envíos a pequeña escala, donde buscan rapidez, eficiencia del servicio y un buen precio. La incorporación de tecnologías de clasificación y seguimiento permite a las MyPYME monitorear sus envíos en tiempo real, lo que da seguridad ante sus clientes.

Por las diferencias a nivel de cobertura, precio o eficiencia, las MyPYME envían sus productos por una u otra compañía de courier dependiendo del país de destino. “Depende de la logística que tenga esta compañía para este destino, porque algunas tienen un servicio más fuerte en ciertos países. Entonces eso determina si vamos con Fedex a Francia o TNT a EE.UU. Cada una tiene sus fortalezas y con ésa nos vamos”, dice Vanessa Wilches de Alas de Colombia. “Y enviamos por courier aéreo puerta a puerta,  contra reloj. Porque las pupas duran sólo diez días en total antes que nazcan las mariposas”, agrega.

Por su parte, las compañías de courier, sean grandes o chicas, compiten con fuerza por el segmento MyPYME, pero también colaboran. El motivo es simple: muchas veces deben trabajar en conjunto, cubriendo el envío en sectores en que una u otra no llega.

El Estado al rescate. El apoyo estatal a las empresas en Latinoamérica consiste en financiamiento y apoyo en redes de negocios, aunque esta ayuda no es pareja en toda la región. “Destacaría a México y Chile. Son pocos los países que tienen fondos  para MyPYME y que buscan aumentar la cifra de estas empresas que exporten”, señala Oswaldo Segura, de FUNDES.

La importancia de la contribución de los gobiernos tiene relación con que las empresas de menor tamaño tienen dificultades en el acceso al financiamiento y las iniciativas estatales les permiten salir de ese círculo. “Como son empresas que están empezando y cuentan con un riesgo importante,  el acceso al crédito se les hace más caro”, dice José Luis Uriarte, director de Sercotec, entidad del gobierno chileno de apoyo  a las empresas  pequeñas. Se trata de un empujón inicial que ya entrega frutos en América Latina.

En el caso de Alas de Colombia, la entidad estatal Proexport financió el 50% de un viaje al Reino Unido, donde consiguieron su primer cliente internacional.  “Tras nuestra visita un mariposario de Inglaterra nos dio la oportunidad de hacer los primeros envíos internacionales. Luego, por su referencia fuimos conocidos en EE.UU. y Europa. Ésa fue la manera de tener apoyo del estado, la ayuda con los gastos de ese viaje”, recuerda Wilches.

Luis Ramos, de C.U., destaca el apoyo para generar redes que le entregó Sercotec. “Nos ayudaron haciendo algunas de sus conferencias de prensa en el local. Como aparecía la página web, comenzamos a hacernos contactos de afuera y nos empezaron a llamar”, dice.

Otro tema en la relación Estado-MyPYME es la postura de cada país frente a la apertura comercial al mundo. Las políticas internacionales pueden ayudar o perjudicar estos emprendimientos.

En el caso de Argentina, país constantemente acusado de proteccionismo, Horacio Roura, quien dirige el organismo estatal de apoyo a las MyPyME, Sepyme, señala que  que su objetivo es permitir que estas empresas se acerquen a la exportación de manera secuencial, “accediendo primero a mercados fuera de su propia provincia, luego regionales y luego en todo el mundo”. Según Roura, la importancia de las pequeñas empresas en Argentina es que empujan el crecimiento “generando trabajo, sustituyendo importaciones y posicionando productos en el mercado exterior”.

En el caso de Chile, cuyo gobierno busca una apertura comercial con pocas restricciones, el director de Sercotec señala que su objetivo es abrir las fronteras para ayudar a las empresas a salir al mundo en las mejores condiciones. “Lejos de cerrarnos al mundo el apoyo que podemos darles a las empresas de menor tamaño no pasa por cerrar las fronteras”, dice Uriarte. “Pasa por hacer un esfuerzo para transformarlas en empresas competitivas. Pretender aislarse del mundo  y vivir en una burbuja es no querer ver la realidad”, agrega.

Tienda informal. En América Latina una gran cantidad de las MyPYME funcionan de manera informal. Eso en parte explica la falta de financiamiento por parte del sistema bancario, que las percibe como de alto riesgo al momento de evaluar préstamos. Por eso, una importante misión de los Estados es lograr que pasen al mercado formal, lo que les permitiría acceder a mayores cantidades de producción y movimiento. “Existe mucha empresa que uno se da cuenta de que hacen envíos domésticos y por correos privados, y eso no se contabiliza como exportación. Sin embargo, tratamos de mostrarles los beneficios que tiene exportar de manera regular”, comenta Uriarte de Sercotec. “Si quieres transformarte en una empresa que no va a ser un par de envíos al mes sino una proveedora propiamente tal, claramente la exportación doméstica no funciona”, afirma.

El éxito está en hacer evolucionar a cada pequeña empresa, como comenta Stephen Fenwick, CEO de DHL Express Americas, compañía global que trabaja con MyPYME y que alguna vez también fue una de ellas, en sus comienzos en San Francisco, California, en la década de los 70. “Si ves la evolución ahora hay grandes oportunidades para hacer negocios pequeños, es mucho más que hace una década y ya no necesitas una gran infraestructura. Gran parte de estas pequeñas compañías pueden ser la próxima Apple, o Microsoft de la siguiente década”, comenta Fenwick.

Crecer o morir, ahí está el desafío.

Fuente: http://www.americaeconomia.com/revista/especial-microglobales-la-vuelta-al-mundo-en-envase-chico

Indice de Facilitación del Comercio 2012

“The Global Enabling Trade Report 2012”, estudio del World Economic Forum que analiza el grado en que los países cuentan con instituciones, políticas y servicios que favorecen la libre circulación de bienes y servicios con el extranjero.

El estudio se realiza con la colaboración de instituciones de todo el mundo (en España, el IESE).

Singapur, Hong Kong y Dinamarca son los países con un marco más favorable para el comercio internacional. España se sitúa en el puesto 31, mejorando uno respecto a la anterior edición. Chile (en el puesto 14) es el primer país latinoamericano en el ranking, seguido de Costa Rica (43) y Perú (53). El país latinoamericano peor clasificado es Venezuela (puesto 130 sobre un total de 132).

Indice de Facilitación del Comercio

Fuente: http://www.iberglobal.com

El SELA realizó el seminario “Tendencias y Oportunidades en el comercio exterior entre China y América Latina y el Caribe”

El Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) celebró el 2 de noviembre en su sede en Caracas el seminario “Tendencias y Oportunidades en el comercio exterior entre China y América Latina y el Caribe”, evento que brindó herramientas para identificar los principales obstáculos y necesidades de las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) que realizan actividades comerciales entre el gigante asiático y la región.

El objetivo principal del evento fue afianzar los conceptos respecto a las buenas prácticas comerciales de las PYMEs de la región relacionadas con la economía china, además de advertir sobre prácticas indebidas y dar sugerencias de mejora a este sector productivo.

Igualmente se detallaron aspectos inherentes a la gestión de importaciones y logística que demanda el gobierno de China; el marco legal y regulatorio de comercio exterior; características y obstáculos de la gestión financiera y de medios de pago con la nación asiática; certificaciones necesarias para ingresar productos; gestión de aduanas, cadena logística y sus agentes, entre otros.

Se analizaron las características actuales de China en términos de su economía y como mercado, teniendo en cuenta que -en conjunto con el resto de Asia- llegó a representar cerca del 16 por ciento del valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe en 2010, para en el mismo año alcanzar 14 por ciento como proveedor de productos manufacturados, cuando solo poseía poco más de 1 por ciento en ese renglón para el año 1995.

China es el país que menos ha sufrido los embates de la actual crisis económica y financiera internacional, y se perfila como un actor relevante en un mundo multipolar, tanto en lo económico como en lo político.

Para tales fines se contó con las ponencias del doctor Chihon Ley, Director Académico del Diplomado en Gestión Internacional de Negocios en Asia-Pacífico y Director del Programa Académico Empresarial “Economía, Cultura y Negocios en China” de la Universidad Adolfo Ibáñez, que se desarrolla todos los años en Shanghai, y experto en la introducción de empresas latinoamericanas y europeas al mercado chino.

El SELA funciona como espacio de concertación de posiciones de 28 estados miembros pertenecientes a América Latina y el Caribe, y también analiza con detenimiento el comportamiento de los mercados emergentes para proponer acciones específicas debido a la importancia que dichas naciones revisten para la diversificación del comercio exterior y las relaciones económicas de los países que integran este organismo regional

Estudio: Tendencias, problemáticas y oportunidades en el comercio exterior con China

20 pasos en el camino para exportar a Europa

El Consorcio de Coordinación y Servicios del Programa AL-INVEST IV publica una guía dedicada a las PYMES latinoamericanas que quieran exportar hacía los mercados europeos.

La Guía titulada El camino de la exportación a Europaexplica los pasos a dar por una empresa latinoamericana para abordar los mercados europeos. A su vez es una herramienta clave para las instituciones socias del programa para favorecer la presentación de servicios a las PYMES. El documento describe en 20 pasos las etapas sucesivas que facilitan el proceso de decisión de las PYMES y su conexión y apoyo en las instituciones para el mejor uso de sus posibilidades de actuación en los mercados europeos.

Uno de los esfuerzos principales del programa AL-INVEST IV se centra en gran medida en el complemento a la capacitación especializada de los expertos y profesionales de las instituciones latinoamericanas para conseguir que las organizaciones locales estén debidamente capacitadas para el apoyo y asesoramiento a sus PYMES.

La guía está directamente relacionada con la actividad de formación “Cómo Exportar a Europa” destinada a los socios del Programa que lleva a cabo el Consorcio de Servicios. Los expertos involucrados en la formación adquieren una mayor capacidad de respuesta frente a las PYMES en posesión de esta guía.

Confiamos que esta guía pueda facilitarles el paulatino proceso de abordar una nueva oportunidad comercial en un momento en el que la internacionalización se constituye como una fuente de riqueza conveniente y necesaria para el desarrollo comercial y económico. Así mismo, les invitamos a difundirla entre sus PYMES.

Fuente:  http://www.al-invest4.eu/al-invest/actualidad/noticias/902-al-invest/531-20-pasos-en-el-camino-para-exportar-a-europa

Estrategias de cooperación empresarial: Consorcios de Exportación

Como resultado de la liberalización económica, la mejora del transporte y la innovación en las TIC, las pymes se ven cada vez más expuestas a la competencia global, al tiempo que las compañías aisladas hallan una dificultad creciente a la hora de penetrar en mercados exteriores. Dada su relativamente pequeña capacidad de producción y su limitada capacidad de financiación, las pymes encuentran difícil competir con multinacionales capaces de explotar economías de escala y, ahora que los ciclos de vida de los productos se van reduciendo progresivamente, se ven incapaces de posicionar sus productos en el exterior. La cooperación empresarial entre pymes permite a firmas individuales mejorar su competitividad y aprovechar las oportunidades del mercado internacional. Una de las fórmulas más exitosas de cooperación la constituyen los consorcios de exportación, sencillas fórmulas de asociación empresarial e instrumento apropiado para pymes que cuentan con una suficiente capacidad de producción y algo de experiencia en comercio internacional, y necesitan un punto de apoyo para superar los desafíos que surgen de la globalización y la liberalización de los mercados.

Tabla comparativa entre consorcios de exportación y otras modalidades de redes de empresa

Consorcio de exportación  Cooperativas de productores Consorcios de calidad Asociaciones sectoriales
Principales actividades y objetivos
Promoción de las exportaciones de sus miembros y provisión de servicios especializados relacionados con las exportaciones. Provisión de recursos comunes (humanos y materiales) para la producción y venta de los productos de sus miembros. Garantizan el origen, las características y la calidad del producto. Supervisan que sus miembros respeten las normas de producción Se encargan de la actividad de lobbying para el reconocimiento de la denominación de origen y aseguran la protección legal de su marca. Representan los intereses de una categoría profesional del sector hacia afuera, en una gama de asuntos como políticas de empleo, regulación técnica y financiera, estándares, etc.
Afiliación El número de miembros va desde cinco a 20. Consorcios multisectoriales más grandes existen en Italia, pero son una excepción. Entre una docena y varios centenares. Entre una docena y varios centenares; productores individuales y cooperativas de productores. Van desde los cientos a los miles.
Sectores Productos manufactureros, procesamiento de productos alimenticios y servicios. Productos alimenticios frescos y productos artesanales. Productos alimenticios. Todos los sectores.
Mercados objetivo Internacional. Nacional e internacional.

FUENTE: ONUDI

Al cooperar dentro de un consorcio, las pymes pueden acceder a un mayor número de oportunidades en el exterior a coste y riesgo asumibles. El punto de partida es conformar una estructura común de exportación, pero una buena actividad del consorcio ayuda a sus miembros a salirse del papel de meros proveedores de productos a demanda de sus clientes y moverse hacia el desarrollo de una verdadera estrategia de exportación, que en ocasiones culmina en el desarrollo de canales de distribución propios.

Problemas frecuentes en los primeros años de un consorcio

* Dudas de las empresas participantes por lo novedoso que les resulta el concepto.
* Falta de confianza y consiguiente renuencia a formar una asociación con competidores locales.
* Ausencia de un líder entre las firmas que dé impulso al proyecto.
* Abandono de compañías en las primeras fases del proceso de creación debido a la divergencia en sus intereses de exportación.
* Problemas relativos a la movilización de la aportación financiera de los socios.
* Tentación de hacer mal uso del consorcio como medio para promover fines personales.
* Dificultad en transmitir una imagen conjunta del consorcio.

FUENTE: ONUDI

Así, los servicios que ofrece un consorcio deben evolucionar conforme el grupo va consiguiendo cierto grado de experiencia y sus recursos financieros crecen. Esta ampliación de actividades puede moverse hacia servicios como la identificación de oportunidades en el exterior que los miembros todavía no habían considerado, la promoción de la cooperación internacional, el desarrollo del comercio electrónico o el establecimiento de una oficina de ventas conjunta en el exterior, si bien en España, a diferencia de Italia, país donde la figura suele centrarse más en la tarea de la promoción, la experiencia revela que muchos consorcios, normalmente de ventas, se disuelven al cabo de pocos años justamente como consecuencia de su éxito. Una vez que las empresas miembro han aprendido a exportar a determinados mercados, prefieren seguir con las operaciones de comercio exterior de manera independiente.

Experiencias positivas durante la fase de formación de un consorcio

* Identificación de otras empresas interesadas en adherirse al consorcio.
* Alcance de consenso entre los socios, por ejemplo en la estrategia de exportación, la forma legal a adoptar o la distribución de los costes.
* Identificación de mercados objetivo.
* Captación de personal competente capaz de promover los intereses de los miembros del consorcio.
* Concienciación por parte de los socios de estar adquiriendo conocimiento sobre mercados exteriores, métodos de promoción, etc.

FUENTE: ONUDI

La experiencia demuestra que las firmas más pequeñas y aquellas que están en los primeros pasos del proceso de internacionalización son las que más provecho pueden sacar de su participación en un consorcio de exportación. Así, la figura de consorcio de exportación puede ser el primer paso de una estrategia global para fortalecer la competitividad de las pymes a través de la colaboración empresarial.

Entrevista a Fabio Russo, senior industrial development officer de la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI)

La ONUDI (ver El Exportador, nº 131) aporta asistencia técnica para la promoción de consorcios de exportación en el plano empresarial, institucional y de regulación. Tomando como base la experiencia acumulada por Italia y España, países que llevan años abanderando la creación de consorcios de exportación como respuesta a los obstáculos que las pymes tienen que sortear para hacerse un espacio en los mercados internacionales, la ONUDI lleva desde 2003 promoviendo esta forma de asociación en varios países y sectores, desde la confección hasta el turismo pasando por los componentes de automoción.

EL EXPORTADOR: ¿En qué consiste exactamente un consorcio de exportación?
FABIO RUSSO:
Un consorcio de exportación es una alianza voluntaria de empresas con el objetivo de promocionar la exportación de los bienes y servicios de sus miembros a través de acciones conjuntas. Puede verse como una cooperación estratégica formal a medio o largo plazo entre compañías que actúan como proveedores de servicios especializados en facilitar el acceso a mercados exteriores. La mayoría de los consorcios son entidades sin ánimo de lucro y sus miembros conservan su autonomía financiera, legal, de gestión y comercial. Al cooperar con otras firmas en un consorcio de exportación las pymes pueden penetrar de forma efectiva e incrementar su cuota en mercados exteriores a un coste y riesgo reducidos. Igualmente, los integrantes del consorcio pueden mejorar su rentabilidad, conseguir ganancias de productividad y acumular conocimiento a través de diversos tipos de acciones conjuntas no relacionadas directamente con el marketing de exportación, como son los programas de formación de gestión conjunta, programas de certificación conjunta, mejora de los procesos en punto de venta (shop floor), etc.

EE: ¿Qué requiere un consorcio de exportación de sus integrantes en términos de gestión y recursos?
FR:
Diseñar la estructura organizativa de un consorcio de exportación abarca un número de decisiones que afectan la macroestructura, es decir, la identificación de las actividades que se deben llevar a cabo a nivel de consorcio y de aquellas que seguirán desarrollando sus integrantes, y la microestructura, es decir, la identificación de las unidades organizativas de los consorcios y sus papeles, tareas y responsabilidades. Se pueden identificar diferentes opciones en términos de distribución de actividades según correspondan al consorcio o a los integrantes. Estas opciones pueden variar desde una estructura “ligera” en la que el consorcio carece o tiene solo de forma muy limitada personal y recursos propios, porque todas las responsabilidades y tareas quedan distribuidas entre las empresas, hasta una estructura “dura” en la que las integrantes delegan en el consorcio actividades estratégicas y lo dotan de mayores recursos.

EE: ¿Qué garantiza el éxito de un consorcio?
FR:
Los consorcios de éxito son aquellos capaces de asegurar de forma continuada el alineamiento estratégico de sus integrantes. Alinear las estrategias competitivas de empresas independientes significa desarrollar una visión compartida de las actividades presentes y futuras del consorcio que deje patentes las razones que subyacen a la alianza y las ventajas que cada miembro puede obtener al adoptar la estrategia competitiva de la red. Se debe evaluar en el momento en que se selecciona a los miembros (antes del arranque de actividades del consorcio) y debe monitorizarse continuadamente en cada fase del ciclo de vida del consorcio. En la fase de arranque, la tarea de evaluar el alineamiento estratégico la suele llevar a cabo un “facilitador de red” externo, a saber, asociaciones de empresas, agencias públicas u otros agentes públicos o privados. La probabilidad de desarrollar y mantener en el tiempo una visión compartida depende de factores como el número de socios, su homogeneidad en términos de sector, tamaño y fase de internacionalización, y el grado de complementariedad y competencia de sus productos.

Fuente:  http://www.el-exportador.es/icex/cda/controller/PageExportador/0,8723,6735394_6735487_6742676_4496346_4494579,00.html