Programa Compite+1000 apoya la innovación en las PYMES de Chile

El programa Compite +1000 está diseñado para las pequeñas y medianas empresas que buscan posicionar su marca, asociándola a los conceptos de innovación y productividad. Todo un desafío para una iniciativa que cada día suma adeptos y se ha transformado en el mayor programa a nivel latinoamericano en desarrollo de gestión de Pymes.

En la actualidad, el programa se acerca a su meta de impulsar la gestión de la innovación en 1.000 pymes en un plazo de cuatro años. Todo un reto que Pedro Orueta, Director Ejecutivo de Compite +1000 analiza con Innovacion.cl. En la siguiente entrevista, el directivo no sólo comenta los alcances del programa, sino que se da tiempo para desnudar la realidad de las Pymes chilenas (con virtudes y defectos), así como las claves para fomentar la innovación en este tipo de empresas.

– ¿Cuál es su evaluación del programa Compite +1000?

El programa ha sido un éxito. El año 2012 se realizó el primer programa con 54 Pymes y una consultoría de primer nivel que se hizo con el apoyo de Corfo en la Región Metropolitana. Hoy tenemos 6 programas en desarrollo, 4 con el apoyo de Corfo (Puerto Montt, Santiago, Concepción e Iquique) y dos para grandes empresas, que están llevándolo a cabo para sus distribuidores y proveedores, con lo que estamos realizando asesorías a cerca de 300 Pymes en Puerto Montt, Santiago, Concepción e Iquique, además de distribuidores y proveedores a lo largo del país.

– ¿Cuáles son los desafíos del programa Compite +1000 para este 2013?

Este programa está dirigido en un 100% a mejorar la gestión e innovación de las pymes, con ingenieros, tutores y profesores de la Universidad Adolfo Ibáñez que apoyan la gestión de las empresas de forma individual, con lo que cada empresa recibe una ayuda directa en términos académicos y prácticos. Por lo tanto, el principal desafío para este año es llevar adelante los programas en forma exitosa y que las pymes logren mayores ventas y utilidades, adquiriendo las herramientas para crecer en forma constante y permanente. La idea es llegar con el programa a 1000 Pymes en un periodo de 4 años.

– Las pymes pueden adaptarse más rápido a los cambios del mercado que las grandes compañías. ¿Están preparadas para el desafío de innovar?

Les cuesta y hay que ayudarlas en eso y para eso este programa es un aporte real y significativo. El modelo de Compite +1000 ha sido exitoso, porque ha desarrollado los proyectos de cada pyme impulsando la mejora de la gestión estratégica y táctica de la empresa, con resultados de crecimiento en ventas, nuevos negocios y en la rentabilidad del negocio.

– ¿Cómo se puede fomentar la innovación en las pymes?

Es fundamental apoyar a las Pymes. Hay mucho que se dice y poco que se hace. El Compite +1000 es el mayor programa a nivel Latinoamericano en desarrollo de gestión de Pymes, con resultados probados  y con un universo de industrias importantes a lo largo de Chile. Desde nuestra experiencia, podemos decir que se puede fomentar la innovación en las Pymes prestándoles apoyo y ayudando desde las políticas públicas a que se haga innovación, sin castigos permanentes.

– ¿Qué falencias y virtudes tienen las pymes chilenas?

Si bien cada cual tiene características únicas, hemos podido identificar aspectos en común. Por una parte, aspectos positivos, como la gran riqueza técnica que poseen los dueños acerca de los productos y/o servicios que ofrecen. Normalmente las empresas son formadas y lideradas por expertos en el “core” del negocio y tienen un compromiso total con el desarrollo de ventajas competitivas que generen una alta satisfacción de sus clientes.

Además, al ser más pequeñas, las pymes son capaces de adaptarse muy rápido a los cambios del mercado,  lo que las desafía a innovar y abrir nuevas líneas de negocios.

En la otra vereda, hemos visto problemáticas recurrentes en estas empresas, dentro de las cuales podemos destacar 11 que pueden llevar a la empresa a un estancamiento, o bien, a su muerte.

  • No saben cómo crecer: Por lo general, las pymes parten con un crecimiento bastante fuerte, pero llegado a un punto, éste se estanca.
  • Las consume el día a día: “Lo urgente supera a lo importante”. Estas empresas están inmersas en un contexto sumamente demandante de tareas que les impiden visualizar las acciones que les permiten proyectar un crecimiento.
  • Poca división empresa/persona: Por lo general, son empresas familiares, lo que acarrea una serie de problemas relacionados con los afectos de la propia familia.
  • Fuertes liderazgos inhabilitantes: Los gerentes o dueños de las pymes son personas con un carácter fuerte y formado, les gusta que las cosas se hagan a su manera, por lo cual no permiten que otros que tienen la capacidad indiquen ciertos lineamientos que pueden ser útiles a lo largo de las diferentes etapas involucradas en el crecimiento de la empresa.
  • Mala gestión integral: Los dueños y/o gerentes de pymes son personas técnicamente muy capaces en su materia, pero no a nivel de gestión empresarial, es decir, dejan de lado aspectos humanos, financieros, administrativos, comerciales, entre otros.
  • Desconocimiento del sistema financiero: En este punto coexisten dos problemas, ya que por una parte existen empresas con mucho temor al endeudamiento y, por otro, existe una vaga división entre los recursos personales y de la empresa. En este sentido es frecuente llegar a ver cómo los dueños se endeudan para inyectar capital a la pyme.
  • Deficiente control de gestión: Aunque una línea productiva sea muy buena, muy pocas empresas cuentan con indicadores que muestren el funcionamiento de cada parte de la empresa, lo que impide ejercer un adecuado control de los avances de cada área.
  • Área comercial débil: Las pymes están generalmente tan ocupadas en la operación del negocio, que subestiman y pierden de vista factores como la comunicación, el marketing o incluso, las ventas. Esperan que los clientes lleguen solos y pocas veces salen a buscarlos.
  • No saben la rentabilidad por línea de negocios: En muchas ocasiones, ocurre que una pyme tiene más de una línea de negocios. El problema radica en que no existe un análisis entre cada línea a nivel de rentabilidad, lo que se traduce en que ciertas líneas dan números positivos, pero otras negativos (existe una especie de subvención de una línea a otra). Y la empresa no puede notar esto por falta de métricas que permitan evaluarlas independientemente.
  • Estructura organizacional débil: Las pymes, al ser empresas más pequeñas, no tienen bien definida esta estructura, por lo que muchas veces los roles se mezclan, no existen funciones definidas y tampoco objetivos claros ni compartidos entre los trabajadores.
  • Mala comunicación interna: El punto anterior implica necesariamente que las personas no se están comunicando de manera adecuada en la organización. Por ello, nacen roces y dificultades que no se resuelven a tiempo y terminan por afectar el buen funcionamiento de la empresa.

Fuente: http://www.innovacion.cl/entrevista/a-las-pymes-les-cuesta-innovar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: