Las nuevas generaciones mezclan Internet y energía

Los emprendedores de la Web Limpia llegan armados con conocimientos informáticos, ganas de hacer dinero y decididos a resolver problemas medioambientales.

Daniel Rosen quiere dejar claro que su start-up dedicada a la energía solar no es una empresa energética tradicional. “Antes, las empresas solares estaban relacionadas con el equipamiento”, afirma el cofundador y director general de 26 años de la empresa Solar Mosaic que tiene su sede en San Francisco (Estados Unidos). “Nosotros somos un mercado en línea”.

La energía de la masa: En el sitio web Solar Mosaic, los dueños de edificios pueden contactar con personas dispuestas a financiar sus proyectos de instalación de placas solares.
Fuente: Solar Mosaic

Rosen estaba entre las decenas de veinteañeros congregados en enero en la Universidad de Nueva York para el segundo “Maratón de Programación Web Limpia”, un congreso de un fin de semana de duración en el que los aspirantes a emprendedores demuestran el papel que juegan las aplicaciones móviles, las redes sociales y el software a la hora de mejorar el uso de la energía y los recursos naturales.

El término “Web Limpia” lo acuñó el capitalista de riesgo de San Francisco Sunil Paul y pretende distinguirse de la “Tecnología Limpia”, la industria de alto riesgo y con grandes necesidades de capital encabezada por las start-ups dedicadas a la fabricación de baterías, biocombustibles, turbinas eólicas y paneles solares.

La Web Limpia, por el contrario, se dedica a usar tecnología de la información barata para cambiar el modo de consumo de energía en el mundo. Paul, que es inversor en Spring Ventures en San Francisco – ha invertido en Solar Mosaic y ayudado a organizar el maratón de programación – define la Web Limpia como “la herramienta más potente” disponible en la actualidad para emprendedores que esperan dar respuesta a retos medioambientales y ecológicos.

Durante el fin de semana de competición, los equipos se dedicaron a demostrar cómo los datos disponibles en la red pueden ayudar a lograr justamente eso. Un grupo de programadores combinó datos del Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York con Google Maps para crear una web que registra qué edificios municipales emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero. Otro equipo creó un comparador de productos que clasificaba los productos que se venden en Amazon.com dependiendo de su eficiencia energética.

La preocupación por el medio ambiente y el deseo de retar a la industria de los combustibles fósiles es lo que conduce a algunas personas a unirse al movimiento Web Limpia. “A mí lo que me motiva es el problema del cambio climático”, afirma Zak Accuardi, recién licenciado por la Universidad de Columbia (EE.UU.). “La gente lo ignora y yo intento encontrar la mejor forma posible de afectar positivamente al cambio”.

Como el campo es tan nuevo, aún existe la posibilidad de hacerse rico, prometen los promotores. Dave Graham, inversor de Greenstart, que lleva una incubadora para start-ups de Web Limpia en San Francisco, explicó a los jóvenes programadores que “no hace falta crear el próximo Facebook para ganar un montón de dinero”.

Idea limpia: Los participantes en el segundo Maratón de Programación Web Limpia celebrado en la ciudad de Nueva York compitieron a lo largo de dos días para crear la aplicación energética más útil.
Fuente: Sahat Yalkabov

Rosen ayudó a arrancar a Solar Mosaic en 2010 como una forma de animar a los dueños de edificios a instalar paneles solares en sus azoteas. En la actualidad, la energía fotovoltaica aún cuesta más que la electricidad generada por los combustibles fósiles. Una de las principales razones para ello es que aproximadamente la mitad del coste de una instalación solar en la azotea de los edificios va a parar en otras cosas que no son los paneles solares, entre ellas la financiación, los permisos, la mano de obra y la búsqueda de clientes.

A Solar Mosaic se le ocurrió la idea de usar el crowdfunding en Internet para sufragar esos costes. Ahora los dueños de edificios pueden usar la página web de la empresa para presentar sus proyectos de energía solar en las azoteas al público en general. Los visitantes del sitio compran acciones de 100 dólares (unos 77 euros) en los proyectos que les gustan; cuando se alcanza el objetivo de financiación, se pasa el cargo a las tarjetas de crédito de los usuarios y se paga la instalación. Quienes han adelantado el dinero lo recuperan en plazos mensuales cobrados a los dueños del edificio (y de los cuales Solar Mosaic se lleva una comisión).

En la actualidad Solar Mosiac está recaudando dinero para tres proyectos, en ellos, uno para colocar paneles solares en la casa de Shonto Bejay, un artista navajo. De los dos proyectos ya financiados, uno recaudó 98.200 dólares (unos 75.500 euros) para instalar más de 120 paneles solares en un  edificio de Oakland, California (EE.UU.)

Rosen cree que la idea de la Web Limpia es potente porque combina “nuevas formas de difundir información con nuevas formas de crear energía”. A lo largo del fin de semana de programación, Rosen dirigió a un equipo de estudiantes que trabajaron en un mapa en línea que servirá a los usuarios de Solar Mosaic para localizar proyectos que buscan financiación e incluso para integrar conversaciones de Twitter sobre la energía solar para que la gente pueda “ver la conversación sobre energía solar en marcha”, explica Rosen.

Muchas ideas de Web Limpia, como por ejemplo las aplicaciones que permiten a los consumidores hacer un seguimiento y control del uso doméstico de la electricidad, solo valen lo que vale la información disponible. Eso puede ser una limitación importante, especialmente cuando se intentan recabar datos de las compañías eléctricas locales. “Hace falta una inversión sustancial en tecnología y en tiempo para integrarse con las eléctricas. No es rápido y no es fácil”, afirma Eric Shiflet, gerente de producto en Tendril, una empresa de Boulder, Colorado (EE.UU.) cuyo software pretende crear un diálogo entre las compañías eléctricas y los electrodomésticos y termostatos inteligentes de los clientes, un concepto que ellos denominan ‘Internet de la Energía’.

Tendril está produciendo datos sobre el consumo de electricidad y las tarifas disponibles a través de una interfaz de programación de aplicaciones, y espera que otros programadores encuentren nuevas formas de usarlos. Tendril también era una de las empresas patrocinadoras del concurso de programación celebrado en Nueva York. “Queremos asegurarnos de que, sea quien sea el que acabe por construir la aplicación energética definitiva, la construya en nuestra plataforma”, afirma Shiflet.

Fuente: http://www.technologyreview.es/read_article.aspx?id=39739&pg=1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: