¿Pueden Santiago y Sao Paulo ser los próximos Silicon Valley de Latinoamérica?

Por Pablo Albarracín

Telefónica Digital, junto a Startup Genome, dio a conocer el 20 de noviembre el estudio “The Startup Ecosystem Report 2012”, el cual seleccionó a Santiago y Sao Paulo, y otras 19 ciudades del mundo, como las urbes de la región que más posibilidades tienen de convertirse en un ecositema tecnológico similar a Silicon Valley.

Chile explota el punto débil del Sillicon Valley original: el terrible sistema de inmigración de Estados Unidos”, decía The Economist en su artículo de octubre de este año llamado, ‘The Chilecon Valley challenge’, el cual dio la vuelta al mundo, generando una alta atención al programa chileno de atracción y desarrollo de emprendimientos TICs, conocido como Start-up Chile, localizado en la capital Santiago.

Ocho meses antes, en la ciudad brasileña de Sao Paulo, 7.500 ‘campuseros’ se reunieron en el Anhembi Parque, de 76 mil m², para hacer realidad la 5° edición del Campus Party Brasil, el cual reune a desarrolladores y emprendedores en un ecosistema de innovación y cultura digital, que llevó, incluso, a que 5.500 de ellos permanecieran acampando en el recinto.

Santiago y Sao Paulo han estado llamando la atención de la comunidad tecnológica emprendedora regional e internacional. Sin desmerecer ni silenciar a otras ciudades con un desarrollo TIC importante, como pueden ser Medellín, Recife, San José o Buenos Aires, Santiago y Sao Paulo se están destacando en el competitivo ecosistema de emprendedores tecnológicos, como importantes ‘hubs’ creadores y facilitadores de startups. Mientras que Santiago ha destacado por el programa estatal de promoción Start-Up Chile, Sao Paulo viene destacando hace años como un polo clave del desarrollo de emprendimientos tecnológicos.

Este 20 de noviembre, Telefónica Digital, junto a Startup Genome, dio a conocer el estudio The Startup Ecosystem Report 2012,  realizado entre 50.000 startups de todo el mundo, el cual seleccionó a Santiago y Sao Paulo, como los centros de innovación tecnológica regional que más posibilidades tienen de llegar a convertirse en un Sillicon Valley.

160

El estudio contactó a más de 50.000 emprendedores de todo el mundo, a través del software de inteligencia StartupCompass.co, con la finalidad de conocer en qué situación se encuentran los diferentes ecosistemas para apoyar el desarrollo y el vida de las startup. Utilizando el software, los emprendedores enviaron información sobre sus empresas respecto a una serie de factores, como datos económicos, ventas, marketing, productos, modelo de negocio, equipo y mercado.

La investigación señala los factores del ecosistema que han contribuido al éxito de Silicon Valley y los utiliza como referencia para comparar el grado de preparación de otras ciudades para apoyar a los emprendedores.

161

“Sin duda que Start-Up Chile está captando la atención de muchos inversionistas de capital de riesgo en todo el mundo, pero los beneficios de este programa van mucho más allá que el ROI de los inversionistas; tienen que ver con acelerar el desarrollo económico y social de Chile, conectar a los chilenos con ciudadanos del mundo entero, poner a nuestro país en el mapa del emprendimiento global y fomentar una cultura de innovación en Chile”, dice Nicolas Shea, fundador de Start-Up Chile en entrevista publicada recientemente.

Sin embargo, las diferencias del ecosistema, el nivel de industrialización, maduración de la economía y las universidades, así como factores culturales, tanto dentro de las empresas, como de los propios emprendedores, hace que no todos vean a Santiago y Sao Paulo como posible Silicon Valley, por lo menos, no en el corto plazo.

“Dificil que lo puedan igualar, faltan herramientas de financiamiento y acceso a capital de riesgo, que aún están pocos desarrollados, así como más facilidad para la financiación de los proyectos. Se ha avanzado sí, pero áun existen brechas importantes”, dice Alejandro Barros, Magíster en Ciencias mención Computación de la Universidad de Chile y  Director de e.nable. “Además de mecanismos más simples para acceder a financiamiento de proyectos y capital de riesgo a largo plazo y, por otro lado, promover más una cultura de emprendimiento en las empresas y universidades, falta más formalidad”.

162

Para el caso de Sao Paulo, el estudio dice que la ciudad se asemeja a Silicon Valley en que ambas se centran en los clientes, la adquisición, la construcción del producto, el financiamiento y la implementación del equipo. Hay una mezcla similar de consumidores, empresas, Pymes y clientes.

Mientras que en Santiago las startup son igual de ambiciosas que las de Silicon Valley, lo que está muy relacionado al programa del gobierno Star-Up Chile, que atrae emprendedores de todo el mundo. Mientras que 48% de los empresarios en Santiago persiguen la construcción de un gran producto, 36% busca generar un gran impacto.

“Tanto Santiago y Sao Paulo son, con mucho, las ciudades de inicio más intensas y dinámicas. El Gobierno en el caso de Santiago y las inversiones privadas en Sao Paulo,  han hecho posible el desarrollo de startups en gran medida en estas dos ciudades”, dice Fernando Belford, analista Senior de tecnología de Frost & Sullivan en Brasil. “Todavía sí hay un largo camino por recorrer si se compara con Tel Aviv o el Valle del Silicio, pero este 2012 muestra que ambas ciudades van en la dirección correcta” .

Por ejemplo, en Santiago las startup tienen 4,81 mentores de promedio, casi 25% más que Sillicon Valley. En el caso de Sao Paulo, el ecosistema para las startup está creciendo rápidamente y genera más puestos de trabajo para la comunidad local que Silicon Valley para su propia comunidad, apunta el estudio.

La investigación seleccionó las siguientes veinte ciudades que poseen ecosistemas para un óptimo desarrollo de startups:

1. Silicon Valley
2. Tel Aviv
3. Los Ángeles
4. Seattle
5. Nueva York
6. Boston
7. Londres
8. Toronto
9. Vancouver
10. Chicago
11. París
12. Sídney
13. Sao Paulo
14. Moscú
15. Berlín
16. Waterloo (Canadá)
17. Singapur
18. Melbourne
19. Bangalore
20. Santiago

Fuente: http://tecno.americaeconomia.com/noticias/pueden-santiago-y-sao-paulo-ser-los-proximos-silicon-valley-de-latinoamerica

En Silicon Valley, si quiere dinero para su empresa primero necesita empleados

Justin Nassiri, fundador y presidente ejecutivo de VideoGenie

Por DEBORAH GAGE

Muchas empresas jóvenes de Silicon Valley han pasado apuros para encontrar ingenieros de sistemas calificados en medio de una creciente guerra por el talento. Ahora los inversionistas están contribuyendo a incrementar la presión.

Los inversionistas de capital de riesgo y los empresarios de la región enfrentan nuevos obstáculos para recaudar dinero o se les está negando el financiamiento si sus compañías no tienen lo que se considera como un equipo completo de empleados calificados, especialmente los ingenieros. Este ha sido el caso tradicionalmente, pero el problema se ha vuelto más crítico en los últimos años a medida que ha crecido el número de emprendedores solitarios en Silicon Valley.

Estos emprendedores, la mayoría de los cuales están desarrollando videojuegos o aplicaciones para teléfonos inteligentes y pueden tener menos habilidades que los pequeños grupos de gente que suelen formar las empresas nuevas. Los inversionistas de capital de riesgo, cuidadosos antes de poner su dinero en empresas de un solo hombre, ahora más que nunca exigen que las empresas jóvenes son capaces de conseguir suficientes empleados.

“Necesita el complemento de un equipo completo de ingenieros”, dice Sanjay Subhedar, director gerente de la firma de capital privado Storm Ventures. Subhedar asegura que Storm ha retrasado y negado financiación a compañías que no tienen un líder tecnológico fuerte en su equipo. “Si necesita contratar ocho a 10 ingenieros después de recibir la financiación, ¿sabe quienes serían estas personas? Si usted dice si, muy bueno. Si dice no, es muy difícil”.

El énfasis en los equipos se presenta en momentos que la escacez de talentos se ha agudizado en Silicon Valley, especialmente para las compañías de Internet móvil y de aplicaciones para consumidores. Al 30 de septiembre, StartUpHire.com, un motor de búsqueda para empresas respaldadas por firmas de capital de riesgo, tenía 1.429 anuncios de búsqueda de empleados para cargos de software, redes o servicios de tecnologías de la información en la región en la que se encuentra Silicon Valley, un aumento de 58% frente al mismo lapso del año anterior.

Un emprendedor que enfrentó inconvenientes por la falta de un equipo de ingenieros es Justin Nassiri, quien fundó en 2010 VideoGenie Inc., una compañía que permite que los negocios gestionen los videos producidos por los clientes. Él asegura que en principio no podía hablar con nadie para obtener financiamiento para su compañía, en parte porque él era el único empleado. Tuvo que gastar US$8.000 de su propio bolsillo para contratar a un grupo de ingenieros en India, quienes trabajaron en desarrollar un producto hasta que él se quedó sin efectivo.

HIRE2                                                           Jason Johnson, Cofundador de BlueSprig Inc

Carol Sands, inversionista de The Halo Funds, dijo que prefirió no invertir en la compañía de Nassiri debido a que normalmente no pone su dinero en emprendedores solitarios. “Si tengo a tres personas trabajando en una inversión, hay una posibilidad alta de que esas tres personas no sean un clon del otro… así que cuando una empresa enfrenta un problema, ellos pueden tener una conversación significativa e importante entre ellos”, dijo.

La suerte de Nassiri sólo cambió el año pasado, cuando recaudó US$350.000 del fondo Innovation Endeavors del presidente de la junta de Google Inc., Eric Schmidt y persuadió a un ingeniero, Rob Starling, que ahora es cofundador, de trabajar con él. Nassiri recibió otros US$2 millones de Blumberg Capital este año.

“Fue increíblemente solitario y aislante”, dice Nassiri al recordar los días que se levantaba a las 5:00 a.m. para conversar con los ingenieros en India antes que terminara su día. “Aún pienso en ello y si hubiera habido algo que yo pudiera haber hecho para tener un equipo en aquel momento, con gusto habría cedido la mitad de la participación en la empresa”.

Los ingenieros en Silicon Valley son tan escasos que un inversionista, IDG-Accel China Growth Fund, juntó al emprendedor local Jason Johnson con Hugo Dong, un ingeniero en China. Los dos cimentaron su relación por correo electrónico y Skype en febrero pasado y luego en persona en mayo.

Los dos crearon a BlueSprig Inc., una firma que protege a los teléfonos móviles de hackers y otras amenazas y anunciaron una financiación por US$10 millones en diciembre.

Dong supervisa al equipo de ingeniería de BlueSprig en Changdu, mientras que Johnson maneja el desarrollo del negocio desde San Francisco.

“Cada vez que conocía a alguien en Silicon Valley que tuviera las habilidades técnicas, esa persona ya tendría su propia idea”, dijo Johnson respecto a las dificultades de armar un equipo.

Source: http://online.wsj.com/article/SB10001424052970204542404577158754115451964.html?mod=WSJS_pequenas_LeadStory

Reflexiones de Carlos Barrabés desde San Francisco y Silicon Valley

http://static.livestream.com/grid/LSPlayer.swf?hash=7313i

A empaparse de creatividad e innovación en el Silicon Valley

Doce españoles estrenan el programa Imagine para fomentar la innovación

Doce afortunados, de distintas edades y formación, pondrán a prueba su creatividad en Silicon Valley (California) a partir del 1 de julio. Repartidos en cuatro grupos de tres deben idear respuestas para la publicidad del futuro, la movilidad urbana, las compras sociales y la ropa inteligente, ideas que presentarán ante inversores y emprendedores en un acto al estilo californiano el 27 del mismo mes. Antes se empaparán del conocimiento de expertos en innovación de empresas como Google, Ideo y HP, y de la universidad norteamericana de Stanford.

Carmina Solà y Alberto Ventura son la más joven y el veterano del grupo. A sus 17 años ella ha terminado Bachillerato. Mientras decide por qué ingeniería se decanta, se toma un año sabático que empieza en San Francisco con el programa Imagine. Alberto, hijo y nieto de empresarios y también emprendedor, aparca momentáneamente el negocio y su numerosa familia para participar en este proyecto con vocación de repetirse dos veces al año, que estrenará las instalaciones del Spain Tech Center en Soma, el barrio de San Francisco donde florecen todo tipo de proyectos tecnológicos.

Álvaro Sanmartín, de 25 años, organizará durante su estancia un encuentro Netday, la red descentralizada que fundó en Madrid en 2010 y que ya cuenta con réplicas en Barcelona, Zaragoza y Murcia. La iniciativa, ganadora del concurso Yuzz de la Fundación Banesto, busca “a la gente con las ideas más revolucionarias para fomentar la innovación” entre los jóvenes. Un perfil similar al del creador de la consultora tecnológica Andaio, Jordi Sahis, diseñador industrial de 27 años, que “aporta soluciones para mejorar el rendimiento de las compañías” y aspira a dar forma empresarial a una idea que lleva en mente: “Reducir con tecnología el tiempo de llegada de una ambulancia al lugar del accidente”. Rubén Oya, de 25 años, autor de una parada de autobús solar como proyecto final de carrera en el Instituto Europeo de Diseño (IED), sueña con “transformar este y otros proyectos en negocios”.

Jesús Gordillo se planta en California con el objetivo de “dar con un sistema de compra social no intrusivo, es decir, recomendaciones de productos según tus gustos y los de tus amigos”. Y Javier Pascual, de 37 años, espera regresar a su empresa, la publicista McCann World Group, con alguna respuesta sobre la publicidad de mañana. “¿Quién será más potente, la marca o el consumidor?”, plantea.

La Fundación Banesto; el creador de la firma de ropa inteligente Innovalley, Xavier Verdaguer y otras ocho empresas y universidades españolas patrocinan Imagine. Aitor Ochoa, guipuzcoano de 22 años, es el único que se ha buscado la vida para pagar los 9.000 euros que cuesta el programa. Le costó lo suyo: 48 reuniones con distintas empresas hasta que la firma ciclista vasca Orbea le concedió íntegramente la ayuda, “a cambio de trabajar para ellos después. Me conocían de mi etapa de corredor profesional en el equipo Euskaltel”, que abandonó tiempo atrás por una lesión.

Dos mujeres más, las bilbaínas Elena Ortiz y Janire Gordon, de 23 y 24 años respectivamente, completan la primera promoción de soñadores de un proyecto mayoritariamente masculino, que también cuenta con el músico e informático Óscar del Río, de 27 años. “Siempre he sido un emprendedor interno. Ahora lo haré para mi empresa, la desarrolladora Interacso”. Antes, todos, se empaparán de creatividad en la meca de la innovación tecnológica: Silicon Valley.

Fuente:  http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/empaparse/creatividad/innovacion/Silicon/Valley/elpepirtv/20110624elpepirtv_1/Tes

Startups, sostenibilidad y lo que aporta el entorno de Silicon Valley

Imagen del post Startups, sostenibilidad y lo que aporta el entorno de Silicon Valley

Artículo de Germán Piñeiro, Consultor de Marketing.

Gracias al dinamismo de un entorno como Silicon Valley, las startups lograrán identificar todas las áreas necesarias para poner en marcha la estrategia de marketing online más eficiente para su negocio y sus objetivos.

Silicon Valley es, además de una zona al sur de la Bahía de San Francisco, el centro de negocios más grande del mundo y principal objetivo de las empresas tecnológicas y de Internet. Es considerado “El Dorado” para las pequeñas empresas con grandes proyectos y las compañías tecnológicas.

¿Pero qué importancia tiene Silicon Valley en el marco de la sostenibilidad de las startups?

¿Cómo puede la mayor incubadora de negocios del mundo ayudar a su empresa a desarrollarse?

¿Cuáles son las variables que aumentan la competitividad, la sostenibilidad y finalmente, las cifras de negocios y la reputación asociada a la marca?

Las startups, integradas en un ecosistema como el de Internet. encuentran en la sostenibilidad empresarial -medida a través de la gestión de sus datos y la forma en la que llegan a la obtención de los resultados- la satisfacción de sus clientes y el cumplimiento de los objetivos.

Sostenibilidad que debe lograrse de una manera ética. Uno de los puntos importantes para alcanzar la sostenibilidad empresarial radica en retornar a la comunidad todo aquello –o incluso más- que nos ha facilitado previamente para alcanzar el éxito de un determinado proyecto.

Estar ubicados en un entorno empresarial como Silicon Valley nos aportará un entorno de trabajo y mejora constante rodeados del mayor foco de cerebros existente a nivel mundial –al menos, tecnológicamente hablando-. Un lugar en el que el tiempo fluye de un modo muy peculiar, pues según muchos de los emprendedores y empresas allí presentes, un día en Silicon Valley, equivale a un mes de trabajo en otra ubicación. Allí, el nivel de reuniones, contactos, networking y la rapidez con la que se realizan las inversiones, compras, fusiones, alianzas o acuerdos comerciales es inigualable en tiempo y forma.

Para determinar la sostenibilidad empresarial de los productos y servicios de una startup, es esencial analizar diversos factores:

• Análisis de la competencia

• Determinación del valor agregado.

• Análisis del valor agregado propio vs el que ofrece la competencia .

• Plan de negocio.

• Identificación de los precios en función del mercado.

• Análisis del fin social.

• Análisis ecológico y la posible afección al entorno.

• Retorno a la sociedad y a la comunidad empresarial de un % de la rentabilidad obtenida.

La sostenibilidad debería ser un aspecto esencial para las startups, y debe ser analizada desde una perspectiva no solo tecnológica, como se ha indicado anteriormente. Tampoco han de obviarse las variables más simples pero eficientes -como el fin social que cumple un proyecto o empresa- como ejes centrales y susceptibles de mejora.

Dentro de las principales ventajas competitivas a analizar está la inversión que se pueda realizar en lo que se conoce como capital humano, así como de las empresas con quienes se establecen alianzas y sinergias. Este es un aspecto muy sensible a la hora de medir y analizar, puesto que una estrategia equivocada puede terminar con todos los objetivos proyectados, lo que puede afectar seriamente a la reputación de la marca y su continuidad en el mercado.

¿Cómo se mide el valor agregado de una Startup?

Dentro de las principales acciones para identificar el valor agregado con el que contamos destacamos:

• Qué actividad nos aporta mejores resultados.

• Cuánto de sostenible en el tiempo es dicha actividad, habida cuenta de los recursos existentes.

• Que posicionamiento tiene la marca en la mente de los ciudadanos.

• La sostenibilidad económica con la que contamos es propia o depende de las alianzas con nuestros partners.

• Es esencial identificar las dependencias, tanto de las tecnologías, como humanas o económicas. Igualmente identificaremos aquellos proyectos que tienen dependencia de nuestra startup.

Presencia en redes sociales, formación del capital humano, apuesta por las alianzas y sinergias son esenciales

Es esencial tomar conciencia que las empresas vinculadas al emprendimiento y la tecnología (categoría a la que hace referencia el término startup) nacen de la creatividad y la innovación. Resulta vital por lo tanto vincular la creatividad con el valor añadido y la mejora constante en la búsqueda de la excelencia empresarial.

Para ello en el tránsito por la Eeb 2.0 es esencial la formación de opinión real por la comunidad de usuarios/clientes. También es interesante la formación del capital humano en aspectos directamente relacionados con la actividad empresarial, la innovación y, por supuesto, el aprovechamiento ilimitado del potencial subyacente en las redes sociales.

Por otro lado, únicamente logrando un nivel óptimo de ética empresarial y apostando por los contenidos de calidad como eje central de la captación de un número mayor de usuarios interesados y atraídos por la marca, se podrán obtener las mayores ventajas asociadas a las Startups, entre las que destacamos:

• Crecimiento sostenido y rápido.

• Inversión contenida.

• Identificación de nichos y con menor nivel de masificación.

• Obtención de un buen ROI.

• Proyecciones de futuro sustentables y sostenidas.

• Evolución de alianzas y sinergias.

• Crecimiento y evolución del retorno a la sociedad y a la comunidad.

En conclusión, accesibilidad, sostenibilidad, eficiencia, competitividad y finalmente… éxito, es lo que un entorno empresarial como el de Silicon Valley puede hacer por una startup.

Gracias a Silicon Valley, las startups lograrán identificar todas las áreas necesarias para poner en marcha la estrategia de marketing online más eficiente para su negocio y sus objetivos, así como una mayor segmentación de sus contenidos en la búsqueda por captar no sólo una mayor conversión de su tráfico, sino (y principalmente) captar la atención de los inversores y empresas con las que alcanzar alianzas o acuerdos comerciales.

Es más que evidente que para las startups, ubicarse en entornos únicos como Silicon Valley es iniciar el camino hacia el éxito desde un punto de partida óptimo y bajo el paraguas de la protección y la asesoría de los profesionales más reputados del sector tecnológico. Este último, un aspecto no menor, habida cuenta de la alta competitividad que subyace en un ciclo donde, el valor agregado está fuertemente vinculado a la calidad, el compromiso y el trabajo eficiente.

Fuente: http://www.baquia.com/posts/2011-06-06-startups-sostenibilidad-y-lo-que-aporta-el-entorno-de-silicon-valley

¿Cómo nos ven desde Silicon Valley?

Minientrevista a Adolfo Nemirovsky

El fundador y socio de Global Tech Ridge e integrante del Consejo Consultivo de Prodem nos entrega una mirada jugosa y sin desperdicios sobre la región.

Prodem: En América Latina estamos acostumbrados a mirar al Silicon Valley (SV) desde una mirada muy influida por las características de nuestros países, lo cual coloca a SV como un ideal muy distante. Dado que usted ha recorrido varios países de nuestra región, nos gustaría conocer cuáles son a su juicio los puntos más interesantes y más débiles de los emprendedores y los emprendimientos que se generan en América Latina.

Adolfo Nemirovsky: Silicon Valley fue y sigue siendo el centro mundial de innovación. Tiene una historia de más de medio siglo, y un ecosistema que ha ido evolucionando, asociado a esta generación de alto valor comercial gracias a la innovación (tanto evolutiva como revolucionaria). Este ecosistema, además de los emprendedores e inversores, incluye numerosos agentes, desde abogados de propiedad intelectual que tienen doctorados en ingenierías, ciencias y medicina, hasta profesores universitarios que son emprendedores seriales, o inversores discutiendo, por ejemplo, avances en procesos de síntesis de nanopartículas de plata en oficinas de abogados corporativos.

Por otro lado, la mayoría de las empresas de base tecnológica en América Latina están enfocadas en software con un bajo nivel de complejidad, y poca posibilidad de competir globalmente. Sin embargo, existe un número pequeño pero creciente de empresas tecnológicas de alto potencial, que han vencido obstáculos grandes para poder crecer y prosperar en un ambiente bastante más hostil que el de Silicon Valley. En general pueden llegar a expandirse en América Latina y en algunos casos en España, pero el acceso al mercado de EE.UU. y global les resulta muy dificil. La debilidad generalmente reside en la inexistencia de alguna ventaja competitiva, y la poca conexión con la dinámica global donde está la acción (falta de conocimiento de la oferta y demanda global de recursos humanos, productos y tecnologías, falta de acceso a socios estratégicos e inversión, etcétera).  Por suerte, existe también un número pequeño de emprendedores latinoamericanos (pero muy importante para el ecosistema emprendedor de los países), que han sido exitosos en el mercado global, y que están actuando como mentores de otros emprendedores locales.

P: ¿Qué ha podido conocer en materia de ecosistemas emprendedores y de sistemas de apoyo al emprendimiento en la región? Desde una mirada sistémica existen muchos casilleros vacíos o semivacíos, ¿cuáles a su juicio son los principales aspectos a fortalecer?

AN: Primero debo aclarar que hace muchos años que vivo fuera del país, por lo que mis observaciones están basadas en visitas a la Argentina, y en trabajar en algunos proyectos con emprendedores, inversores y/o ingenieros y científicos del país. Creo que la limitación de la Argentina y la región es similar a la de muchos otros países y regiones: una limitada inserción en la cadena de valor del conocimiento global. Creo que el aspecto más importante a fortalecer es crear y reforzar vínculos entre el ecosistema local con el global. India, China e Israel funcionan en gran parte gracias al enorme caudal de contactos de individuos y flujos de gente, que a su vez produce flujos de información, de negocios comunes, de inversión, entre estos países y Silicon Valley y otros centros globales de innovación. En parte esa dinámica fue lograda por el aprovechamiento que hicieron estos países de sus diásporas profesionales.

P: ¿Qué rol deberían jugar, a su juicio, las políticas de emprendimiento e innovación, los gobiernos y el sector privado en América Latina? ¿Cuáles a su juicio deberían ser los ejes y áreas prioritarias?

AN: Sería bueno primero saber dónde queremos llegar, es decir tener un modelo de país que queremos construir, y luego definir los tres o cinco grandes desafíos para llegar a las metas. Tomemos a la Argentina como ejemplo: dada su historia y su presente, y dadas las oportunidades en el mercado global, algunas posibles áreas de foco para llegar a una excelencia global y generar riquezas para el país serían:

– Agro-biotech: tecnología para dar alto valor agregado a la agroindustria.

-Dispositivos médicos: aprovechar la calidad de la medicina en el país junto con una industria de software en expansión de mayor complejidad.

-Nuevos materiales, nanotecnología: juegan un rol cada vez más importante en prácticamente todos los sectores de la economía. Argentina tiene buena tradición y excelente científicos e ingenieros en estas disciplinas.

– Tecnologías limpias, recursos naturales: el país cuenta con recursos naturales valiosos, así como tecnologías para proteger los recursos existentes, y generar nuevos (como energías renovables).

– TICs (Tecnología de información y comunicación): es un área critica a fortalecer. Se debe hacer más compleja la oferta de software y de otras disciplinas de TICs, en particular reforzar esfuerzos interdisciplinarios (por ejemplo: Telemedicina).

Se deberían enfocar esfuerzos en tres a cinco de estos (u otros) grandes desafíos. El foco es crítico para tener éxito. El objetivo debería ser que el país se convierta a mediano o largo plazo en uno de los tres mejores del mundo en las tres a cinco áreas y/o nichos seleccionados. Para ello deben coordinarse esfuerzos de los sectores académico, público y privado, junto con socios globales de primer nivel mundial. Así, se podrían resolver problemas importantes para el país, con soluciones que se puedan vender exitosamente afuera (con ventajas competitivas en el mercado global), y que deben ser un ganar-ganar para las partes participantes. Un ejemplo serían las soluciones de telemedicina, para mejorar la calidad de servicio médico urbano y rural, hacerlo más accesible a toda la población y a un costo considerablemente menor, aprovechando los avances recientes de las TICs y dispositivos médicos, unido a la infraestructura médica del país.

P: En un artículo recientemente publicado en la Harvard Business Review, How to Start an Entrepreneurial Revolution, Daniel Isenberg incluye como primera recomendación para los países en desarrollo que se olviden del SV, dado que las diferencias son abismales, y que busquen su propio camino de construcción de ecosistemas. ¿Qué reflexión te merece?

AN: Es cierto que hay diferencias abismales entre los países en desarrollo y SV, dado que SV ha madurado por más de 70 años. Por otro lado, el SV no es una realidad estática, sino un sistema altamente dinámico, el cual se ha reinventado (y continúa reinventándose) constantemente.

Así, ya ha pasado por varias etapas, desde la era inicial del tubo de vacío en la década de 1930, pasando por las eras de semiconductores, de Internet, de la web 2.0, de biotecnología. Ahora, es el centro mundial de tecnologías limpias, incluyendo autos eléctricos.

El SV no es parte de los Estados Unidos del siglo XX, sino una avanzada de una sociedad global, multicultural, tolerante ante los “fracasos” porque son parte de aprendizaje, del siglo XXI. En el SV, más del 50% de los habitantes ha nacido en el extranjero y la mayoría de los ingenieros son de India o China. En la avenida Sand Hill Road, y a pocas cuadras de la Universidad de Stanford,  se concentra el 30% del capital de riesgo de los EEUU (el cual proviene de todo el mundo). En la Universidad de Stanford, por ejemplo, dos estudiantes de doctorado en ingenieria, uno nacido en Michigan y otro en en Moscú, con un padrino de tesis nacido en Monterrey, crearon una tecnología “altamente académica” que por un año no despertó el interés comercial de nadie, hasta que un profesor de ingeniería nacido en la India entendió el potencial, y apoyó la creación de una compañía llamada Google con la primera inversión ángel.

Lo más importante del SV en este siglo XXI es la interconectividad a otros centros de negocios y de innovación de EE.UU.  y del mundo como Austin, Boston, San Diego, Tokio, Bangalore, Tel Aviv, Londres, Shangai, etcétera. No se puede crear otro SV, pero nuestro objetivo (y el valor de nuestro ecosistema regional), residirá en convertirse en un nodo importante del network de innovación global, no en llegar a ser otro SV.

Fuente :  http://www.prodem.ungs.edu.ar/blog/2010/12/como-nos-ven-desde-silicon-valley/

La tecnología española se abre paso en Silicon Valley

Koldo García espera abrir oficina en breve en Silicon Valley. El CEO de Madpixel, una pyme española de 20 empleados creada en 1999, enseñó su producto a diversos inversores y expertos en La Meca tecnológica y le aconsejaron desembarcar allí.

La apuesta que les ha conquistado es un sistema de vídeo online interactivo que hace muy sencillo comprar los productos que se están viendo. La panacea de los programas de televisión. Imagínese que está delante de su serie favorita. Le chifla la chaqueta de la protagonista. Gracias al sistema creado por la empresa de Koldo García, pincha en ella y va directamente a la tienda. Puede comprarla al instante.

Como otros emprendedores españoles (Jerónimo Macanás, de Microgénesis; Juan Palacio, de Safe Creative; Xavi Verdaguer, de Innovalley…), Koldo García ha visto clara la necesidad de cruzar el charco para triunfar con su empresa. Más bien, se la han hecho ver clara. “Para apoyarte financieramente, los inversores te dicen que has de poder ir a verles en bicicleta. Nada de avión”, dice García. No sólo ponen el dinero. También se implican en el modelo de negocio, porque saben de él. Y quieren ver cómo trabajas.

El apoyo de entidades como la Fundación Banesto, Barrabés o el ICEX, que organizan viajes para emprendedores a Silicon Valley, y StepOne, en la que participan españoles (Bernardo Hernández, de Google; Javier Oliván, de Facebook…) en EEUU para ayudar a sus compatriotas a tener presencia allí, ha sido el espaldarazo definitivo. Pero para ir allí, hay que tener un producto que encaje. Y el vídeo online interactivo lo es: “EEUU tiene 400 millones de habitantes y miles de cadenas de televisión. Con un solo esfuerzo podemos probar el producto”, dice García. Algo que no podría hacer en Europa, que requiere adaptar el sistema a cada mercado (Alemania, Francia…). Lo harán si tienen éxito. Pero el hecho de que Estados Unidos sea un mercado amplio no es el único motivo de haber ido allí. “La posibilidad de conseguir capital también es clave. Nos permitirá desarrollar el producto como queremos”, explica García.

Madpixel tiene dinero para los primeros meses. En febrero-marzo espera conseguir más de gente del sector a la que le gusta el proyecto. La experiencia norteamericana no es la primera de Madpixel en el exterior. La empresa desarrolla productos para Google y Sony en Estados Unidos y Reino Unido. Por ejemplo, las obras maestras del Museo del Prado en super alta resolución para Google Earth. O extensiones para Chrome, el navegador de Google. Una de las más exitosas ha sido la microaplicación oficial para seguir el Mundial de fútbol, creada para la FIFA. Los usuarios podían elegir el partido que querían seguir y el sistema les iba avisando online del comienzo, las incidencias, los goles… Madpixel también ha creado una microextensión para Spotify. Se escoge el nombre del artista o de la canción, se incluye en la microextensión y el sistema localiza las canciones. La buena marcha del negocio en el extranjero les ha animado a ir a Silicon Valley. “La primera vez que vas, aquello te intimida. Nosotros hemos estado dos veces. Pero lo cierto es que va gente de todo el mundo con su proyecto tecnológico: de India, Pakistán, Suiza, Francia… Miden el valor de tu proyecto, de tu modelo de negocio”, dice García.

Si la idea es buena, el nivel de inglés es importante. Pero a García le ha impresionado la buena predisposición de los inversores y expertos: “Me dijeron que no me preocupara. Que había hecho el esfuerzo de ir allí y que nos íbamos a entender. Y que seguro que mi inglés era mucho mejor que su español”.

Otro de los emprendedores que ha emigrado a América, Jerónimo Macanás, reconoce que “Estados Unidos no es el sitio donde pasaría el resto de mi vida”, pero que en California se siente bien. Este ingeniero industrial de 35 años ha llevado allí mgMedia, una división de Microgénesis, su empresa especializada en tecnología para la distribución digital multicanal de contenidos. La firma ya tiene acuerdos con Paramount, Warner Bros y La Central Digital, el mayor agregador de contenidos independiente en el mercado español y latino.

Para Macanás, la clave de la buena acogida de su empresa está en haber creído en la distribución digital del entretenimiento (cine, música, juegos) más allá de la web. “Apostamos por las televisiones y los dispositivos conectados (tablets, smartphones) como medio de distribución natural de esos contenidos”, explica.

Esta filosofía le lleva a estar entre las pioneras de Europa en su campo. El objetivo es seguir de cerca a sus rivales norteamericanos. Por eso se han ido allí. A Macanás, que considera su negocio un mix de entretenimiento y tecnología, le encantaría, “y estamos trabajando en ello, poder traer el cine y la cultura europea y de otros continentes a Estados Unidos como alternativa al contenido de Hollywood, y hacerlo de una manera realmente atractiva para el público norteamericano”.

De momento, mgMedia ha abierto oficina en San Francisco. Entre España y Estados Unidos, la empresa tiene 35 empleados. Espera contar con 80 en junio de 2011. Trabajar allí permitirá a la empresa ir por delante en tendencias, situarse como un proveedor privilegiado en el mercado americano y atender la creciente demanda local americana de contenidos digitales en español, chino, indio…

Proteger sus obras

Algunos emprendedores se establecen allí para vender su producto en el mercado local. Otros tratan de que su producto alcance una dimensión global. Es el caso de SafeCreative, dirigida por Juan Palacio. Esta compañía de Zaragoza ha lanzado el primer registro online de propiedad intelectual. Los propietarios de textos, fotografías, juegos, melodías, etc. pueden registrar sus obras de una manera sencilla y decidir si quieren sacarle algún partido. “Es posible que alguien nunca se hubiera planteado que puede vender sus fotos”, señala Palacio.

Una vez registrada la obra, quien accede a ella puede comprobar quién es el autor, cómo contactar con él y qué uso puede hacer de esa obra. Para los autores, se trata de un registro con garantías tecnológicas irrefutables.

El sistema cuenta con más de 400.000 obras registradas, de 40.000 autores. Entre ellas hay canciones con letras de poemas de García Lorca, más de cien canciones de Gran Hermano, que hacen furor en Latinoamérica, animaciones para videojuegos, músicas para webs, creatividades de márketing… Desde principios de noviembre, la empresa está también presente en San Francisco. Allí se ha ubicado junto a su socio, Attributor, la primera empresa del mundo especializada en el seguimiento de textos online. Medios de comunicación como Financial Times o Associated Press usan su sistema para cerciorarse de que no se usa su contenido sin permiso.

Los usuarios pueden tener gratis una plataforma de autogestión de sus obras. Les permite comprar y vender y asesoría jurídica. Si quieren más, tienen que pagar: 24 euros por una cuenta premium (2 GB para tus obras, sin servicios jurídicos), o 60 euros al año si se quieren servicios jurídicos más profesionalizados.

Otro producto con ambición global es Chaxpert. Su buscador semántico localiza expertos en español y en inglés para responder sobre asuntos de todo tipo. “No es como Yahoo! Answers, donde lanzas una pregunta que puede quedar sin respuesta. Aquí eliges una persona. Conversas con ella en tiempo real a través de un chat y preguntas las veces que quieras”, señala José María Pena, consejero delegado de la empresa.

Conforme van respondiendo, los expertos van siendo valorados por los usuarios. Les asignan galones (como un sistema estrellas de uno a cinco) y pueden realizar comentarios sobre ellos. De este modo, las personas que vayan entrando, ven las valoraciones y pueden elegir al mejor para responder sus preguntas. “Nuestro primer objetivo es crear una base de usuarios. Luego lanzaremos una plataforma de pago para que los expertos puedan cobrar por consulta. Creemos que  la gente puede estar dispuesta a pagar pequeñas cantidades: entre 5 y 7 euros”, afirma Pena.

Para sobrevivir, Chaxpert cobrará una comisión a los usuarios de la plataforma de pago (menos de un 10%) y tratará de venderla a colectivos. Pena es ingeniero de telecomunicaciones y ha trabajado veinte años en tareas relacionadas con el outsourcing y los call center. En su opinión, su buscador podría ser una buena forma de mejorar el servicio de atención al cliente, que hoy en día está muy mal valorado cuando se efectúa a través del teléfono.

Chaxpert tiene previsto lanzar su plataforma de pago en este primer trimestre de 2011. También en este trimestre o en el siguiente esperan estar presentes en Estados Unidos. Allí, José María Pena confía en sacar partido de su experiencia en el país (cuatro años en Baltimore y Florida) para sacar adelante una segunda ronda de financiación.

Ropa ‘tecchie’

Chaxpert tiene aspiración global. Otros emprendedores han lanzado primero empresas en España y ahora lo intentan allí. Por ejemplo, Xavier Verdaguer. Tras fundar seis empresas tecnológicas en nuestro país, este catalán de 38 años impulsa con fuerza Innovalley en California. Se trata de una empresa que desarrolla ropa inteligente: 100% americana, pero con cuatro socios españoles. “La idea es crear prendas de ropa con funcionalidades útiles: desde bolsos confeccionados con tecnología solar que carga la batería del móvil, hasta zapatos con sensores de vibración que te guían por la calle como si fuera un GPS”, explica Verdaguer.

De momento, Innovalley ha conseguido los hitos clave para poner en marcha su negocio: una primera ronda de financiación, incorporar socios estratégicos y tramitar patentes. “En lo comercial, hemos llegado a un acuerdo con una plataforma de ventas externa que nos ha permitido empezar a trabajar con grandes marcas de ropa. Nuestra tecnología GPShoes para zapatos inteligentes es el producto que más aceptación está teniendo”, indica Xavier Verdaguer.

Este emprendedor reconoce que le ha resultado bastante complicado y costoso legalizar la situación de sus empleados españoles en San Francisco. Hacerse a la manera informal de crear negocios en la costa oeste americana también ha sido un reto. Pero todo compensa, pues “en Silicon Valley estamos encontrando los interlocutores adecuados y, como todo va muy rápido, podemos aprovechar más la ventana de oportunidad que existe actualmente en el desarrollo de ropa inteligente. El tipo de innovación que estamos llevando a cabo requiere de inversores y socios especializados que entiendan y confíen en lo que hacemos”, dice Verdaguer.

Para que el negocio marche, la clave estará en cerrar acuerdos comerciales con grandes marcas para que saquen al mercado productos de ropa inteligente con su tecnología. “Sería fantástico que alguna gran compañía del sector de la moda nos absorbiera para que seamos su división de innovación. Nuestro sueño es inventar productos revolucionarios que puedan llegar al mercado”, indica el líder de Innovalley.

Ojalá lo consiga, porque, hoy por hoy, a Verdaguer no parece ilusionarle mucho el panorama que ve en España. “No hay un entorno que facilite la actividad del emprendedor. Por un lado, no hay cultura del fracaso. La gente no se atreve a lanzar su negocio por miedo a fallar. Por otro, no hay cultura del éxito. Parece que está mal visto ganar dinero con tu empresa. En Estados Unidos se entiende el fracaso como parte del aprendizaje, y los emprendedores de éxito son admirados y se convierten en referente para  los demás”. A esa falta de cultura empresarial, se une la atmósfera que se está creando en España. Escuchando a este emprendedor, se comprueba que hay un grave problema que resolver: “Profesionalmente pasaría más tiempo en España si no existiera ese clima de pesimismo que acaba afectando al estado de ánimo. El trabajo de un emprendedor es superar adversidades cada día. No ayuda nada que el entorno sea tan negativo. Espero que en España la gente deje de hablar todo el día de la crisis”.

Pese a ello, aún hay empresas tecnológicas españolas fuertes que tienen la mayor parte de su peso en nuestro país. Es el caso de Softonic. La empresa líder mundial en descarga de software tiene quince trabajadores repartidos entre San Francisco, Tokio y Shangai. El portal tiene peso en Europa y América porque genera contenido en español, inglés, alemán, francés, italiano, polaco, holandés y portugués. “Estamos haciendo un esfuerzo para convertirnos en líderes también en Estados Unidos y el mercado asiático, donde ya tenemos una web en chino y en japonés”, dicen desde la compañía. Pero 184 de los 199 empleados de la firma están en nuestro país (la mayoría en Barcelona). ¿Será porque en Silicon Valley aún no cocinan demasiado bien el pan con tomate y la tortilla de patatas?

Fuente:  http://www.capital.es/2011/01/15/la-tecnologia-espanola-se-abre-paso-en-silicon-valley/