Agregar valor y asociatividad, las claves para negociar de chico a grande

La idea es diferenciarse y añadir estrategias que apunten a que los emprendimientos se hagan menos prescindibles para las grandes casas comerciales.

Autor: Claudio Reyes R.

En la relación entre grandes retailers y sus pequeños proveedores hay asimetrías gigantes. Ni la historia de David contra Goliat sirve para graficarlas. De muestra, un botón: mientras las Pymes sudan la gota gorda intentando sobrevivir, las cadenas minoristas facturan millones de dólares en ventas cada año. Es más, hace algunas semanas el Gobierno chileno pidió a las casas comerciales pagar a sus proveedores de menor escala oportunamente, en plazos que no superaran los 30 días. La respuesta, sin embargo, fue un portazo en la cara y provino, nada menos, de quien ocupa el lugar 114 en el ranking Forbes. Horst Paulmann -que controla familias de supermercados y de tiendas por departamento en la nación andina y en buena parte de Latinoamérica-, contestó que la petición era un “sueño” y que era prácticamente imposible cancelar antes de 120 o 150 días.

Lo cierto es que, más allá de la polémica suscitada por las declaraciones, es difícil imaginar que a un empresario Pyme le alcance el tanque de oxígeno para respirar durante cuatro o cinco meses. Es por esto que, a la hora de sentarse a negociar con los retailers y de hacerse menos sustituibles, es necesario que las pequeñas y medianas compañías diseñen y definan algunas políticas y maneras de sumar valor.

En ese contexto, Jorge Ardiles, académico de la Universidad del Desarrollo (UDD), plantea que la situación descrita es “monstruosa” para las Pymes, pues tienen que financiar por meses una operación que no ha sido cancelada. Así, dice que para negociar y alcanzar mejores condiciones con los gigantes del mercado minorista, las compañías de menor tamaño deben idear estrategias para fidelizar a los retailers. Es decir, no sólo ofrecerle un producto, sino una serie de elementos que añadan valor a su propuesta.

“Debe generar factores que le adicionan valor a lo que vende, por lo que la pregunta es: ¿qué están haciendo los pequeños proveedores, más allá de lo tangible?”, complementa.

Coincide César Antúnez de Mayolo, académico de la Escuela de Posgrado de la Universidad del Pacífico, en Perú. “Lo que le interesa a una empresa grande es un proyecto viable, económicamente rentable, que tenga alto impacto y que sea sostenible en el tiempo. Entonces, si el microempresario encuentra un producto o servicio que le dé rentabilidad a ambos y que se pueda diferenciar de lo existente, podrá mostrar una buena propuesta de valor”, expone.

“La idea es hallar una manera de diferenciarnos para no ser un proveedor tan sustituible. Cuanto mas commoditizados estemos, el producto o servicio será más prescindible. De este modo, en lugar de poner en primera línea el tema de los costos o plazos de pago, (lo principal) es tratar de encontrar algo diferente que no pueda dar otro”, agrega, refiriéndose con esto último a la calidad del artículo, fechas de entrega, componente de innovación, ir más allá de las necesidades del cliente, además de entrar a segmentos y nichos.

En el evento de Falabella, los emprendedores exponen sus productos y se reúnen con ejecutivos de la tienda.

Por último, Ardiles señala que una poderosa forma de negociación es la asociatividad gremial, la que puede darse por tipos de producto o por tipos de cliente. Por ejemplo, la creación de una asociación gremial de proveedores de farmacias, de supermercados, de casas comerciales, etcétera.

Los modelos de apoyo del retail

En todo caso, el panorama no es del todo oscuro. Hay firmas del retail que, como parte de sus políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), han ideado mecanismos que buscan cumplir e incluso dar proyección a sus proveedores emergentes.

Por ejemplo, Walmart en Chile, donde maneja los supermercados Líder, anunció recientemente un nuevo sistema de liquidación para las compañías pequeñas que les venden productos. El modelo se denomina Pronto Pago y consiste en el compromiso de crear un fondo de hasta US$ 15 millones mensuales para cancelar a las que deseen operar con este formato, el que contempla la entrega del dinero al cabo de 15 días en condiciones competitivas.

Esta idea surgió de un acuerdo firmado por Walmart y la asociación que agrupa a las empresas de menor escala en la nación andina, Conapyme. Su presidente, Juan Araya, indica que “es una señal muy potente que damos al mercado, porque hay un compromiso de pago a corto plazo de parte de una gran empresa intensiva en ocupar los servicios que prestamos. Nosotros hemos dado una batalla porque a las Pymes nos paguen oportunamente, y hoy damos un primer paso importantísimo”.

Otro caso es el de Falabella, también en Chile. Esta familia de tiendas convoca a Pymes al concurso Feria Pyme -que ya va en su cuarta edición-, donde pueden presentar sus productos. ¿Cuál es la idea? Junto con conocer esas propuestas, la minorista busca nuevos proveedores para sus locales.

“Esta iniciativa está muy ligada a nuestra estrategia de responsabilidad social”, asegura Cristián Carvajal, gerente de recursos humanos y RSE de la firma. Declara, asimismo, que “la Feria es el momento en el que se programan reuniones, donde las empresas de todas las áreas nos pueden mostrar sus productos. Este año pusimos el foco en el tema moda (…) Lo que hacemos es dejar que diseñadores emergentes entren a la cadena de valor, de modo que luego puedan exhibir sus artículos en las tiendas”.

En México, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad) implementó la red social Antad.biz, la que es de uso gratuito y conecta a una base de datos comercial para facilitar la comunicación entre proveedores y compradores de Pymes, ofreciendo ventajas como la conexión con instituciones de desarrollo y la optimización de tiempos y recursos.

Testimonios

Por el tiempo que lleva con la iniciativa, la de Falabella ya exhibe casos de éxito. Y considerando que tiene locales en Argentina, Perú y Colombia, las Pymes tienen la eventual posibilidad de internacionalizar su marca. Es el caso de Trazo Diseño, de los socios Isabel Donoso-Torres, Benjamín Díaz y Felipe González, quienes han llegado a locales colombianos de la minorista. Asimismo, cuenta González que la pasión por su trabajo los ha llevado incluso a tener presencia en tiendas boutiques de Latinoamérica y que tienen en perspectiva incursionar en ferias internacionales para sumar nuevos mercados.

Desde hace cuatro años que Rolando Giaverini, propietario de ETK, fabrica la línea de ropa University Club para esa casa comercial. “Partimos vendiendo poquito. Ahora ya no tengo locales propios, (sólo) le vendo a Falabella y conmigo trabajan unas 30 personas”, relata, añadiendo que sus ventas se han elevado 80% en el período.

Otro ejemplo es el de Sisa, apuesta de Alejandra Cruz y de las hermanas Elisa y Trinidad Rodríguez. En la Feria Pyme de este año su emprendimiento fue uno de los tres seleccionados para ser proveedoras. “Para quienes recién están empezando, oportunidades de este tipo son un impulso, una inyección de energía y una plataforma necesaria. Entonces, que las grandes empresas se dediquen y pongan esfuerzo en esto, es un logro significativo”, comenta Elisa, y agrega que, a pesar de que aún están en una fase temprana, ya sueñan con llegar a otros países de la región.

Fuente: http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/agregar-valor-y-asociatividad-las-claves-para-negociar-de-chico-grande

Anuncios

En Chile nace nuevo programa para fomentar la innovación en las empresas

Se trata de los Consorcios Tecnológicos para la Innovación y la investigación, línea que fomentará la asociatividad entre distintos actores para así generar nuevas tecnologías disruptivas que puedan ayudar a mejorar la competitividad de las industrias nacionales.

Nace nuevo programa para fomentar la innovación en las empresasAlineado a los objetivos de la Agenda de Innovación para el año 2013, el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Pablo Longueira y el Director Ejecutivo de InnovaChile de Corfo, Conrad von Igel, encabezaron el lanzamiento del programa Consorcios Tecnológicos para la Innovación, herramienta que busca incrementar la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) de las empresas chilenas.El objetivo de este instrumento de Corfo es fomentar la asociatividad entre empresas y universidades que genere valor a partir del alineamiento de necesidades de mercado con conocimiento tecnológico, mediante proyectos de I+D que tengan un impacto en las empresas y su competitividad.“Este es un programa con el que queremos unir a empresas de distinto tamaño para que en conjunto generen innovaciones que respondan a problemáticas comunes, mejorando además su competitividad y productividad. Es generar más oportunidades para todos al tener empresas más preparadas y con más posibilidades de crecimiento” afirmó Conrad von Igel, Director Ejecutivo de InnovaChile de Corfo.

Para facilitar la auto-sustentabilidad de los nuevos consorcios creados a partir de este llamado, Corfo duplicó los montos de aporte público y los años de ejecución máximo de estas agrupaciones, pudiendo postular a un financiamiento de Corfo de hasta $5.000 millones y un plazo máximo de 10 años de subsidio.

“Con este tipo de herramientas buscamos un cambio cultural que permita a los chilenos creer que podemos construir un mejor país. Es más, para el Gobierno una de las prioridades es convertir al país en un polo de innovación en Sudamérica y esto lo podemos lograr, por ejemplo, creando empresas de clase mundial”, destacó el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Pablo Longueira.

El evento se realizó en la Viña Cousiño Macul, en la comuna de Peñalolén, con presencia de representantes del Ministerio de Economía, Corfo y la industria.

Antecedentes

Desde el año 2004, la experiencia nacional en este tipo de asociaciones entre privados y universidades era gestionada desde distintas entidades como Conicyt y FIA.

Hasta 2010, estas entidades invirtieron más de MM$ 48.000 de aporte público para el desarrollo de 31 proyectos de Consorcios Tecnológicos de áreas tan diversas como minería, biotecnología, acuicultura, forestal, vitivinícola, agropecuaria, tecnologías de la información y comunicación y energía.

Un ejemplo de este trabajo es Tecnovid, consorcio tecnológico del vino, que además de formar capital humano idóneo para esta asociación (doctorados y post doctorados), a la fecha ha diseñado 17 proyectos de gran impacto social y económico como lo son los Servicios de Código de Sustentabilidad y de Estaciones Meteorológicas.

Una de las particularidades que tendrá este llamado es que a diferencia de años anteriores, Corfo unificará los esfuerzos de Conicyt y FIA y será el organismo encargado de coordinar este instrumento permitiendo establecer un criterio común frente a este tipo de modelos asociativos.

Países de la CAN lanzan Observatorio Andino de la Mipyme

Los países de la Comunidad Andina efectuaron el 4 de julio en Lima el lanzamiento oficial del Observatorio Andino de la Mipyme (OBAPYME)* y definieron las acciones que desarrollarán conjuntamente en el corto, mediano y largo plazo con miras a promover la micro, pequeña y mediana empresa en la subregión andina.

El lanzamiento fue efectuado en el marco de la II reunión del Comité Andino de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CAMIPYME), inaugurada por el Secretario General a.i. de la CAN, Adalid Contreras Baspineiro, y por el Viceministro de Desarrollo Empresarial de Colombia y Presidente del Camipyme, Carlos De Hart Pinto, en presencia del Viceministro de Micro y Pequeña Empresa de Bolivia, Martín Bazurco; la Viceministra de Mype e Industria del Perú, Magali Silva; y el Director de Mipymes de Ecuador, Carlos Díaz, entre otras autoridades de los Países Miembros.

El Secretario General de la CAN destacó la importancia socioeconómica  adquirida  por las mipymes en la subregión andina, ya que aproximadamente el 40% del PBI se nutre del aporte de las MIPYMES y éstas generan alrededor del 60% del empleo. Además, se han constituido en los principales dinamizadores del mercado ampliado andino que se caracteriza justamente por su alto componente manufacturero.

Indicó que por eso resulta satisfactorio que el Comité Andino de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CAMIPYME) haya asumido el reto de analizar y desarrollar un plan de acción para el mediano y largo plazo que aborde temas como el de asociatividad, promoción de la innovación tecnológica, entre otros, poniéndonos a la altura de lo que la historia le está pidiendo a la CAN y a sus Países Miembros.

Por su parte,  el Viceministro de Desarrollo Empresarial de Colombia manifestó que la normativa andina de Mipymes, concretamente la Decisión 748 que crea el CAMIPYME y la Decisión 749 que dispone la creación e implementación del OBAPYME, abre el camino para el fortalecimiento institucional andino en esta materia.

“A nosotros, como formuladores de política, nos corresponde fijar las actividades en pro de las MIPYMES y sentar las bases de un trabajo dinámico con el propósito de promover una mayor participación de las empresas en el proceso de integración andino, la armonización de políticas y la mejora de las condiciones de acceso y participación de las empresas en el mercado subregional andino”, subrayó.

Al presentar el OBAPYME (www.obapyme.org), Carlos Alarcón Escobar, responsable del Programa MIPYMES y Ciencia y Tecnología de la Secretaría General de la CAN, explicó que es un mecanismo de observación, análisis y monitoreo  que tiene por finalidad  promover el desarrollo de  las mipymes en la subregión mediante la difusión de  información actualizada  y la facilitación del acceso a herramientas de uso práctico e intercambio de experiencias.

Según informó, el OBAPYME ofrecerá servicios de información comercial, asociatividad, innovación, tecnología y calidad, servicios financieros y no financieros, margo legal comparativo, políticas públicas comparativas, estadísticas mipyme armonizadas y emprendedores y unidades productivas informales, así como directorios de gremios, empresas y un centro de negocios.

* Portal OBAPYME: www.obapyme.org

Fuente: http://www.comunidadandina.org/Prensa.aspx?id=3196&accion=detalle&cat=NP&title=paises-de-la-can-lanz

En El Salvador, las PYMES se integran a cadena de proveedores de la gran empresa

El Ministerio de Economía de El Salvador implementará su Programa de Desarrollo de Proveedores entre pequeñas y medianas empresas del país y la empresa exportadora Río Grande.

Tamales, pupusas y riguas, junto con 377 productos más de la empresa exportadora Río Grande, salen por miles cada mes del país. Son entre ocho y 10 contenedores que van hacia Estados Unidos, Guatemala y Honduras, en donde se consumen productos hechos por manos salvadoreñas.

La empresa espera crecer un 20% este año –un ritmo bondadoso a pesar de la crisis– y para el próximo prevé seguir en la misma línea, trasladando ese éxito a unos 150 proveedores, en buena parte, salvadoreños. “Queremos ser un socio con nuestros proveedores, crear nuevos productos y ver qué cosas más podemos traerle a El Salvador”, detalló Josué Alvarado, presidente de Río Grande Food Products, una compañía con 19 años de experiencia.

La empresa cuenta con 329 empleados (inició con 10) en la planta y unos 150 en el campo, más una larga fila de empleos indirectos que generan compradores y proveedores. El éxito de esta exportadora de productos nostálgicos no ha pasado inadvertido por países vecinos, que han querido conquistarla para que se instale en ellos.

“Hemos tenido invitación de otros países, pero no lo hemos hecho porque creemos en nuestro país”, destacó Alvarado.

Los productos de Río Grande se pueden encontrar en tiendas de 20 estados de EUA, y van desde frutas y verduras congeladas hasta harinas para refrescos y atoles.

Empresa “tractor”

Actualmente, Río Grande se abastece de materia prima de países como Ecuador, Brasil, Costa Rica, Filipinas, entre otros. De este último se importa la hoja de plátano. El presidente de Río Grande explica que la empresa está interesada en comprar más materia prima de El Salvador, pero para ello es necesario que hayan estándares de calidad, capacidad y flexibilidad de abastecimiento y competitividad en costos y precios.

Estas limitantes podrían ser superadas con el Programa de Desarrollo de Proveedores (PDP), impulsado por la Cámara de Comercio y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Con este se busca fortalecer a las pequeñas y medianas empresas (pymes) proveedoras para que estén a la altura de los requerimientos de las grandes compañías.

Río Grande forma parte del programa como “empresa tractor”, garantizando la demanda de productos en las pymes y que estas, a su vez, tengan ya un cliente para sus productos y servicios. “Tomamos con entusiasmo el proyecto porque vemos que hay deficiencia en los proveedores, porque no conocen la exigencia del mercado de Estados Unidos”, destacó el empresario.

Mauricio Ruano, coordinador de la estrategia de fomento a la producción ESproductivo. Explicó que este programa apoya y asesora a los proveedores para que generen capacidades y competencias con el fin de abastecer adecuadamente a las empresas. “Una vez las empresas tengan un cliente fijo, el acceso al crédito se les puede facilitar e ir creciendo y generando más empleos”, detalló Ruano.

El PDP está fortaleciendo a 111 empresas proveedoras que generan alrededor de 3,500 empleos. La meta es duplicar estas cifras a mediano plazo. Entre las empresas “tractoras” están: La Constancia, Roble, Salazar Romero, Ingenio El Ángel, Laboratorios Meditech, entre otros.

Fuente: http://www.laprensagrafica.com/economia/nacional/226192-minec-integra-pymes-a-cadena-de-proveedores.html

Proponen asociatividad de Pymes para potenciar calidad y variedad de productos

La necesidad de que las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes)  busquen la asociatividad para cumplir con las exigencias del mercado en cuanto a calidad, variedad, y cantidad, fue planteada por Ricardo Zambrano,  Subsecretario de Mipymes y Artesanías del Ministerio de Industrias y Productividad,  en el taller de formación de promotores de Consorcios de origen y de exportación que se desarrolla en Quito.

Los Ministerios de Industrias y Productividad, de Relaciones Exteriores, el Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones, junto a la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y la Cámara de Agricultura de la Primera Zona unieron sus esfuerzos para ejecutar el programa de apoyo a los Consorcios de Exportación.

En su intervención, Ricardo Zambrano, afirmó que este programa busca promover la creación de Consorcios mediante alianzas voluntarias entre Mipymes, con el fin de valorizar conjuntamente un producto tradicional de origen o potenciar la exportación de productos.

Para Zambrano, una de las mejores formas de lograr el desarrollo y éxito con el que sueñan todos los empresarios y productores es asociándose, es decir juntándose y pasando a formar parte de una red para el desarrollo.

Creemos, dijo, que las alianzas permiten que los productores puedan tener mayor poder de negociación por compras conjuntas, reducir los costos de adquisición de materia prima, el acceso a la asistencia técnica especializada y la promoción conjunta entre otros beneficios.

De su parte, Alejandro Siles, representante de la ONUDI, afirmó que la asociación de las mipymes permite que los esfuerzos individuales de los que forman la red se sumen, generando beneficios para todos.

Explicó que un Consorcio de Exportación es una forma de agrupación voluntaria que reúne a varias empresas, con el fin de desarrollar sus servicios o comercializar sus productos en un ámbito internacional.

Es en esencia un departamento de comercio exterior que un grupo de empresas pone en común y comparte para conseguir sus objetivos de internacionalización. Su composición está formada normalmente por Pymes./Ministerio de Industrias y Productividad.

Fuente: http://www.elciudadano.gov.ec/index.php?option=com_content&view=article&id=27353:proponen-asociatividad-de-pymes-para-potenciar-calidad-y-variedad-de-productos&catid=40:actualidad&Itemid=63

En Argentina, PYMES se asocian para mejorar la producción y exportar

Grupos asociativos de PYMES asistidos por la Sepyme participaron de la mega muestra de ciencia y tecnología “Tecnópolis”.

Acompañados por el Secretario de ese organismo, Horacio Roura, los empresarios exhibieron productos en el pabellón de la cartera industrial, también repasaron las experiencias y logros obtenidos a partir del trabajo asociativo.

Se trata de 5 clústers de las provincias de Santa Fe, Misiones (2), La Pampa y Buenos Aires dedicados a la producción de autopartes, software, alimentos y artefactos de calefacción que recibieron asistencia técnica y económica de la Sepyme por 1,5 millones.

Roura destacó que “estos grupos asociativos de pymes muestran, en sintonía con lo que representa esta mega muestra, los atributos del talento, el esfuerzo y la capacidad de asociación en el contexto de un modelo productivo que tiene al Estado en un rol inteligente, asistiendo y potenciando las iniciativas que permiten dar el salto cualitativo en la forma de producir, tanto para un mercado interno pujante como para el abanico de opciones de exportación”.

En dos años, el programa del Ministerio que conduce Débora Giorgi asistió a 80 grupos asociativos de diversos puntos del país que integran a unas 700 empresas y dan empleo a 7.300 trabajadores. Diecisiete de estos grupos exportan a 14 países, desde alta tecnología en maquinaria agrícola y software hasta diseño, alimentos y delicatesen.
La Sepyme forma parte de la muestra permanente de la cartera industrial en el pabellón “Industria y Trabajo: Orgullo Nacional”, donde pantallas y gigantografías ilustran el crecimiento de la industria nacional, la innovación tecnológica aplicada a las empresas y el fortalecimiento de la exportación de productos industriales con valor agregado argentino. Además la compañía artística Fuerza Bruta ofrece allí un espectáculo que simboliza -en 15 minutos de show- el desarrollo de industria nacional.

Durante la visita -en la que participó también el Subsecretario de Política y Gestión Pyme, Andrés Elgarrista- el representante del clúster “Forza Calefacción”, de Coronel Suárez (provincia de Buenos Aires), Carlos Fuster, contó que con la conformación del grupo asociativo entre 5 pymes metalmecánicas pudieron desarrollar a escala industrial un innovador sistema para calefacción central. Con aportes no reembolsables de la Sepyme, el grupo compró una plegadora y cortadora de hierro, herramienta clave para duplicar la producción en 2010 y llegar a triplicará este año.

Por su parte, Eduargo Gericke, del grupo “Frenos y Embragues”, de Barrancas (Santa Fe) que produce para el mercado de la producción y reposición de maquinaria agrícola, señaló que “a partir de la integración del grupo, las cinco pymes que estamos asociadas pudimos cumplir con las exigencias vinculadas a las normas de calidad en el sector autopartista. Además, comenzamos a colocar productos en Brasil. Por otra parte, tenemos en curso la certificación ISO 9004 sobre seguridad de artículos”.

También participaron de la experiencia en Tecnópolis, pymes asociadas en el cluster de la Cooperativa CAISA, de Puerto Rico, Misiones, que se dedica a la elaboración de productos industrializados de mandioca, como el novedoso puré deshidratado; y la Cooperativa Agrícola Ltda. “Ruiz de Montoya” que nuclea a 524 productores de la misma provincia, dispone de una planta de secado y fraccionado de yerba mate y té y exporta con marcas propias a Japón, China, Alemania e Inglaterra.

El grupo, que recibió asistencia de la Sepyme por alrededor de 600 mil pesos para la capacitación de personal, adecuación de instalaciones y maquinaria, entre otras aplicaciones, abrió el mercado exportador hace 5 años, con las primeras operaciones hacia Japón. Para fines de 2010 la venta acumulada ya totalizaba los 300 mil dólares.

Finalmente, presentó su experiencia el grupo “Pampa Soft”, de General Pico, La Pampa, dedicado a la producción de software. El clúster fue asistido por la Secretaría en procesos de capacitación técnica que demandaron una inversión de 63 mil pesos. En un lapso estimado de un año, las cinco pymes que lo integran prácticamente cuadruplicaron su lista de clientes: ya proveen a 40 empresas del país y cinco del exterior.

El programa de Sistemas Productivos Locales de la Sepyme, brinda asistencia técnica y financiera para la formulación de un proyecto de trabajo asociativo entre empresas del mismo sector o cadena de valor buscando concretar objetivos difíciles para las empresas consideradas individualmente, ya sea conformar volúmenes importantes destinados a la exportación o el acceso a nuevas tecnologías, además de aumentar la escala y la competitividad.

La Sepyme financia los honorarios de un coordinador que formule el plan de trabajo y adquisiciones necesarias para llevarlo a cabo. Una segunda etapa contempla aportes no reembolsables, de hasta $300.000. Por último, el programa ofrece una tercera instancia de expansión que brinda aportes de hasta $600.000 para financiar inversiones.

http://www.tiempopyme.com/despachos.asp?cod_des=99590&ID_Seccion=126

Destacan la importancia de la asociatividad y la innovación para MIPYMES de la Comunidad Andina

La existencia en la Comunidad Andina de una zona de libre comercio dinámica y en permanente crecimiento, fue destacada por el Secretario General a.i. de la Comunidad Andina, Adalid Contreras Baspineiro durante la inauguración del Taller de Asociatividad Empresarial para Pequeños Empresarios de la Comunidad Andina.

Este taller, con el que se da inicio a eventos similares en cada uno de los países de la Comunidad Andina, fue inaugurado por el Ministro de la Producción del Perú, Jorge Villasante Araníbar, y por el Secretario General Adalid Contreras.

Adalid Contreras precisó que la zona andina de libre comercio hace 4 años facturaba 4, 700 millones de dólares de intercambios comerciales entre los países andinos. “En el año 2010 cerramos con 8,000 millones aproximadamente de intercambios comerciales”, subrayó.

Indicó que el funcionamiento de esta zona de libre comercio es facilitada por normativa comunitaria, que además previene contra los obstáculos técnicos, defiende el origen andino de la producción. “Además, es básicamente un mercado de productos manufacturados y tiene como uno de sus actores económicos principales a los micro, pequeños y medianos empresarios”, subrayó.

Manifestó que una de las prioridades de la Agenda Estratégica Andina es contribuir a lograr mejores condiciones para las micro, pequeñas y medianas empresas y, en tal sentido, se viene trabajando en el impulso de los procesos de asociatividad o de encadenamientos productivos entre las empresas, que permitan una inclusión con mayor capacidad productiva.

Por su parte, el ministro de la Producción del Perú destacó la importancia de la innovación tecnológica y de la asociatividad empresarial de las Mipymes en el Perú y en los países andinos. “La asociatividad es un campo de oportunidades para todos”, manifestó y, en tal sentido, se debe dejar de lado los miedos que existen al respecto.

“Existen muchas dificultades que afrontan las Mipymes, como el acceso al crédito. La asociatividad nos puede permitir hacer uso de instrumentos a los cuales recurren las grandes empresas”, manifestó citando un ejemplo.

El taller, organizado por la Secretaría General de la CAN y el Ministerio de la Producción, comprendió exposiciones sobre políticas públicas de fomento de la asociatividad de las Mipymes, herramientas exitosas de asociatividad y casos de éxito de experiencia subregional, entre otros, y la presentación del Programa Andino de Asociatividad de la Comunidad Andina.

Fuente:  http://www.comunidadandina.org