Franquicias: Producto de exportación

¿Está América Latina dejando de ser receptora de franquicias para convertirse en exportadora? Muchos emprendedores están haciendo crecer sus marcas a través de este tipo de negocio.

Publicado por Latin Trade

 “Absolutamente….”, es la respuesta contundente que da a Latin Trade Lucas Secades, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias cuando se le pregunta si América Latina ya dejó de ser receptora de franquicias y se ha convertido en una exportadora.

Con respuestas que van desde la cautela hasta el optimismo militante, los distintos interlocutores del mundo de las franquicias hablan con pasión del tema.

“Los primeros que salieron al exterior fueron los estadounidenses y así comenzó a implantarse en los distintos países el concepto de franchising”, explica. Ese desembarco fue en la década de 1990, aunque desde hacía cierto tiempo ya había ejemplos incipientes en la región, como McDonald’s. Pocos años más tarde, emprendedores locales con negocios innovadores y exitosos en sus países empezaron a ver las franquicias como el método para cruzar las fronteras. Y ahí comenzaron las marcas latinoamericanas a aventurarse en territorios poco conocidos y a abandonar los límites protegidos de sus propios mercados.

“Existe una madurez relativa del sector en algunos países que hace que algunas marcas ya estén exportando o en proceso de exportar —dice desde el extremo norte del continente Diego Elizarrarás Cerda, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias—. Es recurrente que el inicio de las franquicias se da con la llegada de las marcas extranjeras. Posteriormente, las marcas nacionales, líderes, empiezan a copiar el modelo. Con el paso de los años, termina siendo un fenómeno de pymes. En este punto, la mayoría de las franquicias son nacionales y es aquí donde se cuenta ya con algunas marcas consolidadas y conceptos originales para exportar a otros países”, agrega.

En efecto, según los porcentajes que maneja la Federación Iberoamericana de Franquicias (Fiaf), con sede en Valencia, España, los tres países con mayor desarrollo del sector en América Latina —Brasil, México y Argentina— adoptaron este tipo de negocio y cuentan con un elevadísimo porcentaje de franquicias nacionales en su mercado. En el caso de Brasil, el 95 por ciento; en Argentina, el 90 por ciento, y en México, el 84 por ciento. Este éxito también alienta a empresas y emprendedores a expandirse en el exterior comercializando su propia marca en forma de franquicia.

Ejemplos emblemáticos

Los ejemplos de franquicias exitosas y de exportación abundan. La tradicional fábrica de alfajores Havanna, un clásico argentino, se reconvirtió en cuidadas cafeterías que ofrecen chocolates, dulces y alfajores, todo ello arropado en un trabajo muy fino de marketing y de marca. Havanna hoy tiene 75 puntos de venta fuera de Argentina con presencia en casi toda América Latina, Estados Unidos, Israel y España, de la mano de sus franquicias. En Argentina llega a las 200 cafeterías, entre propias y franquiciadas.

Otro caso emblemático y, con doble mérito, es el del lavadero móvil de vehículos Pronto Wash. La empresa nació en diciembre de 2001, en momentos en que la economía argentina estallaba en pedazos y producía centenares de quiebras de empresas y millones de desocupados.

Doce años más tarde, Pronto Wash tiene 400 franquicias distribuidas en 30 países de cuatro continentes y es la compañía latinoamericana de mayor crecimiento en el sector de las franquicias a nivel mundial, según sus propias palabras.

El concepto sobre el cual se desarrolló la empresa es brindar el servicio de lavado del automóvil mientras el cliente está realizando otra actividad. Por eso los lugares por excelencia son los estacionamientos de los shoppings o de los cines. Y el segundo concepto novedoso que ofrece es el bajo nivel de consumo de agua: menos de cinco litros por auto. Así, los simpáticos carritos amarillo y negro ganaron posiciones en el mundo, brindando seis servicios básicos y cuatro especiales.

En Brasil cuesta elegir los casos exitosos entre la abundancia que muestra su formidable mercado. El instituto Fisk —brasileño a pesar del nombre— llevó sus cursos de inglés, español, portugués e informática a ultramar y se cansa de acumular premios a la excelencia. Comenzó desarrollando un método propio de enseñanza de inglés a partir de la experiencia de su fundador Richard Fisk (en Brasil), y hoy sus franquicias no solo están en la región: se las encuentra en América del Norte, Asia e incluso África. En Argentina tiene 59 centros y en Japón 11. Su total es de 863 unidades, de ellas, 108 en el exterior.

O Boticário es otro éxito de las franquicias brasileñas. Si bien a nivel internacional su presencia se limita a ocho países, en ellos tiene 368 puntos de ventas y 59 tiendas exclusivas. La empresa se presenta como “la mayor red de franquicias de perfumería y cosméticos del mundo” y una de las primeras en Brasil en adoptar el sistema. Aún en su propio territorio, los números de O Boticário son para el asombro: tiene más de 950 franquicias que cuentan con 3.353 puntos de ventas en Brasil.

Siguiendo con los éxitos de exportación, Localiza es otro golazo brasileño. Se trata de la mayor red de alquiler de autos de América Latina, con franquicias en las principales ciudades de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay, más allá de las que tiene en Brasil. En total tiene presencia en 352 ciudades, a través de 513 agencias (49 en el exterior).

México

México junto con Brasil y Argentina comparte el podio como uno de los grandes mercados de franquicias. Y para quienes descreen de la creatividad latinoamericana, Kidzania es un ejemplo destacable. Es un parque temático pensado para niños de 4 a 12 años, “en los que juegan a ser adultos” en una ciudad a escala infantil.

Kidzania nació en México en 1996 de la mano del empresario Xavier López Ancona y se presenta como “la empresa líder en entretenimiento educativo para niños”. En la actualidad tiene franquicias en Japón, Indonesia, Portugal, Emiratos Árabes, Corea del Sur, Malasia, Chile, Arabia, Tailandia, Kuwait, Rusia, Egipto, India, Turquía, además de Brasil y Chile en la región.

Las próximas licencias exclusivas, previstas para entrar en operación en 2014, serán en Singapur, Moscú y Manila. Y, para 2015, siguen Londres y Estados Unidos.

La medicina tampoco está ajena al mundo de las franquicias. Y tiene marcas exponentes tanto en el área de provisión de medicamentos (como las Farmacias GI y las Farmacias del Ahorro, con gran despliegue local pero poca salida internacional) como de servicios médicos.

El Banco de Cordón Umbilical es una empresa mexicana de biotecnología que se dedica a la criopreservación de células madre del cordón umbilical. Tiene poco más de diez años de vida pero ya cuenta con 25 sucursales franquiciadas, algunas de ellas en Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos y presencia en 70 ciudades.

Es el primer banco privado de su especie en América Latina y el servicio que brinda esta franquicia es de almacenaje de células madre del cordón umbilical del recién nacido, una técnica que se considera la más avanzada para un tratamiento efectivo de enfermedades graves que pueda sufrir durante su vida la persona, como leucemias, anemias, parálisis cerebral o tumores.

Perú

La emergente economía peruana tampoco se queda atrás en esta carrera de franquicias latinoamericanas. De ser un país con un 65 por ciento de marcas extranjeras en las franquicias existentes en el país, hace poco comenzó a exportar las propias a través de su gastronomía.

“Perú tiene la segunda gastronomía del mundo después de Francia. Entonces empezaron a aprovecharla —dice a Latin Trade Carlos Canudas, contador, especialista en franquicias y un apasionado del tema—. Pero no es la gastronomía del fast-food”, aclara. Son restaurantes de alto nivel, como Astrid y Gastón, Osaka o la Rosa Náutica que revalorizaron la cocina peruana en el mundo de la gastronomía internacional.

Exportación exitosa de franquicias

En Argentina, según datos del Estudio Canudas, el 54 por ciento de las marcas que exportan sus franquicias son de indumentaria, y le siguen los servicios y la gastronomía. “Cuando cubriste tu país comienzas a crecer afuera”, dice Canudas. Y lo natural es que los primeros pasos se den en los países vecinos. “Todo el mundo quiere llegar a Estados Unidos. Por decir ‘estoy en Estados Unidos’. Pero estar allí implica 22 legislaciones diferentes, según los estados. Es muy complejo”, opina.

Elizarrarás Cerda, de la Asociación Mexicana de Franquicias, coincide. “Estados Unidos está en la mente de muchas marcas como el destino ideal, dejando de lado lo complicado de la estructura legal y la competencia del mercado”, dice. Pero América Latina presenta similitud de mercados, además del idioma y las estructuras legales y comerciales, factores que la vuelven más atractiva cuando una franquicia busca expandirse en otros países.

No obstante, dentro de las similitudes, los países de América Latina presentan también diferencias. Por ejemplo en gustos y en talles. “Bolivia, Chile y Perú tienen una fuerte ascendencia americana en el gusto— dice Canudas—. Entonces, es muy probable que una marca peruana haga su primera experiencia en Chile”, agrega.

En el caso de la exportación de franquicias argentinas de ropa, Canudas explica que no solo hubo que “tropicalizar” los colores (en el país las preferencias eran hacia tonos más conservadores) sino ampliar la política de talles. Y también agrega que la exportación de franquicias en este rubro tuvo un recorrido diferente: los turistas latinoamericanos llegaban a Buenos Aires en busca de diseño. Entonces “en vez de nosotros salir a exportar, nos venían a comprar”, dice. Así llegaron las principales marcas argentinas de ropa a las tiendas de Paraguay y Uruguay. “En el shopping Pinedo (de Paraguay) 51 marcas sobre 150 son argentinas”, resume.

Los expertos no dejan de insistir en que lo crucial de una franquicia exitosa es contar con un “concepto, un producto o servicio que marque la diferencia”. Y a ese producto o proceso no le puede faltar empaque, marketing y desarrollo de marca. Una marca de lencería es claro ejemplo de ello. “Una firma como Caro Cuore no vende más ropa interior. Vende sensualidad. Entras en el local y hay perfume en el ambiente. La música es especial. Lo que ves, lo que oyes, lo que tocas es especial. Es un concepto”, dice Canudas.

Y después, la compradora se lleva las prendas en un envoltorio grande y llamativo. Marketing a full, algo que los argentinos aparentemente desarrollan muy bien. “Es un tema de percepción. Te sientes de nivel por usar ropa Caro Cuore”.

Claves para el éxito

Secades, de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias, enumera cuatro características fundamentales para que una franquicia tenga éxito fuera de sus fronteras.

  • Ser una empresa sólida
  • Contar con una organización profesional a nivel local
  • Tener un producto o servicio que sea diferente
  • Que esa diferenciación sea atractiva en otros mercados

Y lo resume en la frase “Pensar globalmente, actuar localmente”. Los expertos coinciden en la importancia que tiene para la promoción y exportación de las franquicias el respaldo de los gobiernos. Y en ese aspecto, Secades y Canudas destacan el respaldo que las autoridades de México, Brasil e incluso Venezuela le dan al sector, a diferencia de la Argentina.

Boticario Latin Trade

Pero, dentro de este fervor por las franquicias, se alzan algunas voces de alerta. Desde México, otro especialista en el tema, el abogado Rafael Giménez Camacho, expresa su preocupación sobre las leyes que regulan al sector en la región —o la falta de ellas en algunos casos— y cómo esto puede derivar en abusos de parte de quienes venden las franquicias. “Cualquier empresa puede franquiciar. No importa si tiene experiencia o no, si tiene historial o con qué capital social cuenta —explica—. La mayor parte de los problemas legales es porque las franquicias son improvisadas, no transmiten un negocio que ya ha sido probado”.

Algunos países tienen legislaciones específicas y otros están avanzando en ellas. Mientras tanto, el respaldo institucional de los gobiernos ya se advierte en la promoción que hacen del sector. En el caso de Brasil y México existe una política decidida de promoción que se refleja en las gigantescas ferias internacionales que organizan cada año. La mexicana —en marzo—, es la más importante de habla hispana, superando a la que tradicionalmente se hacía en Valencia, España. Y la brasileña —en São Paulo, en junio— es la más importante del mundo.

Y al compás de los tiempos que corren, a partir del 26 de mayo y hasta el 14 de junio se realizará la Primera Feria Virtual de Franquicias Iberoamericana.

Toda esta ferviente actividad se sustenta en las cifras de crecimiento del sector.

Como lo resume Canudas, América Latina está creciendo a un ritmo del 3,6 por ciento, pero las franquicias superan el 10 por ciento anual. Y en Perú, la cifra no baja del 20 por ciento.

Elida Bustos informó desde Buenos Aires

Fuente: http://connectamericas.com/es/content/producto-de-exportaci%C3%B3n

Anuncios

16 PYMES de Costa Rica se convirtieron oficialmente en franquicia a través de programa del BID y la Cámara de Comercio

Tacontento, Alergia & Asma, Super Baterías, Trío, Kbaña, Joyería Ana Gutiérrez y A la Leña Pizzería son algunos de los 16 conceptos costarricenses lanzados el día de hoy oficialmente como franquicias.

El programa iniciado por la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde hace cuatro años finalizó este martes con la presentación de las franquicias desarrolladas.

En todo el proceso se invirtió en promedio $1 millón, según dijo según Karol Fallas, directora del Centro Nacional de Franquicias (Cenaf), conformado este 2013 y que pertenece también a la CCCR.

Las pymes recibieron un seguimiento de estructuración legal y comercial a través de consultoría especializada, además de apoyo en mercadeo.

Entre otros de los resultados presentados este miércoles destacan la formación de 28 consultores en programas en alianza con la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit) y la compañía The Franchise Center, la capacitación de unas 2.700 personas y la realización de ferias y misiones comerciales.

En el proceso se evaluaron más de 200 empresas.

Las 16 franquicias ticas aportan el 1,6% del empleo total generado por las franquicias en Costa Rica.

¢200 millones para nuevas franquicias

El Cenaf espera contar para enero del próximo año con fondos que alcanzan los ¢200 millones con el fin de trabajar en la estructuración de empresas ticas grandes y pequeñas con potencial de franquiciarse.

Karol Fallas, señaló que se espera contar con el dinero, solicitado al Sistema de Banca para el Desarrollo, a partir de enero del próximo año y así iniciar el proceso de formar a 10 nuevas compañías locales como franquicias.

Las empresas interesadas en ser franquicia pueden acercarse al CENAF a través de la CCCR.

Las nuevas franquicias

Esta es la lista de las nuevas franquicias ticas:

– La Oliva Verde

– Tintos & Blancos

– Chancay

– Florex

– Centro Panamericano de Idiomas

– Joyería Ana Gutiérrez

– A la leña pizzería

– Súper Baterías

– La Selecta

– Alegia & Asma

– Pet Café

– Café Bardú

– Trío

– Chantilly

– Kbaña

– Tacontento

Fuente: http://www.elfinancierocr.com/negocios/pymes-ticas-convirtieron-oficialmente-franquicia_0_409159083.html

Conozca cómo se desarrolla la industria de las franquicias en América Latina

Gran parte de las franquicias en la región se encuentran en etapa de profesionalización. Revise este informe de AméricaEconomía Intelligence sobre el estado de esta industria en Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Chile, Argentina y México.

Al contrario de lo que se piensa, la actual crisis económica que golpea duramente a Europa ha impulsado la industria latinoamericana, sobre todo en el caso de las franquicias que día a día ganan más presencia en la región. “Esto se debe principalmente a que en época de dificultades monetarias las franquicias resultan ser un negocio seguro y confiable”, explica Daniel Manrique Winkler, presidente de la Cámara de Franquicias de Perú.

De acuerdo a los datos recopilados por AméricaEconomía, el país que más destaca en la región en este aspecto es Brasil, donde hay cerca de 1.800 franquicias en el mercado. Luego le siguen México, Argentina y Venezuela. El sector económico que más sobresale es el gastronómico, llegando a tener casi un 35% en promedio de presencia a nivel regional. De ahí que en Perú la franquicia más exitosa sea China Wok, en Venezuela, Churromanía y en Chile, Doggis.

Gran parte de las franquicias en América Latina se encuentran en etapa de profesionalización. Y para acompañar este rápido crecimiento, en la mayoría de los países se ha desarrollado una normativa especializada y una clara política de internacionalización de las marcas.

Para seguir leyendo este artículo y revisar el desarrollo del mercado de franquicias por país, haga click aquí.

Fuente: http://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/conozca-como-se-desarrolla-la-industria-de-las-franquicias-en-america-latina

Las franquicias españolas continúan internacionalizándose

Las enseñas con sello made in Spain siguen sumando países a su nómina y ya son 148 las marcas con presencia en el exterior.

Ideas con sello españolSegún los datos del primer estudio sobre “La franquicia en el mundo”, elaborado por Tormo y Asociados, España es el tercer país europeo en número de establecimientos en el extranjero, con 15.194 tiendas en 113 países. Pero tiene por delante el desafío de aumentar la facturación y la base exportadora, ya que las 10 primeras franquicias acaparan las dos terceras partes de los locales que se abren fuera de nuestras fronteras.

La otra tercera parte es mérito de nuevas enseñas españolas de tamaño medio que, a pesar de las adversidades, se atreven a dar el salto internacional a través de esta fórmula. Ello se debe a que algunas de las modalidades de la franquicia -como la máster franquicia- permiten acometer la aventura exterior de forma más rápida y con una menor inversión.

Evolución de la franquicia española en los mercados exteriores

 2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005
 Cadenas  148  151  151 168  143 132 142
 Unidades  15.184  12.484  12.264  10.665  7.763  7.130  7.775
 Países  113  110  105  102  103  98  91
 FUENTE: TORMO Y ASOCIADOS

Este es el camino que ha seguido Llaollao, una cadena especializada en yogur helado presente en cinco países y con perspectivas de llegar a otros seis en 2012. Nacida en 2009 de una pequeña tienda de helados en Denia (Alicante), en apenas dos años ha conseguido abrirse hueco en Marruecos, Rusia, Bélgica o Luxemburgo, y está negociando su entrada en Singapur, China y Brasil. Su fundador, Pedro Espinosa, cuenta que el secreto de su éxito no es otro que “crear un modelo de negocio y un producto exportable, optar por una política comercial adecuada, saber transmitir el concepto del negocio a los socios locales y dejarse asesorar por ellos, ya que son quienes mejor conocen el país donde viven”.

Cada vez son más los casos de éxito de pymes que, como Llaollao, se están abriendo camino fuera gracias a la fórmula de la franquicia. No obstante, a juicio de los expertos, el número sería más elevado de no ser por la actual situación de crisis económica. “La franquicia ha demostrado que puede ser un excelente vehículo de expansión internacional, pero aterrizar en países como Rusia o China, ahora mismo, no está al alcance de todas las enseñas debido a la falta de recursos”, explica Eduardo Tormo, presidente de Tormo y Asociados. Para este asesor, que lleva 21 años trabajando en el sector de la franquicia, “siguen siendo pocas las cadenas que se atreven a dar el salto, pero sí es cierto que ha habido una progresión en los últimos años respecto no tanto al número como al modo en que se abordan los mercados exteriores”, añade.

Una visión que comparte Santiago Barbadillo, presidente de Barbadillo y Asociados: “La franquicia ha mejorado mucho en su salida al exterior por varios motivos: la necesidad de buscar mercados con demandas más atractivas, la mejor capacitación de los cuadros contratados y, ligado a ello, el conocimiento de idiomas”, apunta.

Las nuevas enseñas piden paso

Las dificultades que atraviesa el mercado doméstico han servido de acicate para la internacionalización de nuevas franquicias. Al calor de las ya consolidadas, en los últimos años han surgido enseñas que se están abriendo camino en diversas latitudes. En el mundo de la moda, por ejemplo, a los gigantes como Mango y Zara le han seguido otras como Custo Barcelona, Adolfo Domínguez, Rosa Clará, Trucco, Neck & Neck, Nice Things o Bimba & Lola, que ya son una referencia en los más de 40 países donde están presentes.

La restauración y el cuidado personal son otros dos terrenos en los que la franquicia española se sabe mover fuera de nuestras fronteras, en especial en países emergentes como Brasil, China o Rusia, donde existe un creciente culto al cuerpo y un segmento de población que puede permitírselo. Los casos más conocidos son los de la cadena de depilación No+Vello, con más de 700 tiendas en 13 países, y Naturhouse (reeducación alimentaria), que acaba de superar el millar de locales fuera de España. El presidente de esta última, Félix Revuelta, asegura que “la clave está en saber elegir el socio adecuado en cada país, porque si te equivocas puedes echar por tierra todo el proyecto”.

     Peso de los principales sectores

                            por nº de establecimientos (%)                     

         Peso de los principales sectores                   

          por nº de cadenas (%)

 FUENTE: TORMO Y ASOCIADOS

En el sector de la restauración, uno de los emblemas españoles es Lizarran, propiedad de Comess Group, que ha conseguido exportar la cultura de las tapas y los pinchos a 17 países (ver El Exportador nº 158). El director de Expansión Internacional del grupo, Ramiro Gómez Ocampo, nos desvela los objetivos de la firma para los próximos cinco años, que pasan por “alcanzar los 100 restaurantes en el mercado internacional y consolidar nuestra presencia en Estados Unidos, Rusia y Oriente Medio, estar en el 70% de los países de América Latina, y abrir el mercado japonés y el australiano”.

Sin salir del sector, encontramos la cadena de restauración andaluza 100 Montaditos, otra de las enseñas con una amplia carrera internacional por delante. Con locales en Portugal, Francia, Estados Unidos, México y Colombia, la empresa prevé abrir este mismo año un restaurante en Londres, 30 en el mercado estadounidense y otros 15 en América Latina. Para José Luis Sancha, director de Expansión del Grupo Restalia -al que pertenece la marca-, “la clave está en demostrar que el negocio funciona en más de un país, que es exportable. Cuando se consigue, es más fácil convencer a los nuevos inversores y aprovechar las oportunidades que surgen en otros mercados”. El directivo considera, además, que es muy importante la formación inicial y el seguimiento de todos los franquiciados. “En nuestro caso, impartimos un curso a través de la academia que tenemos en Sevilla, que completamos después con la presencia de supervisores en el proceso de apertura hasta que el negocio está rodado”, expone.

Un país, mil fórmulas

La fórmula más habitual para entrar en un nuevo mercado es la máster franquicia. Consiste en un contrato por el que el franquiciador le concede a otra empresa el derecho a explotar y conceder franquicias en una zona en exclusiva -que puede ser un país o una región del mismo- a cambio de un canon que acuerdan ambas partes.

Este modelo es el utilizado sobre todo por empresas de pequeño tamaño, como Llaollao, o con aspiraciones de crecer muy rápido, como Naturhouse. “Para una pyme como nosotros, es prácticamente imposible abrir nuevos mercados en solitario, porque no tenemos una estructura que nos lo permita, ni personal ni capital como para poder dedicar tantos recursos a cada país”, explica el creador de la cadena de yogures helados. En el caso de Naturhouse, la elección se debe a su ambiciosa política expansiva, ya que es la cuarta franquicia española que ha superado el millar de tiendas.

Para este tipo de empresas, la máster franquicia permite desarrollar mercados exteriores con una inversión mucho menor que la que tendría que afrontar el franquiciador si tuviese que abrir tiendas propias. En la parte negativa de la balanza, una mala elección del socio puede dañar la imagen de la compañía, que podría perder en buena medida el control sobre la gestión.

La segunda opción es la franquicia directa. En este caso, el franquiciador busca y elige directamente a sus franquiciados en cada país o territorio, sin ceder la gestión del negocio. Esta fórmula es preferida por las enseñas que poseen elevada experiencia franquiciadora y recursos financieros suficientes, y que buscan entrar en mercados con reducida distancia cultural y geográfica. El máximo exponente de este sistema es No+Vello, que elige desde su central en España, o desde sus respectivas filiales, a cada uno de los franquiciados en todos los países donde opera.

En tercer lugar, el franquiciador puede optar por la creación de joint-ventures o sociedades conjuntas con inversores locales. En ocasiones, se trata de una estrategia temporal para ganar conocimiento del mercado y contactos sociopolíticos, o cubrir ciertos procedimientos legales requeridos. Generalmente, se produce en mercados de alta distancia cultural como Japón, China o los países árabes. Este ha sido el caso de grandes cadenas como Mango, Adolfo Domínguez o Cortefiel.

Pero no hay ninguna fórmula mágica. De hecho, las principales marcas suelen combinar varios formatos. Así, por ejemplo, en el caso de Naturhouse, “nuestra filosofía se basa en tener filiales propias en los países donde existe seguridad jurídica o mercados grandes, y utilizar la máster franquicia en aquellos países más pequeños o donde es más difícil introducirse”, expone su presidente, Félix Revuelta.

También es el caso de Mango, cuyo director de Expansión, Isak Halfon, especifica que “en grandes ciudades como Nueva York, Londres o Shanghái preferimos aterrizar a través de tiendas propias, mientras que en otras plazas lo hacemos mediante acuerdos, como el que tenemos con la cadena de almacenes JC Penney en Estados Unidos, o con Selfridges en el Reino Unido. Este método nos permite abarcar un mayor número de territorios, pero al mismo tiempo sin perder la seña de identidad de nuestras tiendas”.

Más allá de la fórmula elegida, los expertos hacen hincapié en la importancia para el franquiciador de saber vender su negocio fuera. “Cuando sales a los mercados internacionales, es importante dar toda la información sobre cómo funciona tu franquicia, tener cifras muy depuradas de cuáles son las expectativas de rentabilidad. Aquí en España somos menos exigentes con la información de índole económica, pero en algunos países se es muy exigente con esto”, insiste Santiago Barbadillo. Para exportar con éxito un concepto o producto se necesita no solo una buena idea, sino también un sistema eficiente de negocio que permita al franquiciado ser competitivo desde el primer día. “Cuanto más fácil de reproducir sea un negocio, mayores serán las posibilidades de éxito”, explica.

 En los cinco continentes

Europa sigue siendo el destino favorito de las franquicias españolas. Seis de cada 10 puntos de venta están en el Viejo Continente -un 59,5% del total de unidades-, y Portugal y Francia se mantienen como los mercados con mayor presencia de nuestras redes. Pero hay otras latitudes que están acaparando la atención para las firmas con sello español. Es el caso de Rusia, donde ya operan 20 cadenas, entre ellas las grandes como Mango, que ha hecho del país (junto con China) su gran objetivo, con previsión de abrir 300 tiendas. También está en la diana de Imaginarium, que ya ha puesto en marcha sus primeros cinco establecimientos en el país de los Urales.

 Establecimientos españoles por área geográfica (%)

 FUENTE: TORMO Y ASOCIADOS

Al otro lado del Atlántico, las redes españolas refrendan una vez más su vínculo cultural con Latinoamérica, donde tienen presencia en 22 países. Naturhouse acaba de entrar en Puerto Rico, donde prevé abrir 110 tiendas; Trucco ha hecho lo propio en Ecuador y Guatemala, y Telepizza decidía reforzar su apuesta por la región con su llegada a Perú.

Pero si hay una tendencia en la expansión hacia el otro lado del charco, esa es la que se dirige a Brasil, uno de los mercados emergentes y que en los próximos años albergará citas como los Juegos Olímpicos o el Campeonato Mundial de Fútbol. A las grandes de la moda o la restauración se suman las cadenas de belleza, como D-Beauty Group, compañía malagueña matriz de las franquicias D-Uñas y D-Pílate, o Vellísimo Center.

Por su parte, Estados Unidos continúa siendo el objeto de deseo de las redes españolas. Por ahora, solamente 13 enseñas han alcanzado su objetivo. “Esta escasa presencia se debe a las barreras legales a las que se tiene que enfrentar el franquiciador que desea poner un pie en la primera economía mundial”, explica Barbadillo. Cadenas como Custo o Lizarran han incrementado su presencia en el país, mientras que otras como Vitaldent o Naturhouse han tenido que aplazar sus desarrollos.

En Asia, los protagonistas son China y Oriente Medio. La emergencia de una nueva clase media con mayor capacidad de gasto en ambas regiones ha propiciado que muchas cadenas se fijen en ellos para elaborar planes de expansión.

No solo Inditex y Mango tienen en China su objetivo prioritario. El grupo de supermercados Dia acaba de abrir su franquicia número 200 al otro lado de la Gran Muralla. La clave en este caso está en el esfuerzo de adaptación a los gustos del consumidor chino, ya que la cadena ofrece surtidos diferenciados por países. Fernando Calderón, director de Franquicias del grupo, destaca que “nos hemos visto favorecidos por el marcado perfil emprendedor que tienen en aquel país, lo que está beneficiando el desarrollo de este formato allí”.

Varias redes españolas del mundo de la hostelería también han puesto un pie en el gigante asiático, como Telepizza, Pans & Company, Lizarran, Cafe di Roma o las heladerías Farggi, mientras que en Oriente Medio domina nuevamente la moda y la belleza. A los gigantes del textil con presencia en la zona se suman nuevas enseñas, como la de ropa de bajo coste Shana, que ultima nuevas aperturas en Dubai, Beirut y Abu Dhabi de la mano del grupo Al Maná.

Por último, África y Oceanía son los continentes menos explorados por la franquicia española, salvo Mango, que ha empezado a abrirse paso en Benín, Senegal, Camerún y Mauricio. En las antípodas acaba de iniciar su expansión Adolfo Domínguez, con una tienda en Melbourne (Australia).
ESMERALDA GAYÁN

 Documentación

La franquicia española en el mundo 2012

Ed. Asociación Española de Franquiciadores, 2012, 15 págs., en español

La franquicia en el mundo

Ed. Tormo y Asociados, 2011, 10 págs., en español

Selección de mercados en la expansión internacional de la franquicia española

Verónica Baena, Julio Cerviño, ed. ICE Información Comercial Española, Revista de Economía, nº 857, 2010, págs. 183-200, en español

Los contratos de franquicia internacional
Laura García Gutiérrez, ed. Revista de Derecho Mercantil, nº 275, 2010, págs. 249-281, en español

La internacionalización de la franquicia: el paso definitivo
Santiago Barbadillo, ed. E-Deusto: conocimiento para ir por delante, nº 27, 2003, págs. 64-66, en español

Fuente: http://www.el-exportador.es/icex/cda/controller/PageExportador/0,8723,6735394_6735487_6744019_0_4586267_1,00.html