“La innovación se trata de equivocarse muchas veces”

De paso por Chile para concretar una alianza de su empresa consultora con la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), las que se adjudicaron la licitación para implementar iniciativas innovadoras en el sector público, el experto español Xavier Marcet, consultor en innovación estratégica, comparte con http://www.innovación.cl su visión sobre la innovación en el sector privado y público.

Dueño de LTC Project, empresa internacional con sedes en Barcelona y Boston que promueve la innovación en empresas privadas y públicas, Xavier Marcet es una voz autorizada para hablar de innovación. En Chile estuvo presente para sellar la alianza de su empresa consultora y la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) con el Estado, representada por la Corfo y el Ministerio Secretaría General de la Presidencia (Segpres), para desarrollar iniciativas innovadoras en el aparato público. Acá su claro diagnóstico.

– ¿Cómo ve a Chile en materia de innovación?
– Lo veo bastante por encima de lo que dicen diversos rankings. Creo que Chile ha acertado en varios aspectos en materia de innovación de políticas públicas, lo que se refleja en que son muchos los países que siguen con muchos interés lo que se hace acá. Hay programas muy exitosos y conocidos, como Stars-Up Chile, ChileAtiende y otros nacidos al amparo de la Corfo.

– ¿Hay un buen camino desarrollado?
– Sí. Pero de todos modos, en Chile y el resto del mundo, lo que sucede es que hemos hablado más de innovación de lo que la hemos aplicado. Llevamos una década hablando de innovaciones, en un contexto donde nadie habla en contra de ella. Pero la innovación, junto con alabarla, es necesario que se aplique. Por eso, pienso que durante los próximos años, deberemos abocarnos a ver cómo se implementa la innovación, más que hablar de ella, porque no se trata de tener ideas y nada más.

– ¿Es hora de ver resultados?
– Es fundamental. La innovación es con resultados o no significa nada. Así de claro. Con innovación podemos hacer dos cosas: aplicarla, y ver si hay éxito o fracasar y aprender. Son los dos únicos impactos aceptables. Lo que realmente importa es cómo reinventar los negocios, a partir de las prácticas de innovación. No me preocupa tanto si una empresa tiene I+D propio o no. Lo que me interesa que tenga es capacidad de aplicar sus conocimientos o los de otros, más rápido y más ágil que su competencia. Hoy no entiendo que existan empresas que quieran posicionarse en el ámbito internacional sin innovación.

– ¿Qué insumos debe haber para que exista innovación en una organización?
– Para que funcione la innovación, en cualquier esfera, debe tratarse de un esfuerzo continuo y contante por parte de la organización y que sea capaz de cuestionar las ortodoxias existentes en la cultura organizacional, entendiéndolas como aquellas cosas que no están escritas en ninguna parte, pero que forman parte del quehacer diario en la compañía. Por eso, es necesario promover y alentar aquellas personas con rasgos innovadores y emprendedores dentro de las empresas. Que se atrevan a proponer cosas diferentes y que sientan pasión por lo que hacen. Porque, sin pasión, no hay innovación posible.

– ¿Qué rol juega el error en la innovación?
– La innovación es riesgo. Se trata de equivocarse bastantes veces, para que cuando se acierte, no sólo se paguen las inversiones y fracasos cometidos, sino que se construya mucho más valor del que había. No hay casos de organizaciones innovadoras en las que cualquier error sea absolutamente castigado, porque no existe la garantía de no cometer un error.

– A estas alturas, ¿Existen ejemplos de empresas que por no innovar se hayan ido al abismo?
– Kodak es el último gran ejemplo de una gran compañía con mucha historia que, en su momento, fue capaz de ver el futuro al definir la patente de la fotografía digital. Sin embargo, no supo cambiar y estar acorde a las necesidades de estos tiempos. El problema de ese tipo de ejecutivos no es que no sean capaces de ver lo que se avecina, encontrar soluciones y saber lo que deben hacer, porque eso lo hacen. La dificultad radica en que no implementan todo lo que saben que deben hacer. No se aplican las correcciones que son necesarias, porque pesan más las inercias que la capacidad de cambiar.

– ¿Es muy grande la aversión a la innovación o al cambio?
– El problema es que se da una situación muy especial. Nadie le dice que no a la innovación. Siempre le dicen que sí, pero jamás aplican los cambios que se necesitan. Ahí está el mayor riesgo: decirle que sí a la innovación, pero después negarla. Es la innovación negando a la misma innovación.

– ¿Para ser exitoso, es indispensable innovar, entonces?
– El éxito siempre es provisional. Creo que eso hay que tenerlo siempre en mente, porque la arrogancia de pensar que ya se ha logrado el éxito y que se puede descansar en él, no lleva a ningún lado. La arrogancia no ayuda en nada a la innovación, pero en cambio, la humildad suele llevar a la innovación por un mejor camino. Por eso es importante saber escuchar y tener la empatía necesaria para identificar las necesidades que van a tener los clientes y poder adelantarse a las necesidades que ni siquiera este mismo aún sabe que va a tener.

– ¿Es difícil saber renovarse en el éxito, no?
– Absolutamente. Ahí radica el gran secreto del éxito. Hay gran cantidad de empresas que lo han logrado. Y claro, cuando se está mal es obvia y evidente la necesidad de cambiar, pero en dicha circunstancias es cuando necesita de aires frescos y resultados inmediatos para sobrevivir, pero cuando a uno o la compañía le va bien, puede permitirse más el riesgo responsable. Y en este camino, no siempre se acierta, al contrario, los errores son más frecuentes que los aciertos.

– En el sector público, que es donde van a realizar el trabajo de asesoría, ¿cómo analiza el estado de la innovación?
– Innovación en el sector público significa que el Estado dé una solución a algo que antes era un problema para la ciudadanía, es decir, una acción que tenga valor para la gente. Sabemos que existen organizaciones dentro del sistema público que hacen algo de innovación, pero no de forma sistemática y con procesos establecidos. Por eso, nuestro trabajo en conjunto con la Corfo y el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, se enfocará en buscar oportunidades para que las instituciones del Estado promuevan innovaciones en su gestión.

Fuente: http://www.innovacion.gob.cl/entrevista/la-innovacion-se-trata-de-equivocarse-muchas-veces/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: