¿Cuál es la mejor edad para iniciar un negocio?

Columna de Eduardo Albalá donde asegura que independientemente de la edad, todo emprendedor necesita tener una clara visión y ser perseverante.

Somos muchos los que solemos identificar la figura del emprendedor con una persona joven. Incluso en los últimos años se ha construido esa imagen arquetípica del joven emprendedor tecnológico, encarnada en tipos como Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, que con 28 años recién cumplidos ya es una de las personas más ricas del mundo. También parece los inversores de lugares como Silicon Valley, prefieren financiar a los jóvenes, buscando participar del éxito del próximo Facebook.

La adoración que se respira en Silicon Valley alrededor de los emprendedores más jóvenes tiene cierta lógica, en especial si nos fijamos específicamente en proyectos relacionados con Internet o la tecnología móvil. En estos ámbitos, los jóvenes tienen la gran ventaja de partir sin ideas preconcebidas, así como de haber nacido en un mundo donde los celulares e internet son las formas normales de comunicarse. Además tienen el ímpetu necesario para idear soluciones que resultan del todo naturales para ellos y que, sin embargo, pueden resultar demasiado extrañas o rompedoras para el resto. Son los que dominan el lenguaje de la tecnología de hoy y es normal que tomen la delantera a la hora de crear empresas innovadoras para celulares e Internet.

Es tal la obsesión por lo jóvenes en determinados ambientes, que recuerda a la película “La Fuga de Logan” o “Fuga en el siglo XXIII“, como se llamo en otros países, (Logan’s Run en su versión original). En este filme, los humanos del año 2116, llevan en su mano derecha una especie de chip, o cristal, que se activa a los 30 años indicando que deben desaparecer para dejar espacio a los más jóvenes. Desde este punto de vista, no son pocos los que animan a aprovechar la juventud y su impulso innovador, incluso a costa de abandonar la escuela o la universidad. Mark Zuckerberg, Bill Gates y Steve Jobs tienen en común que crearon Facebook, Microsoft y Apple, respectivamente, antes de terminar la universidad, y de hecho la abandonaron. Sin embargo, también hay miles de casos de jóvenes que tampoco terminaron sus estudios y no les fue tan bien.

Una investigación dirigida por el académico, escritor y emprendedor Vivek Wadhwa, fijó en 39 años la media de edad de los fundadores de empresas de tecnología exitosas (con facturación real) en Estados Unidos. Si tomamos el GEM (Global Entrepeneur Monitor) de Chile publicado en mayo del 2012 (ver nota relacionada), podemos constatar que la edad media de los emprendedores en etapas iniciales es de 37 años. De hecho, según este mismo informe, en Chile el porcentaje de población emprendedora (que declara estar iniciando un negocio) entre 55 y 64 años, es ligeramente superior al porcentaje de emprendedores existente entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Uno de los componentes claves de la innovación y de los emprendimientos, es la creatividad. En ocasiones se asocia esa cualidad a los jóvenes, por su capacidad de ser más transgresores, pero lo cierto es que Newton publicó sus leyes de gravitación universal a los 44, Galileo creo su primer telescopio a los 45, Franklin descubrió los principios de la electricidad a los 46, Volta desarrolló la primera pila eléctrica con 55 y Steve Jobs presentó el Ipad con 54 años.

La mayoría de las veces, las grandes ideas por sí mismas no llevan a tecnologías de vanguardia o a empresas de éxito. Ideas hay muchas, pero el valor proviene de la traducción de dichas ideas a invenciones, y de las invenciones a empresas de éxito. Para llevar todo esto a cabo, hay que colaborar con otros profesionales, obtener financiamiento, entender los mercados y la construcción de los precios, desarrollar canales de distribución y afrontar cuestiones como el rechazo y el fracaso. En otras palabras, se necesitan habilidades empresariales, de gestión y sobre todo, madurez. Y eso es algo que viene con la educación, la experiencia y la edad.

A pesar de que los más jóvenes pueden saberlo todo acerca de los medios sociales mucho antes de concluir sus estudios, es muy poco probable que entiendan las complejidades de otras industrias más maduras o con mayor complejidad técnica, o incluso simplemente de la gestión de las relaciones humanas necesarias para triunfar.

Drea Knufken, economista y escritora opina que “no hay una edad mejor que otra para iniciar un negocio“, ya que a medida que las personas crecen, simplemente cambian unas ventajas por otras y no importa el “cuándo” sino el “qué”.

Independientemente de la edad, todo emprendedor necesita tener una clara visión, tener la energía para poner en marcha el mecanismo que persiga dicha visión y sobre todo, perseverancia. Además, es bueno que el emprendedor se rodee de equipo, colaboradores, mentores y es ahí donde también puede buscar las personas complementarias que le ayuden a desarrollar un proyecto más equilibrado y completo. A la hora de innovar, aprovechemos lo mejor de la juventud y lo mejor de la experiencia.

Fuente: http://www.innovacion.gob.cl/columna/cual-es-la-mejor-edad-para-iniciar-un-negocio/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: