¿Porque nuestras empresas no innovan de forma radical?

 por Emilio Zevallos

Esta es probablemente una de las preguntas más interesantes en el Desarrollo Empresarial en América Latina. Obviamente no hay respuestas simples. Sin embargo, una reciente conversación con el profesor Utz Dornberger (Universidad de Leipzig), puede ayudar a dar algunas luces acerca del tema.

El señalaba que la innovación en Alemania es más incremental que radical (es decir, más orientada a las mejoras que a las transformaciones esenciales que suponen algo nuevo), y lo atribuye a que la cultura en aquel país es muy antigua y se ha sustentado en instituciones y estructuras (políticas y económicas) fuertemente jerárquicas. Ello, en la práctica, podría incidir en una estructura poco flexible y por tanto, menos adaptable a los cambios más radicales, en oposición a la cultura norteamericana que no es antigua, que se ha ido construyendo con el aporte de los migrantes y por tanto, cuyas estructuras son más flexibles y  más accesibles a los cambios más radicales. Así, la menor incidencia de las jerarquías, también es un elemento que incide positivamente en un intercambio de información y conocimiento más horizontal. De esta forma, la presencia de estructuras jerárquicas suponen cambios más lentos y por tanto, mayor proclividad a lo incremental frente a lo radical.

Pensando en América Latina, nuestros antecedentes más cercanos nos llevan a  mediados del s. XX donde el Estado tuvo un rol protagónico en la economía, y cuyo crecimiento fue en algún momento, el soporte principal del empleo en muchas de nuestras economías. Así, la aspiración de todos los jóvenes que se incorporaban al mercado laboral en esa época, era la de trabajar en el sector público. El tema emprendedor estaba completamente fuera de la agenda del grueso de la población. Mucho más atrás en nuestra historia, las grandes culturas americanas (Mayas, Incas y Aztecas), se caracterizaron por ser naciones fuertemente jerárquicas y patriarcales. Así, nuestros antecedentes parecen tener más rasgos de innovación incremental que de innovación radical.  ¿Será que estos antecedentes tienen influencia en nuestro desempeño? Lo que sí es un hecho, es que el grueso de la innovación en América Latina es muy poca, la que existe en lo fundamental es incremental y muchísimo menos es radical. Una reflexión interesante respecto de porque se dio la innovación de esa forma.

Ahora las siguientes preguntas a hacernos son; ¿Esto afecta nuestro desarrollo? ¿Podemos cambiar este patrón? ¿Es importante hacerlo? ¿Acaso la innovación incremental no es también importante?

A veces escuchamos a los “expertos” señalando la relevancia de cambiar nuestro patrón de desarrollo orientándolo hacia la innovación más radical. Sin embargo, ello requiere de recursos y niveles de desarrollo educativos y tecnológicos con los que aun no contamos. ¿estaremos preparados para ello?

Fuente: http://www.elfinancierocr.com/blog/pymescopio/?p=606

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: