Índice Mundial de Innovación 2014: el factor humano impulsa la innovación

Sídney (Australia), 18 de julio de 2014 – Suiza, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Suecia ocupan los primeros puestos del Índice Mundial de Innovación del presente año y el África Subsahariana, por su parte, registra mejoras regionales significativas en esta clasificación anual, publicada por la Universidad Cornell, el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

En el contexto de una nueva disminución, que acaba de documentarse, del ritmo de crecimiento de la investigación y el desarrollo, el tema del Índice Mundial de Innovación de 2014 es “El factor humano en la innovación”, dentro del cual se analiza la función del capital humano en el proceso de innovación y se subraya el interés, cada vez mayor, que han mostrado las empresas y los gobiernos por encontrar y dinamizar a personas y equipos creativos.

Para la presentación del Índice Mundial de Innovación de este año, el Ministro de Industria de Australia, el Sr. Ian Macfarlane, se reunió con los autores del informe y con sus asociados, en Sídney, en un encuentro de personalidades de la empresa internacional (conocido como B20), que forma parte de los preparativos de Australia para acoger la cumbre anual de los dirigentes del Grupo de los 20 (G20), prevista para los días 15 y 16 de noviembre de 2014.

“La presentación del Índice Mundial de Innovación en el marco de los preparativos para la cumbre del G20, de la que será anfitrión el Gobierno de Australia, además de ser la primera vez que se presenta en la región de Asia y el Pacífico, es reflejo de la singularidad de ese índice como instrumento para la medición y la mejora de los resultados logrados en materia de innovación”, señaló Francis Gurry, Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Y añadió que el Índice sirve “como reconocimiento de que la innovación es una cuestión primordial para la senda de crecimiento sostenible y equilibrado, sólido y con abundancia de empleo a la aspiran los dirigentes del G20”.

El Sr. Macfarlane dijo: “Es para mí un honor presentar hoy en Sídney el Índice Mundial de Innovación y me enorgullezco de ver que Australia se sitúa en la vanguardia del comercio y la competencia. Australia es un destino de inversiones que ofrece una mano de obra muy cualificada. Sabemos que los esfuerzos para lograr que aumente la prosperidad dependen de la innovación, la creatividad y la atención preferente a los nuevos mercados mundiales, además de guardar relación con un sistema de propiedad intelectual sólido: un elemento fundamental del programa de crecimiento que examinará el G20”.

En el Índice Mundial de Innovación 2014 se analizan 143 economías de distintas partes del mundo por medio de 81 indicadores, con los que se pretende evaluar tanto sus capacidades como sus resultados cuantificables en el campo de la innovación. El Índice Mundial de Innovación, que se publica anualmente desde 2007, es actualmente uno de los principales instrumentos de análisis comparativo de que disponen los directivos de las empresas, los encargados de formular las políticas y otras personas que deseen conocer mejor la situación de la innovación en todo el mundo. El estudio de este año se beneficia de la experiencia de sus asociados expertos: la Confederación de la Industria India, du y Huawei, así como una junta asesora formada por 14 expertos internacionales.

Países clasificados en los primeros puestos

En el Índice Mundial de Innovación 2014, Suiza continúa encabezando la clasificación por cuarto año consecutivo. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte asciende un puesto, al segundo lugar, seguido de Suecia. Luxemburgo, que ocupa la novena posición, ha pasado a formar parte de la lista de los 10 primeros países clasificados.

Este grupo de los primeros clasificados en el Índice Mundial de Innovación ha establecido ecosistemas de innovación bien integrados, en los que las inversiones en capital humano, unidas a unas infraestructuras de la innovación sólidas, contribuyen al logro de unos niveles elevados de creatividad. En particular, los 25 países mejor clasificados en el Índice Mundial de Innovación alcanzan de manera reiterada puntuaciones altas en la mayoría de los indicadores y presentan puntos fuertes como, por ejemplo, en lo relativo a la infraestructura de la innovación (incluidas las tecnologías de la información y las comunicaciones), el desarrollo empresarial, que comprende, por ejemplo, a los trabajadores del conocimiento, los vínculos con la innovación y la absorción de conocimientos, y los resultados de la innovación (por ejemplo, productos y servicios innovadores y la creatividad en Internet).

También se evalúa la calidad de la innovación. Con respecto a la calidad de la innovación (medida en función de los resultados de las universidades, la difusión de los artículos científicos y la dimensión internacional de las solicitudes de patentes), los Estados Unidos de América ocupan el primer lugar en el grupo de ingresos altos, seguidos del Japón, Alemania y Suiza. Las economías de ingresos medianos con los mejores resultados están acortando distancias en materia de calidad de la innovación, situándose China a la cabeza, seguida del Brasil y la India.

Soumitra Dutta, Decano Anne y Elmer Lindseth de la Escuela de Posgrado de Administración “Samuel Curtis Johnson” de la Universidad Cornell y coautor del informe, señala que “al revisar los indicadores de calidad del Índice Mundial de Innovación, se observa que las economías de ingresos medianos que consiguen los mejores resultados están acortando la distancia que las separa de las economías de ingresos altos. China supera, con mucho, el resultado promedio de las economías de ingresos altos en el conjunto de los indicadores de calidad. Para acortar aún más esa distancia, las economías de ingresos medianos deben seguir invirtiendo en el fortalecimiento de sus ecosistemas de innovación y supervisar atentamente la calidad de sus indicadores de innovación”.

En el Índice Mundial de Innovación 2014 se confirma la persistencia de las disparidades en materia de innovación a escala mundial. Entre los 10 y los 25 mejor clasificados, las posiciones han cambiado, pero continúan siendo las mismas economías. Una de las dificultades que más difícil resulta superar es la que se observa en las economías menos innovadoras, que tienen problemas para seguir el ritmo al que progresan las economías situadas en los primeros puestos, incluso aunque logren avances considerables. Esta situación puede explicarse, en parte, por sus dificultades para formar y conservar los recursos humanos necesarios para una innovación continuada, que es el asunto central del informe de este año.

Bruno Lanvin, Director Ejecutivo de Índices Mundiales en el INSEAD y coautor del informe, hace hincapié en que “a medida que la innovación se convierte en una dinámica mundial, un número cada vez mayor de economías emergentes se enfrenta a cuestiones complejas al constatar que solo es posible lograr que regresen los cerebros que han salido del país si se alcanza el delicado equilibrio necesario entre la salida de personas con talento (es decir, aquellos ciudadanos que buscan educarse en el extranjero) y su entrada (personas que han conseguido muy buenos resultados regresan a sus países de origen para innovar y crear empleos en su zona, a lo que se suma la contribución a la competitividad nacional de los grupos que viven en un país distinto de su país de origen). En todo el mundo observamos signos alentadores de que esos cambios están ocurriendo”.

Distintos grupos logran resultados diferentes en materia de innovación

Analizar las economías en el contexto de otras economías pertenecientes a su mismo grupo regional o de ingresos puede poner de manifiesto ventajas competitivas relativas importantes y ayudar a los encargados de tomar decisiones a extraer lecciones válidas para mejorar los resultados que son aplicables sobre el terreno.

Cómo pueden los “aprendices en innovación” sacar partido de sus puntos fuertes

Las economías que logran unos resultados superiores por lo menos en un 10% a los de otros países equiparables por su nivel de producto interno bruto reciben el nombre de “aprendices en innovación.”

Los 12 países de ingresos medianos y altos que consiguieron mejores resultados que otros países de su mismo grupo de ingresos (ordenados según sus resultados) son la República de Moldova, China, Mongolia, Viet Nam, la India, Jordania, Armenia, el Senegal, Malasia, Tailandia, Ucrania y Georgia; y, entre los países de bajos ingresos, Kenya, Uganda, Mozambique, Rwanda, Malawi, Gambia y Burkina Faso. Estos “aprendices en innovación” presentan unos mayores niveles de innovación como consecuencia de las mejoras introducidas en los marcos institucionales, una mano de obra cualificada con un sector de la enseñanza terciaria ampliado, mejores infraestructuras de la innovación y un mayor grado de integración con los mercados mundiales de crédito a la inversión y crédito comercial, así como una comunidad empresarial desarrollada (incluso cuando los avances en estos aspectos no son uniformes en todas sus economías).

África Subsahariana: Convertirse en una región de “aprendices en innovación”

Entre los países de bajos ingresos cuyos resultados superan los de otras economías equiparables, en la región del África Subsahariana se encuentra actualmente casi el 50% de las denominadas economías de “aprendices en innovación”. El África Subsahariana concentra más economías de “aprendices en innovación” que ninguna otra región, y cinco economías africanas pasaron a formar parte de ese grupo en 2014: Burkina Faso, Gambia, Malawi, Mozambique y Rwanda. En estas cinco economías se observa un aumento de los niveles de innovación, especialmente en las esferas del capital humano y la investigación (en conjunto, han registrado una mejora de 71 puestos de la clasificación en este ámbito de gran importancia) y del desarrollo de los mercados (han mejorado, en conjunto, 148 puestos).

De manera global, el África Subsahariana ha registrado la mejora más importante de todas las regiones en la clasificación del Índice Mundial de Innovación, siendo Côte d’Ivoire la economía que presenta la mejora más notable (20 puestos) y Mauricio la que ocupa el primer puesto regional (el 40, una mejora de 13 puestos respecto del puesto 53 que ocupaba en 2013). De los 33 países africanos evaluados en el Índice Mundial de Innovación 2014, 17 mejoraron su puesto en la clasificación.

Las economías de los BRICS

De los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), cuatro mejoraron su puesto en la clasificación (el Brasil ascendió 3 puestos, hasta el 61; la Federación de Rusia, 13 puestos hasta el 49; China, 6 puestos, hasta llegar al 29; y Sudáfrica, 5 puestos, hasta el 53). Los progresos de China y de la Federación de Rusia en la clasificación se sitúan entre los más notables de todos los países; la clasificación de China es ahora comparable a la de muchos países de ingresos altos. Sin embargo, este año la India retrocedió 10 puestos, hasta el 76.

En palabras de Chandrajit Banerjee, Director General de la Confederación de la Industria India (CII), “para convertirse en un país considerado “aprendiz en innovación” en el Índice Mundial de Innovación, es necesario que los encargados de formular las políticas determinen los ámbitos que ayudan a impulsar sus resultados sobre la base de los recursos invertidos y los resultados de la innovación en comparación con economías equiparables, y centrarse en esos ámbitos, así como lograr alcanzar unos resultados que superen lo que se espera de ellos a la luz de su nivel de desarrollo”. Y añadió que en el “capítulo dedicado a la India en el Índice Mundial de Innovación 2014 se analiza uno de esos parámetros importantes, el capital humano, y se subraya el modo en que las políticas que ayudan a promover el capital humano afectan a los resultados de un aprendiz en innovación como la India”.

El Sr. Osman Sultan, Director General de du, señaló al respecto que “la innovación y un crecimiento sostenible van a la par. En un mundo sin fronteras como el actual, cada vez cobra mayor importancia la innovación colaborativa. En su génesis encontramos un enfoque de mayor colaboración, que cuestiona las metodologías convencionales y posibilita una mayor eficiencia, lo cual resulta beneficioso para todos. La aspiración de los dirigentes de los Emiratos Árabes Unidos representa un excelente ejemplo de ese planteamiento, ya que promueve un ecosistema de innovación interconectado desde una etapa inicial. Como proveedores de servicios de telecomunicaciones en los Emiratos Árabes Unidos, nos encontramos en una posición incomparable para potenciar el “factor humano” en este ecosistema de la innovación, que continúa evolucionando, por medio de la facilitación del intercambio internacional de capital intelectual y el empoderamiento colaborativo”.

Como apuntó el Sr. Ken Hu, Director General de Huawei, “estas constataciones ponen de relieve la importancia del capital humano para la promoción de la innovación”. Y añadió: “Consideramos que el Índice Mundial de Innovación 2014 actuará como catalizador para muchos países, que aprenderán unos de otros y crearán conjuntamente un entorno de innovación eficaz y abierto. En Huawei estamos empeñados en innovar por medio de la inversión en nuestro recurso más importante: nuestro personal”.

El factor humano: La chispa imprescindible para encender la innovación

En el informe de este año, tanto en sus subindicadores como en los capítulos elaborados por el Instituto de Estadística de la UNESCO y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), así como en los informes sobre la India, la Federación de Rusia, los Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y Marruecos, se hace hincapié en la manera en que el factor humano de la innovación explica, en parte, qué economías punteras en el campo de la innovación se mantienen en los primeros puestos de la clasificación y por qué algunas de las grandes economías emergentes presentan unos resultados dispares en materia de innovación.

Por lo que respecta a la educación como subconjunto de la formación de capital humano, las economías con los mejores resultados del grupo de países de ingresos altos son la República de Corea, Finlandia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. China, la Argentina y Hungría ocupan los tres primeros puestos de los países de ingresos medianos. Todos estos países han realizado esfuerzos apreciables a fin de mantener o mejorar la calidad de sus recursos humanos por conducto de la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

El Índice Mundial de Innovación pone de manifiesto que unos ciudadanos mejor educados logran mejores resultados en las economías de ingresos altos a la hora de sacar partido de los contextos favorables para fomentar la innovación. A medida que los países ascienden en la clasificación de grado de desarrollo de la innovación, la calidad del talento con el que cuentan en las esferas de las ciencias y la ingeniería, pero también, por ejemplo, en los negocios y la administración, cobra una importancia todavía más decisiva, si cabe.

Gasto mundial en investigación y desarrollo (I+D): Se registra una fuerte recuperación después de la crisis y una desaceleración del crecimiento posteriormente

Un menor incremento del apoyo público a la investigación y el desarrollo (I+D), sumado a la persistente indecisión de las empresas en lo relativo al gasto en I+D, parece conducir a un crecimiento global más lento del gasto en I+D en todo el mundo; así sucede especialmente en los países de ingresos altos. En muchos países avanzados, parece que el saneamiento de las finanzas públicas ha afectado negativamente al gasto público en educación desde 2010.

En segundo lugar, si bien los gobiernos incluyeron un número considerable de proyectos futuros relacionados con el aumento de la innovación en los programas de estímulos de 2009, da la impresión de que el apoyo a esas medidas ha perdido ímpetu en algunos países. Es innegable que, en la mayoría de los países sobre los que se dispone de datos, sigue observándose un aumento positivo del gasto en I+D en 2013 y 2014. No obstante, se espera que el mayor gasto en I+D se registre sobre todo en Asia, especialmente en China, la República de Corea y la India.

Sobre el Índice Mundial de Innovación

El Índice Mundial de Innovación 2014, este año en su séptima edición, se publica en colaboración entre el INSEAD, la Universidad Cornell y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), un organismo especializado de las Naciones Unidas.

El Índice Mundial de Innovación constituye principalmente una clasificación de las capacidades y los resultados en el ámbito de la innovación de economías de todo el mundo. En él se tienen en cuenta la función fundamental de la innovación como motor del crecimiento económico y la prosperidad, así como la necesidad de que exista una amplia visión horizontal de la innovación aplicable a las economías desarrolladas y emergentes; además, se incluyen indicadores que van más allá de los indicadores tradicionales empleados para medir la innovación como, por ejemplo, el nivel de investigación y desarrollo.

En tan solo 7 años, el Índice Mundial de Innovación se ha erigido en el principal informe de referencia entre los índices de innovación, convirtiéndose en un útil instrumento de análisis comparativo que facilita el diálogo entre el sector público y el privado, gracias al cual tanto los encargados de formular las políticas como los dirigentes empresariales y otras partes interesadas pueden evaluar periódicamente los progresos.

Para fomentar el debate mundial sobre la innovación, orientar las políticas y destacar las mejores prácticas al respecto es necesario disponer de sistemas de medición con los que evaluar los resultados en innovación y los logros alcanzados con las políticas. El Índice Mundial de Innovación crea un entorno en el que se evalúan continuamente los factores de la innovación, incluidos los siguientes elementos:

• 143 perfiles de país, con inclusión de datos, clasificaciones y puntos fuertes y débiles en relación con 81 indicadores;
• 81 cuadros de datos correspondientes a indicadores de más de 30 fuentes internacionales de los sectores público y privado, 56 de los cuales contienen datos sólidos, en 20 se reúnen indicadores compuestos y en 5, preguntas de encuestas;
• una metodología de computación transparente y replicable, que incluye un 90% de intervalo de confianza por cada clasificación de índices (Índice Mundial de Innovación y subíndices de resultados y de inversiones en innovación) y un análisis de los factores que inciden en los cambios que se observan en las clasificaciones de un año a otro.

El Índice Mundial de Innovación 2014 se calcula a partir del promedio de dos subíndices. Con el subíndice de los recursos invertidos en innovación se evalúan elementos de la economía nacional que comprenden actividades innovadoras agrupadas en cinco pilares: 1) instituciones, 2) capital humano e investigación, 3) infraestructura, 4) desarrollo de los mercados y 5) desarrollo empresarial. El subíndice de los resultados de la innovación refleja datos reales de dichos resultados, y se divide en dos pilares: 6) producción de conocimientos y tecnología y 7) producción creativa.

El Índice es objeto de una auditoría estadística independiente a cargo del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. El informe completo puede descargarse en: www.globalinnovationindex.org.

Fuente: http://www.globalinnovationindex.org/content.aspx?page=press-release

Anuncios

Uniendo Design Thinking y Lean Startup. Creando empresas competitivas

Por Juan Sobejano

Hace años que vengo utilizando el Design Thinking (DT). Lo he estudiado, reflexionado y usado en proyectos desde hace tiempo. Regularmente alguien viene y dice que el DT está muerto o que su enfoque es obsoleto o que está pasado de moda. Esta última observación me resulta bastante pobre (desechar una metodología por moda o porque la utilice mucha gente no tiene mucho sentido) pero la he oído en más de una ocasión.

design_ThinkingA mí el DT me permite trabajar con los clientes desde el principio, comprendiendo su entorno y sus motivaciones primeras, viendo en qué medida una solución propuesta tiene ramificaciones que no terminan en el mero uso o consumo de esa solución (producto o servicio), sino que presenta implicaciones que en ocasiones llegan a ser sociales. El DT ofrece la posibilidad de entender al cliente no como cliente, sino como ser humano, como persona que tiene unas necesidades, se mueve y vive en un contexto y tiene una serie de necesidades que yo puedo satisfacer.

El Lean Startup (LS), por su parte, es un modelo más enfocado a la empresa (startup), con un claro objetivo en el mercado y que coge al cliente cuando es eso, cliente. Es interesantísimo y muy potente a la hora de desarrollar un modelo de negocio válido y sostenible, y muy interesante para adaptar ese modelo a las necesidades del mercado. Trabaja, como el DT, en la complejidad y la incertidumbre, y ofrece una respuesta a los desajustes y cambios que constantemente se están produciendo en el mercado y en la relación de éste con las empresas.

Hace poco ya escribí sobre este tema de la unión entre DT y LS, llamando al resultado Lean Design. En ese artículo hablaba de una serie de puntos en común de ambas metodologías que me gustaría ampliar.

Centran el proceso en el cliente o usuario

Efectivamente, todo pivota en torno a él, y cualquier reflexión, avance o retroceso se hace desde la perspectiva del usuario, cliente o persona. A mis alumnos siempre les digo una cosa mostrándoles la siguiente imagen:

JSobejano

no importa que un proyecto sea viable desde el punto de vista de negocio, ni que sea tecnológicamente factible, si no hay personas que deseen ese proyecto, si no hay personas que deseen pagar por ese producto o servicio de nada vale invertir millones en tecnología o romperse los cuernos mostrando la viabilidad económica, fracasará”.

Por eso es fundamental en estas metodologías el “salir fuera” a trabajar y validar hipótesis y modelos. No hay verdad en las oficinas o en los despachos, esa verdad, ese deseo, esa necesidad sólo la podemos encontrar si somos capaces de salir y preguntar, observar a las personas, con un enfoque más antropológico en el DT y con uno más “empresarial” en el LS.

Ambas metodologías parten de la nada

Cuando comenzamos un proyecto de DT sólo conocemos el contexto pero no el problema real, ni por supuesto la solución. Si a mí me llaman para “mejorar la gestión y servicios de las cafeterías y restaurantes de un campus”, conozco el objetivo final, pero luego parto de cero, porque he de hacer un análisis integral de toda la experiencia que los alumnos tienen en esos centros para conocer cómo los usan, por qué los usan, cuándo, con qué frecuencia, si van en grupos o solos… Es decir, tengo el contexto y los límites a los que me tengo que concretar, pero nada más.

Trabajar con DT y con LS supone asumir que estamos en constante búsqueda de necesidades y de soluciones a esas necesidades. El cambio, el pivote constante en el enfoque o el modelo de negocio permite que esa búsqueda sea efectiva. Se puede decir que estamos en constante búsqueda de problemas que resolver y de soluciones a esos problemas.

También gestionan el caos

No es posible, hoy en día, desarrollar metodologías de gestión y generación de proyectos sin tener en cuenta el entorno tan inestable en el que estamos. Los cambios en la gestión de la información, los nuevos modelos de negocio o la aparición de nuevos problemas sociales y en el mercado hacen necesario que haya metodologías abiertas y perfectamente adaptables a esa inestabilidad. Tanto el DT como el LS responden adecuadamente a esos cambios.

Estamos hablando de metodologías abiertas, como digo, totalmente “configurables” a nuestras necesidades. De hecho hay varios enfoques de DT, que aunque cumplen los procesos de análisis, ideación, prototipado e implementación, sí los configuran en distintos pasos y puntos del proceso.

Del mismo modo el LS permite mucha libertad a la hora de enfocar el proceso de información-creación-análisis-toma de datos-aprendizaje no siendo éste necesariamente lineal, sino que se favorece cierto desorden en la gestión en aras de un mayor enriquecimiento del proceso.

El error es una parte del proceso

Y no sólo eso, sino que es una parte fundamental del mismo. Con mis alumnos hacemos en ocasiones un ejercicio muy interesante en el que tratamos de desarrollar una solución a través de un proceso exprés de DT. Por supuesto en muchas ocasiones no se consigue una solución satisfactoria (la falta de tiempo es el principal problema), pero al final todos son conscientes de que ese supuesto error es en realidad un paso más hacia la solución adecuada, puesto que le da información valiosísima para construirla.

Del mismo modo el LS lleva en su proceso el valor del error y la mejora continua como esencia de dicho proceso. No se puede suponer que un producto recién lanzado al mercado sea el definitivo, por lo que conceptos como Producto Mínimo Viable son fundamentales para trabajar adecuadamente en un entorno inestable y donde el error es clave para la mejora.

El uso de Productos Mínimos Viables y Prototipos (no es lo mismo) enriquecen el proceso y nos permiten conseguir información absolutamente relevante para mejorar nuestros proyectos o productos enfocándolos a un grupo poblacional o un mercado.

Utilizan la iteración permanente

La consciencia de que el error es algo natural y de que estamos en un entorno de inestabilidad e incertidumbre hacen que sea normal la iteración. Estos procesos permiten mejoras y cambios permanentes en los procesos, buscando una perfección que se sabe que no existe. Es decir, el concepto de proyecto o producto terminado no entra dentro de este tipo de procesos, por lo que hay una permanente adaptación a los cambios que se pueden ir generando en el mercado o el entorno del mismo.

Tanto el DT como el LS son procesos de iteración, por lo que para ellos es fundamental la experimentación, y por tanto la validación constante en el mercado o en el grupo social de la solución propuesta. Son procesos de “salir al barro”, de enfrentarse al mercado y recibir de él la información requerida y necesaria para la mejora.

Uniendo procesos

Desde mi punto de vista ambos procesos son absolutamente complementarios. El DT me parece más interesante en las primeras fases de toma de información e ideación. Creo que el enfoque antropológico que da a la búsqueda de conocimiento es mucho más relevante que un enfoque puramente de mercado. Además creo que es más flexible a la hora de idear y proponer soluciones, generando una fase de expansión de ideas muy interesante.

Posiblemente el LS ofrezca su fortaleza en las fases de enfoque y validación, sobre todo en esta última, sobre todo si es un proyecto de creación de un producto o servicio para el mercado. El trabajar constantemente con el mercado y validando a través del Producto Mínimo Viable dentro de él, ofrece una información tal vez más valiosa con este enfoque.

Es por esto por lo que creo que es muy interesante trabajar en torno a un modelo de desarrollo de proyectos o productos que podríamos llamar Lean Design, en el que ambas metodologías se fortalezcan mutuamente y saquen lo mejor de sí mismas.

shutterstock_129273230

Ya hay varias propuestas en esta línea, como la de Miguel Macías, que habla de una metodología Lean Business Design; Nestor Guerra, que une el DT, el LS y el Customer Development de Steve Blank y el Plan de Negocio tradicional para crear también un modelo Lean Business Design (ver capítulo 11); y por último Rolan M. Mueller y Katja Thoring han publicado un interesante trabajo sobre un modelo de Lean Design Thinking, también en esta línea.

Lo que parece claro es que cualquiera que sea el enfoque o la forma de encararlo, los principios del DT y el LS son absolutamente válidos y necesarios para un entorno como el actual. No se entendería que este tipo de metodologías dejaran de utilizarse únicamente por cuestiones secundarias o accesorias, y sí que evolucionaran hacia modelos más adaptados y fuertes buscando dar una mejor respuesta a las necesidades que los seres humanos tenemos y van surgiendo.

Para acabar, os recomendamos este magnífico vídeo de 2 minutos que acaba de publicar Steve Blank.

Pains, Gains and the MVP

If you can’t see the video click here

Fuente: http://www.sintetia.com/uniendo-design-thinking-y-lean-startup-creando-empresas-competitivas

Un informe describe cómo será el futuro con la innovación

La evolución del modelo postindustrial generado por las nuevas tecnologías va a transformar nuestra sociedad de una manera radical. El paso de la sociedad de la producción a la de la innovación, que ha puesto en primer plano la gestión del talento, tendrá enormes repercusiones socioeconómicas en los próximos veinte años, afirma el Informe España en el mundo 2033, dirigido por Javier Solana para PWC, realizado a partir de la investigación desarrollada por Ángel Pascual Ramsay y Álvaro Imbernón, director e investigador del programa de Global Risks de Esade-Geo Center for Global Economy & Geopolitics, y que ha contado con la colaboración del equipo de Crecimiento Inteligente de PWC.

En su apartado «La innovación como base de todo», señalan que situar a ésta en el lugar central va a dar paso a una sociedad muy distinta. Aunque los investigadores no señalen esta tendencia como algo negativo (más al contrario) lo cierto es que su descripción asusta, y mucho.

El 47% de los empleos actuales están en situación de alto riesgo y probablemente desaparezcan

Según el informe, el mapa laboral, y con él, el geográfico, se concentrará en centros o polos de empresas donde concurrirán los trabajadores altamente cualificados. Estos nodos de innovación acapararán la mayor parte del crecimiento económico, actuando como catalizadores de desarrollo, y se situarán en las áreas urbanas de los grandes mercados. En ese contexto, y aunque la innovación disruptiva de alto contenido tecnológico pueda aglutinarse en países como Israel, Singapur, Suecia o Finlandia, serán las principales ciudades económicas del planeta las que atraigan la mayor parte del crecimiento.

Los que piensan y los que sirven

Estas zonas captarán también a ese pequeño porcentaje de la mano de obra que genere mucho valor añadido, y a su alrededor florecerá un potenciado mercado de servicios culturales, gastronómicos y deportivos orientados a satisfacer las necesidades de esta clase innovadora. El resto, como señala Richard Florida, que será la mayor parte de la fuerza laboral, tendrá que dedicarse a la parte menos llamativa del sector servicios, asegurándose de que esta clase creativa pueda centrarse en realizar correctamente su trabajo mientras los demás realizan las tareas menores.

Los puestos intermedios lo tendrán muy difícil

Esta nueva estructura, además de a los trabajadores de la producción, que desaparecerán de los países desarrollados, también podrá borrar del mapa a los estratos intermedios, que lo van a pasar muy mal en los nuevos tiempos. Según señala el informe, las nuevas tecnologías de fabricación y automatización como la robótica o la impresión 3-D revolucionarán los patrones laborales, lo que afectará especialmente a los trabajadores semicualificados.

La mano de obra será sustituida por las nuevas tecnologías

Muchos analistas creen que este proceso tendrá mayores dimensiones de las esperadas, y que las nuevas tecnologías van a causar un cambio estructural de grandes proporciones. Según el  informe The future of employment, realizado por los profesores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, el 47% del empleo total está en situación de alto riesto, “ya que muchas de sus ocupaciones son susceptibles de ser automatizadas en una o dos décadas”.  En una primera fase, la mayoría de los trabajadores del sector del transporte y de la logística, así como los administrativos y, en general, todos los relacionados con la oficina, y los vinculados a los procesos de fabricación y producción, “son susceptibles de ser sustituidos por el capital informático”.

El sector profesional de alto valor añadido tampoco se librará de estos procesos y está sufriendo ya, y de manera sensible, los embates de la informatización. Incluso sectores en teoría poco susceptibles de ser reemplazados por máquinas, como los diseñadores de chips de ordenador, los asesores fiscales o los arquitectos están viéndose afectados por los programas de software.

No es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y su remuneraciónEl informe de PWC señala que otros sectores profesionales se verán afectados por la mejora de procesos, como la generalización de la prefabricación en el caso de la construcción, donde las tecnologías de additive manufacturing –que permiten fabricar productos capa por capa, en lugar del proceso habitual de hacerlo a partir de la sustracción de material de una gran pieza– pueden ser fundamentales. Además, el perfeccionamiento de los bots –programas informáticos que imitan el comportamiento humano y son capaces de ejecutar tareas automatizadas a altísimas velocidades–, podrá reducir sustancialmente la mano de obra en varios sectores.

Las posibilidades de la automatización cambiarán seguro el mundo del trabajo y la única duda es si nos conducirá a un desajuste laboral estructural. Según apunta el informe, no es descartable que un subconjunto significativo de trabajadores sufra una degradación de la calidad de sus empleos y de su remuneración. Si en el pasado el cambio tecnológico no se tradujo en un paro masivo gracias a la creación de nuevas profesiones que respondían a nuevas necesidades, no parece que en este caso el progreso vaya a ser positivo para la igualdad de ingresos o para las condiciones laborales de la mayoría de la población. De hecho, concluye el estudio, el cambio probablemente exacerbará las desigualdades salariales y perjudicará fundamentalmente a los trabajadores semicualificados.

Nuevo paradigma: el ganador se lo lleva todo

Según el informe, cada vez más sectores económicos tenderán a asemejarse a mercados globalizados como el musical, con un número reducido de artistas acaparando la mayor parte de los ingresos mientras el resto lucha por sobrevivir. Habrá opciones reducidas para que quienes se centren en la hiperespecialización –buscando el valor añadido–, o en las economías de escala –para reducir precios–.

Adiós a las pymes

Como durante los cinco últimos años el valor de las 100 mayores empresas por cotización bursátil ha aumentado un 45%, alcanzando los 14,32 billones de dólares, el informe asegura que es muy probable que los países con mayor número de pymes tengan más problemas para competir en este mercado. Ese contexto obligará a los gobiernos de los países desarrollados a fomentar empresas de gran tamaño, por lo que, aseguran, los recursos que ahora destinan a las pymes preferirán emplearlos en apoyar la creación de grandes compañías. Las únicas pymes que tendrán opciones serán las de base tecnológica, las especializadas en servicios a grandes conglomerados y las que ocupen un nicho muy específico siguiendo el modelo de long tail.

Los salarios seguirán bajando

La competencia de los mercados emergentes y el desarrollo tecnológico son las teóricas causas, asegura el informe, de que la remuneración de los asalariados como porcentaje de la renta nacional en los países desarrollados haya ido perdiendo peso hasta situarse en mínimos históricos. Y eso es también lo que nos espera en el futuro: los sueldos seguirán bajando en la mayoría de los empleos, al mismo tiempo que el aumento de productividad no terminará por materializarse en subidas salariales en la mayoría de los empleos.

Adiós a las clases medias occidentales

Mientras que las clases medias de los países desarrollados continuarán su declive, ya que sus ingresos y expectactivas laborales están retrocediendo, y las nuevas clases medias de llos países emergentes, como China e India, siguen en ascenso gracias al proceso de globalización, el sector definitivamente ganador de esta época ha sido ese 2% de la población que se ha hecho más rico, en el que quedan incluidos los multimillonarios de EEUU, Reino Unido, Japón, Francia y Alemania y los de países emergentes como Rusia, China, Brasil o Sudáfrica, que acaparan ya la mitad de la riqueza mundial. En las economías más desarrolladas, avisa el informe, también es posible leer este fenómeno en clave generacional. Según Naciones Unidas, los mayores de 50 años acumulan más de la mitad de los ingresos disponibles en EEUU, Japón y la Eurozona.

Estado del bienestar, poco

Como los próximos años Occidente va a destinar el dinero de sus ciudadanos a pagar la deuda y a afrontar el envejecimiento de la población, el informe asegura que el papel redistributivo del Estado va a quedar atenuado, lo que podría relanzar conflictos sociales. Asimismo, es posible que, como afirma un número creciente de economistas, la desigualdad perjudique el crecimiento económico y haga menos estables las expansiones económicas. También perjudicará el crecimiento a largo plazo la incapacidad del Estado y de la sociedad civil para proporcionar educación de calidad a los menos afortunados. Como muestra, la brecha entre los resultados escolares de ricos y pobres en EEUU, que ha crecido más de un 30%. En Asia, el incipiente Estado del bienestar se desarrollará progresivamente aunque en una escala muy inferior al europeo, mientras que en América Latina seguirá siendo objeto de debate político.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-04-28/un-informe-describe-el-pavoroso-futuro-al-que-nos-aboca-la-innovacion_121278/

Ciudades, micropymes y emprendedores constituyen ejes principales para potenciar la competitividad en Iberoamérica

20140319_Foro-Iberoamericano-Siglo-XXI_PageMadrid, 20de marzo de 2014.- La competitividad entendida como medida de productividad y potencial de prosperidad en los países de la comunidad iberoamericana pasa necesariamente por el desarrollo de ciudades inteligentes, la potenciación de las micropymes a través de la tecnología y el apoyo a los emprendedores, según se desprende del informe “La Hora de la Competitividad” elaborado por el Foro Iberoamericano Siglo XXI y auspiciado por Microsoft Corporation.

El documento, que se ha presentado hoy en el Centro de Prensa Internacional de Madrid, articula en forma de “Claves” un conjunto de recomendaciones dirigidas a líderes de gobiernos, sector privado y sociedad civil, sobre el tipo de acciones que la región podría abordar para acelerar su competitividad. En el documento han colaborado más de 40 expertos de toda la región, entre los que se incluyen representantes de principales instituciones multilaterales como la Secretaría General Iberoamericana, la Organización Iberoamericana de Jóvenes, el Banco Interamericano de Desarrollo y CAF – Banco de Desarrollo de América Latina.

Siendo la competitividad un tema amplio y complejo, el grupo decidió enfocarse en tres áreas con la intención de ayudar a enfocar y priorizar el desarrollo y adopción de planes de alto impacto. El cuerpo del documento consta de tres capítulos principales: Diez claves para la competitividad de las ciudades, Diez claves para la competitividad de las mPYMES y Ocho claves para el emprendimiento competitivo. Las claves son recomendaciones específicas que sirven para proponer planes de acción. Resaltan los aspectos de inclusión (jóvenes, género), sostenibilidad (acciones de corto y largo recorrido, medioambiente), utilización de lecciones aprendidas, institucionalidad, gobernanza, aspectos fiscales y la internacionalización, así como la promoción de la innovación y la adopción de las tecnologías de la información como catalizadores de la competitividad de la región.

Foro Iberoamericano Siglo XXI

El informe “La Hora de la Competitividad” constituye el primer trabajo desarrollado por el Foro Iberoamericano Siglo XXI, un espacio de diálogo dedicado a Iberoamérica creado recientemente dentro del Club Siglo XXI. “El compromiso del Club Siglo XXI con Iberoamérica ha estado siempre presente en la historia de esta institución que tengo el honor de presidir. Sin embargo, pensamos que era hora de otorgar un nuevo y renovado impulso para aportar a la agenda iberoamericana a través de propuestas útiles para el futuro de la Comunidad”, asegura Eduardo Zaplana, Presidente del Club Siglo XXI.

Microsoft Corporation ha sido el principal auspiciador de la iniciativa. Según Orlando Ayala, Vicepresidente Senior Mundial de Microsoft: “Los tres temas abordados en este documento son indispensables y prioritarios para acelerar la competitividad en la región. Sin embargo, quiero destacar el impacto potencial que podemos generar a más corto plazo, si ponemos atención en la adopción estratégica de las TIC para el fortalecimiento de sectores como el de las mPYMES. Se ha demostrado que al lograr que más mPYMES pasen a ser líderes en adopción de las TICs, se logra mayor crecimiento en los negocios, incremento en la creación de puestos de trabajo, y algo muy importante: el fortalecimiento de la clase media en los países.”

El equipo del trabajo ha puesto énfasis en aclarar que La Hora de la Competitividad no es un estudio al uso, sino un conjunto de recomendaciones basado en el conocimiento de los expertos y en la interpretación de los más recientes estudios y lecciones aprendidas. La prioridad ha sido identificar y proponer acciones que contribuyan a generar resultados concretos.

El Foro, Microsoft y todos los miembros del equipo de trabajo se han propuesto dar el máximo de visibilidad y someter a una amplia discusión estas recomendaciones, además de continuar en esta línea de trabajo.

El documento está disponible en http://1drv.ms/Oy7h8O.

 Acerca del Club Siglo XXI y el Foro Iberoamericano Siglo XXI

El Club Siglo XXI es una Asociación Cultural, sin ánimo de lucro, constituida en 1969. Viene organizando todo tipo de actividades para sus socios e invitados, entre las que destacan las conferencias y cenas-coloquio, conocidas internacionalmente por representar en sí mismas uno de los mejores barómetros de la actividad cultural, política y social española. El Foro Iberoamericano Siglo XXI es un capítulo del Club Siglo XXI de Madrid que comenzó actividades en el 2013. Promueve la discusión y el análisis de temas de interés para la comunidad iberoamericana.

 Fuente:  http://www.microsoft.com/es-xl/news/Foro-Iberoamericano-Siglo-XXI-auspiciado-por-Microsoft-Corporation.aspx

Estudio: “Competitividad del sector manufacturero en América Latina: tendencias y determinantes”

Estudio de BBVA Research que analiza la evolución de la industria en Latinoamérica. El estudio señala que entre 2007 y 2012 la industria latinoamericana ha perdido competitividad, especialmente en Brasil y Colombia. México es una excepción, habiendo mejorado su competitividad. El estudio analiza la evolución de la industria en los principales países.

La industria en Latinoamérica

Fuente:http://www.iberglobal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1145:la-industria-en-latinoamerica&catid=39:latinoamerica&Itemid=75

Inversión en innovación, la tarea pendiente de las grandes empresas

La investigación “Radiografía de la innovación en grandes empresas Chile 2013” reveló que el promedio de la inversión en innovación de 50 mayores firmas que operan en el país representa sólo el 2% de sus ingresos totales (ventas). Y la mitad de ellas solo destina 1% de su presupuesto en investigación, desarrollo e innovación.

La innovación es un proceso clave para el desarrollo económico porque permite aumentar la competitividad y el crecimiento de los países al crear negocios basados en productos, servicios e insumos que aprovechen las ventajas competitivas, agregando cada vez mayor valor. Pese a ello, las grandes empresas en Chile no están muy comprometidas con seguir dicho camino.

Así lo revela el estudio “Radiografía de la innovación en grandes empresas Chile 2013”, realizado por el ESE Business School de la Universidad de los Andes, donde precisa que el promedio de la inversión en innovación de 50 grandes compañías que operan en Chile -que en conjunto alcanzan US$ 50.000 millones en ingresos, suman 64.000 empleados y provienen de 18 industrias distintas- representa sólo el 2% de sus ingresos totales (ventas).

Dicho resultado no es tan lejano del promedio de la OCDE (que es del 2,5%), pero las alarmas se encienden ya que “la mitad de las empresas analizadas invierta menos de 1% -de sus ingresos totales- en investigación, desarrollo e innovación”, según explican los autores del reporte, Patricio Cortés e Iván Díaz-Molina, en declaraciones que publica el diario La Tercera.

Para la realización de este trabajo, el ESE Business School recopiló información durante el periodo 2010 – 2012 para 50 grandes empresas, que incluyo entrevistas en profundidad a los ejecutivos principales de cada compañía, encuestas electrónicas a un grupo significativo de trabajadores y la revisión de información sobre la industria en que participan, datos sobre el nivel de ventas anual que registra la compañía, número de trabajadores formalmente empleados, así como también, características demográficas de quienes contestaron dicha encuesta.

En total, se encuestó a un total de 7.965 personas de las 50 empresas antes mencionadas, abarcando como mínimo el 10% de la cada organización con, al menos, las dos áreas funcionales principales y considerando no menos de tres capas de reportes (su esivos o no) sin incluir al gerente general. Adicionalmente, a los ejecutivos claves de cada empresa, se le realizó una entrevista en profundidad, de manera de principalmente verificar los resultados a la encuesta del personal, obtener ejemplos concretos de innovación y corroborar la consistencia entre la visión de la alta gerencia y de los empleados.

Según precisan Cortés y Díaz-Molina a La Tercera, “en general, todas las empresas están en un nivel muy bajo y sólo tres se encuentran a la vanguardia e invierten mucho en innovación, por lo que el promedio de 2% está artificialmente elevado”. Asimismo, advierten que el hecho de que la mitad de las empresas invierta casi nada está afectando la expansión del país. “La cifra es preocupante, porque están en juego la tasa de crecimiento del PIB y la transición de Chile para llegar a ser un país desarrollado; si el número se mantiene bajo, nos demoraremos más en alcanzar el desarrollo”, manifiestan. A su juicio, Chile ya agotó las ganancias de eficiencia y requiere incorporar innovación en sus grandes compañías.

La investigación precisa que las empresas en su conjunto muestran el perfil típico de empresas que están en pleno proceso de implementación de la innovación, es decir, fuertes en Liderazgo interno (50% de las empresas sobrepasan el umbral mínimo), seguido por un reconocimiento de la innovación en la formulación estratégica de la empresa (32%) y con un incipiente desarrollo en RR.HH. (14%) y Estructura Organizacional (8%).

Con respecto a la gestión de activos clave, el estudio recomienda incentivar el uso de nuevas tecnologías ya que sólo el 14% de las empresas lo hace de manera satisfactoria. La mitad de las empresas utilizan la relación con sus clientes y proveedores de manera eficiente para desarrollar la innovación. Un gran desafío es la Gestión del Conocimiento, ya que sólo el 2% de las empresas gestiona su conocimiento de manera satisfactoria. Aquí también se observa una dispersión muy grande de resultados. Por otra parte, el 25% de las empresas evaluadas tienen desarrollado un proceso específico de innovación, lo que es consistente con las mediciones anteriores, particularmente de las componentes del ecosistema.

La medición del valor generado por la innovación continúa siendo un gran desafío. Se observa una enorme dispersión en los resultados reportados, poniendo en evidencia la necesidad de continuar trabajando a fin de mejorar estos indicadores. También se observa que el 74% de las empresas estudiadas tienen una actitud “oportunista” con respecto a la innovación, es decir es reactiva a buenas oportunidades identificadas. Sólo el 10% de las empresas cuenta con un responsable dedicado y con recursos asignados. Un 30% de las empresas están tomando las acciones adecuadas para desarrollar un ecosistema de innovación y sus procesos formales.

Las principales conclusiones de la investigación son:

1. Baja inversión en innovación: El promedio de inversión en I+D+i de las empresas analizadas representa el 2,0% de los ingresos totales, sin embargo preocupa, que la mitad de ellas invierten menos del 1,0%.

2. Gran dispersión entre sectores económicos: La dispersión en inversión es muy amplia, entre 0,5% para Consumo Masivo y 6,5% para el Sector Financiero (expresado como I+D+i/Ingresos).

3. Sorprende la falta de responsables y presupuestos para innovar: Aún cuando las empresas en su conjunto muestran el perfil típico de empresas que están en pleno proceso de implementación de la innovación, el 86% de ellas muestran un déficit en definir responsables y presupuestos explícitos para la innovación.

4. El 98% de las compañías no realiza Gestión del Conocimiento: Esto es un gran desafío para Chile ya que un escaso 2% de las empresas gestiona su conocimiento de manera satisfactoria como parte de sus activos clave para generar la innovación.

5. Sólo el 16% de las empresas presentan un desarrollo adecuado de sus procesos de innovación. Sin embargo, un 80% adicional muestra distintos niveles de avance en la implementación de estos procesos.

6. Sólo el 5% del EBITDA de las compañías provienen de nuevos productos y servicios. Sin embargo, las empresas carecen de mecanismos para identificar aquellos productos y servicios nuevos que provienen de la innovación. Se observa una enorme dispersión en los resultados reportados, poniendo en evidencia la necesidad de continuar trabajando a fin de mejorar estos indicadores.

7. Aún cuando la compañía ha identificado la gran presión del mercado por innovar, esto no se ha transformado en una de las prioridades de la alta gerencia. El 74% de las compañías son consideradas “seguidoras”, es decir, la alta gerencia no ha dado una respuesta adecuada a las exigencias del mercado.

Fuente: http://www.innovacion.cl/reportaje/inversion-en-innovacion-la-tarea-pendiente-de-las-grandes-empresas/

Se realizó Webinar: “Plataforma TIC PYME SENATI: Mejorando la competitividad de las cadenas de confecciones desde la Nube”

plataformaticpymesenatiEl sector textil es uno de los principales rubros de exportación de Perú.

Con la finalidad contribuir a mejorar la productividad y el desempeño de las PYME del sector de confecciones en Lima y Chincha Perú, el Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial (SENATI) apoyado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dentro del marco del Programa ICT4BUS, apoyó el desarrollo del proyecto “Fortalecimiento del Sector PYME Confecciones a través de TIC“.

En el contexto de este proyecto fue desarrollada la “Plataforma de Servicios de Desarrollo Empresarial TIC“, la cual a través de sus servicios mejora la integración productiva entre pequeñas empresas  de servicios y grandes empresas exportadoras de confecciones.

Para conocer a detalle los servicios de esta plataforma y como las diversas empresas usuarias se han visto fortalecidas con el uso de estos servicios, se realizó el webinar “Plataforma TIC SENATI: Mejorando la competitividad de las cadenas de confecciones desde la Nube“, el cual se llevó a cabo el  jueves 24 de octubre.

Sobre los expositores

En esta ocasión se contó con la presencia de los siguientes expositores:

Carlos Capurro González, actual coordinador del proyecto BID/FOMINSENATI, es Ingeniero Industrial con estudios de especialización en políticas de desarrollo industrial y pequeña empresa, servicios de desarrollo empresarial, gestión de pequeña empresa y desarrollo del emprendedurismo. Cuenta con experiencia en capacitación y asistencia técnica a pequeñas empresas y calidad total. Ha trabajado en programas de microcrédito y desarrollo de pequeñas empresa. También ejerce la docencia universitaria.

David Racchumick Pérez, es coordinador técnico del proyecto, posee estudios de posgrado en ingeniería industrial es ingeniero químico con postgrado en Optimización de Operaciones. Sus areas de experiencia abarcan la manufactura flexible, gestión de plantas industriales, optimización de costos y gestión de la calidad. Ha trabajado desde 1991 en diversas empresas en el rubro de confecciones.

En este enlace podrá acceder a la presentación de los expositores Carlos Capurro y David Racchumick

El Clúster TIC del BID/FOMIN a través de su comunidad de aprendizaje “pymesprácTICas” lo invita a que forme parte de esta gran comunidad. Participe en http://practicas.comunidadfomin.org