Presentaciones y ponencias de reunión sobre Desarrollo Productivo e Industrial en América Latina y el Caribe

La cooperación y complementariedad, en el desarrollo productivo e industrial en America Latina y el Caribe, fue uno los tópicos debatidos, en una reunión de funcionarios de alto nivel de los Estados Miembros de la la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC),  celebrada en la sede del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), en Caracas, Venezuela, los días 3 y 4 de octubre de 2013.

En la arquitectura de esquemas de integración existentes en America Latina y el Caribe, uno de los elementos claves es la propia integración productiva que logre avances en términos de inclusión social, reducción de asimetrías y mejorar la inserción internacional.

En la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) realizada en Caracas durante los días 2 y 3 de diciembre de 2011 y que dio origen a la conformación de  la CELAC, los Presidentes de América Latina y el Caribe reiteraron la conveniencia de “Valorar la posibilidad de celebrar una conferencia latinoamericana y caribeña sobre desarrollo productivo e industrial”.

La reunión sobre Desarrollo Productivo e Industrial esuvo destinada a revisar los avances y dificultades de las políticas de industrialización actualmente en curso en la región, identificar los elementos clave para la construcción de una estrategia regional tendiente a la superación de las limitaciones estructurales del aparato productivo, promover acciones y compromisos para contribuir a cerrar las brechas de productividad existentes, y diseñar los lineamientos básicos para una estrategia regional de desarrollo productivo e industrial de mediano y largo plazo, clave para el fortalecimiento del proceso de integración.

Presentaciones y ponencias de Reunión de Funcionarios de Alto Nivel sobre Desarrollo Productivo e Industrial en América Latina y el Caribe

Fuente: www.sela.org

CEPAL y FUNDES presentan publicación “Clusters y Políticas de Articulación Productiva en América Latina”

Tras una investigación en cuatro países de América Latina, el estudio  “Clusters y Políticas de Articulación Productiva en América Latina” refleja que aún hay un largo camino por recorrer para asegurar  que la vinculación empresarial sea una estrategia que realmente beneficie a las pequeñas y medianas empresas en la región.

La investigación aporta evidencias positivas, resultados y reflexiones sobre las experiencias llevadas a cabo en Argentina, Brasil, Chile y El Salvador, para más de 50.000 empresas.  No obstante, también identifica vacíos importantes, en particular, la necesidad de fortalecer la institucionalidad en los países de la región para lograr un salto cualitativo en las políticas de apoyo a las pymes.

El compilador de la publicación, Carlo Ferraro, experto de CEPAL en el tema, resaltó que a través de la investigación se pudo corroborar que cuando hay instituciones sólidas, con larga trayectoria, que se articulan y conversan entre ellas, las experiencias de articulación productiva son mucho más positivas.

“Lamentablemente, muchas veces estos instrumentos de apoyo a las pymes no están inscritos en una política de apoyo fuerte, sostenido, con recursos  y por lo tanto, muchas veces las experiencias se diluyen, no progresan y no generan aprendizaje.   Cuando hay una política pública establecida y de largo plazo, hemos visto que las experiencias de vinculación empresarial se articulan mejor y generan mejores resultados“, agregó Ferraro.

“Clusters y Políticas de Articulación Productiva en América Latina” muestra que las políticas no son prioritarias en la práctica de los países de la Región. Que existe una baja coordinación entre diferentes niveles del Estado y ámbitos de actuación. Además, el estudio demostró que “Somos buenos para diseñar, malos para implementar y nulos para evaluar”. Las propias empresas, que son llamadas  a participar, poseen escaso convencimiento sobre la ampliación de sus capacidades competitivas mediante articulaciones e interacciones más sofisticadas que las transacciones comerciales.

“Nuestro interés es darle relevancia al tema y promover que los gobiernos de la región incluyan este tema en su agenda y que igualmente las agencias de fomento y promoción empresarial asignen la prioridad que demanda el tema.  Estamos convencidos de que el enfoque de articulación productiva sigue siendo necesario para enfrentar los retos que tienen la pequeña y mediana empresa, por eso FUNDES espera de esta forma contribuir al debate regional sobre el tema”, aseguró  Elfid Torres, Gerente Internacional de Investigación y Desarrollo de FUNDES.

La articulación productiva es una modalidad de apoyo a las empresas que promueve la cooperación empresarial y la colaboración entre instituciones de apoyo.  Es una tendencia  que se origina a mediados de la década de los 90 en toda América Latina y  ha  representado un impulso dinamizador e innovador.

La publicación fue presentada en Santiago de Chile en las oficinas de CEPAL este jueves 4 de noviembre.

Principales resultados

En los estudios de casos analizados en el trabajo realizado con el esfuerzo conjunto de CEPAL y FUNDES se puede destacar lo siguiente:

En el caso de Brasil se está implementando hace más de 6 años la experiencia más masiva y contundente de políticas asociativas con foco en pymes: se trata de la política de APL que hace parte de la política de desarrollo productivo del país. Existen más de 950 aglomeraciones productivas con especialización sectorial actuando en diferentes territorios, articulando los esfuerzos de las agencias de apoyo nacionales con organizaciones regionales y locales, tanto del ámbito público como privado.

En el caso de la Argentina existe una decena de programas para promover la articulación productiva aunque esta variedad y riqueza de experiencias no está enmarcada en un enfoque estratégico que cuente con políticas explícitas y un marco institucional que las articule. Entre los programas analizados se destaca el de los Proyectos Integrados de Aglomerados Productivos (PITEC) financiado por el Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) que en dos de sus subprogramas sectoriales ha contado con la participación de más de 1.300 empresas.

En el caso de Chile se analiza un conjunto de instrumentos de articulación productiva, tales como los Proyectos Asociativos de Fomento (PROFO), Proyectos de Desarrollo de Proveedores (PDP) y Programas Territoriales Integrados (PTI). Se trata de programas de apoyo de las Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) que fueron surgiendo con el tiempo, basándose en la adaptación de experiencias internacionales. Se trata de un proceso de construcción gradual de una política que, en forma tácita, ha empezado a combinar desarrollo empresarial, apoyo a empresas de menor tamaño, esfuerzos de descentralización en la ejecución junto con la promoción de la innovación para aumentar la competitividad. Los resultados muestran una participación creciente del número de empresas en PDP y de proyectos en PTI junto con un aumento creciente del cofinanciamiento privado en los últimos años.

En el caso de El Salvador se analizan los principales programas públicos, como son el Fondo de Asistencia Técnica para Proyectos de Asociatividad Competitiva (FAT PAC), el Fondo de Desarrollo Productivo (FONDEPRO) y el Programa de Consorcios de Exportación (PCE). La evaluación de estas iniciativas muestra buen desempeño, una tendencia creciente en cuanto al número de empresas atendidas y al desarrollo de una oferta de servicios técnicos especializados aunque en el marco de una intervención caracterizada por fondos todavía acotados.

En http://www.fundes.org/ encontrará  la publicación en formato PDF y en el canal de YouTube (http://www.youtube.com/fundestv)un extracto de la entrevista con Carlo Ferraro, compilador de la publicación.