Promueven encadenamientos productivos en zona fronteriza entre Costa Rica y Panamá

Empresas fabricantes de muebles de madera y del segmento de turismo rural comunitario podrían ser las principales beneficiadas de un proyecto de encadenamientos productivos que promueve el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) de Costa Rica en la zona sur del país.

Según un comunicado de prensa distribuido por esa cartera, se pretende reducir la pobreza en los sitios costarricenses aledaños con Panamá, mediante encadenamientos binacionales que además favorezcan la seguridad alimentaria y el desarrollo local.

Por esta razón, los directores del MEIC Jorge Rodríguez (Cooperación Internacional) y Rosa Elena Monge (Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa) visitaron la zona sur esta semana, junto con representantes del Centro Regional de Promoción de la MIPYME (micro, pequeñas y medianas empresas), el cual es un organismo del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

El proyecto binacional se financia con recursos de cooperación austriaca, según el ministerio.

La gira incluyó reuniones con los alcaldes de Pérez Zeledón y Osa, así como con empresarios turísticos y detallistas, según el perfil de Facebook del MEIC.

Jorge Rodríguez indicó que el proyecto procura apoyar negocios inclusivos que generen ingresos y promuevan un trabajo decente en la zona sur y región fronteriza con Panamá.

Los encadenamientos corresponden a una iniciativa de trabajo con redes de Pymes de muebles de madera y turismo rural comunitario, además del Consejo Mipyme Centroamericano.

Los países beneficiarios son todos los del istmo (desde Belice hasta Panamá) y República Dominicana. En ellos se desea transferir buenas prácticas de encadenamientos de negocios inclusivos adquiridas en la región, según el comunicado del MEIC.

Fuente:  http://pymes.elfinancierocr.com/node/145

Anuncios

En Centroamérica las MIPYMES se vuelven un tema regional

El SICA ha comenzado a trabajar una agenda conjunta para mejorar las condiciones de desarrollo de las empresas. La última reunión se realizó en El Salvador.

“El financiamiento es muy importante, pero no lo es todo. No es lo más importante para que tengan desarrollo.”

Mayi Antillón,ministra de Economía de Costa Rica

“En vista de que el crédito era lo más importante, creamos una política para las pymes denominada ‘usura cero’ en 2006.”

Verónica Rojas,viceministra de Industria y Comercio de Nicaragua

“El financiamiento es un tema sensible. Para eso creamos dos programas con la empresa privada y con Taiwán.”

Miriam Oliva,directora de Fomento MIPYME de Honduras

“La pyme es importantísima en Guatemala, tanto que ahora en período de elección es parte de la agenda de los candidatos.”

María Teresa Ayala,viceministra de Desarrollo de la PYME

“Lo que necesitan es una política de acceso al crédito, que ha sido un cuello de botella para el desarrollo de las mipymes.”

Ileana Rogel, presidenta de CONAMYPE


El peso de la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) dentro de las economías de los países centroamericanos es fuerte. En algunos casos, como el salvadoreño, el 99% de la estructura empresarial está compuesto por ellas.

Debido a la importancia de estos negocios para el istmo, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) decidió tratar a las mipymes en un tema regional, de modo que se busquen y apliquen soluciones y apoyos conjuntos para el desarrollo de las mismas.

Edgar Chamorro, director ejecutivo del SICA, explicó que para el organismo las mipymes son prioritarias, “porque son un eje transversal en las economías de los países”.

Chamorro retomó la cifra del comercio intrarregional al cierre de 2010, que fue de $5,900 millones. De estos, dijo, cerca de un 85% es generado por la dinámica de las mipymes.

Los funcionarios encargados de la formulación de políticas para las mipymes en sus respectivos países, en el seno del SICA, identificaron seis puntos de trabajo para la agenda regional. En la mesa, el sector privado es representado por el presidente de Unión Mipymes, Pablo Durán.

El emprendedurismo, la mejora en la producción y el establecimiento de una batería de estadísticas homogéneas son tres de estos temas regionales, detalló Ingrid de Santamaría, directora ejecutiva del Centro Regional de la Promoción de la Mipyme (CENPROMYPE).

Crear un monitoreo y evaluación de impacto del trabajo hecho, la utilización de los esfuerzos de la academia para las mipymes y el último de los temas de la agenda –pero no por ello menos importante–, el financiamiento, mencionó De Santamaría en el marco del reciente encuentro de los ministros centroamericanos en las instalaciones de la sede del SICA en el país.

Además, esperan reproducir el modelo que El Salvador importó de Estados Unidos para llevar apoyo técnico a los pequeños empresarios con una alianza entre el sector público, organizaciones no gubernamentales (ONG) y la Academia a el resto de los países hermanos.

Dicho modelo de apoyo técnico se materializó en el país con los Centros de Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa de El Salvador (CDMYPE).

El peso las pequeñas empresas en la economía de la región alcanza el 33% con relación al Producto Interno Bruto (PIB). Según datos del SICA, que esperan afinarse con el levantamiento de nuevas estadísticas regionales, son ellas las que generan el 95% de los empleos privados.

Las realidad centroamericana es muy similar en los países que la conforman. Para los funcionarios que velan por el desempeño económico de las mipymes en su país hay dos factores que, a la luz, son la principal traba para que estas mejoren en todos los sentidos: acceso al crédito y asesoría técnica.

En El Salvador, el 99% de las empresas son micro, pequeñas y medianas. En cifras aproximadas, solo las micro generan un millón de empleos, según explicó Ileana Rogel, presidenta de CONAMYPE. Con relación al PIB representan el 35% (en 2005). El presupuesto es de $6 millones.

La mipyme guatemalteca representa en esa economía el 94% del andamiaje empresarial. Su relación con el PIB es de aproximadamente el 45%. Para el fomento de estas se destina menos del 2% del presupuesto del Ministerio de Economía de Guatemala.

En Nicaragua la situación no varía mucho, pues las pymes son el 93% del total de empresas de ese país. En esa nación, el 60% del presupuesto que se destina a su desarrollo proviene de cooperación, es decir, $80 millones que provienen del Banco Mundial, La UE y el BID.

La economía costarricense, en su base empresarial, está compuesta en un 97% por micro y pequeñas empresas. El Ministerio de Economía, Industria y Comercio la cataloga como el “dinamizador de la economía”. La gran mayoría de empleos en ese país son generados por este sector.

En Honduras, el cálculo de la incidencia de las pequeñas empresas es alto. Tanto que existen entre 500,000 a 650,000 empresas que oscilan entre micro, pequeñas y medianas, según la Dirección de Fomento. Con relación al PIB, su representación es de un 28%.

http://www.laprensagrafica.com/economia/nacional/183560-mipymes-se-vuelven-un-tema-regional.html

Se realizó Taller sobre Innovación y TIC para la Productividad de la MIPYME

El encuentro, que buscó promover el intercambio de experiencias de apoyo a la competitividad de las PYMEs, incluyó la participación de expertos de Israel, Singapur, Brasil, Chile, México y Estados Unidos,  consultores empresariales, como Barrabés América, representantes académicos y organismos internacionales, y se celebró en un panorama en el que los países de América Latina y el Caribe ocupan la posición promedio de 83 de 133 países en el Informe Global de Competitividad, y en el que sus MIPYMEs aportan menos de las 5% a las exportaciones.

Ministros y responsables de la cartera de micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) de América Latina y el Caribe reafirmaron su compromiso de avanzar hacia una agenda de competitividad en América Latina y el Caribe durante este taller regional organizado por la Organización de los Estados Americanos (OEA), y el Centro para la Promoción de las Micro y Pequeña Empresa de Centroamérica (CENPROMYPE), con el auspicio de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Integral (CIDA).

El evento se realizó en el  marco de la reunión anual de la Asociación de Centros para el Desarrollo de la Pequeña Empresa de Estados Unidos (ASBDC).

En este Taller denominado  “Innovación y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para la Productividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MIPYME)”, realizado el 21 y 22 de septiembre de 2010, en San Antonio, Texas, Estados Unidos, y organizado por el Departamento de Desarrollo Económico, Comercio y Turismo de la OEA, las autoridades coincidieron en la necesidad de promover políticas y programas para atacar los bajos niveles de innovación y uso de las TICs en el sector PYME.

Las autoridades discutieron la importancia de la colaboración para replicar experiencias exitosas tales como las del Servicio Brasileño de Apoyo a la Micro y Pequeña Empresa (SEBRAE) y las de los Centros para el Desarrollo de la Pequeña Empresa de Estados Unidos (SBDCs por sus siglas en inglés), que ya han dado excelentes resultados para beneficio de las PYMEs. Con base en experiencias de Brasil, México y Estados Unidos, la OEA apoyará el fomento de la innovación y el uso de las TICs en estrecha alianza con el gobierno, empresa y la universidad.

Aunque muchos de los gobiernos de la región dan cada vez más importancia a la competitividad de este tipo de empresas, los gobiernos requieren redoblar esfuerzos y contar con estrategias claras para impulsar una cultura de innovación y de tecnología en las pequeñas y medianas empresas y así poder pasar de MIPYME de sobrevivencia a un cada vez mayor número de MIPYMEs competitivas motoras de crecimiento económico.

“Considerando que en el hemisferio hay alrededor de 120 millones de PYMEs que generan alrededor de la mitad del PIB y más de tres cuartas partes del empleo, no podemos negar que enfocar esfuerzos hacia estos grandes motores de crecimiento económico y empleo resulta un beneficio para todos”, manifestó Jorge Saggiante, Director del Departamento de Desarrollo Económico, Comercio y Turismo de la OEA.

Los participantes del encuentro coincidieron en que los países de América Latina y el Caribe no se pueden quedar por detrás de otras regiones del mundo. Los gobiernos de la Unión Europea (UE) ya adoptaron en 2000 la Estrategia de Lisboa, que identifica las áreas de reforma clave para hacer de la UE el espacio más dinámico y competitivo del mundo. Los países asiáticos, entre otros, se toman el tema de la competitividad de manera muy seria y tienen activa una completa maquinaria para impulsar la productividad de sus economías a un ritmo acelerado.

La OEA, que apoya a los gobiernos de la región para la consolidación de la agenda de competividad regional para la MIPYME, informó que las conclusiones de San Antonio serán insumo fundamental para el diálogo de autoridades y consejos de competitividad de las Américas, que tendrán lugar en Atlanta (EEUU) el 14 de noviembre, y que debatirá la importancia de trazar acciones para mejorar los niveles competitivos de las economías de América Latina y el Caribe.

La agenda del evento está disponible aquí