La Web en 2011

Las redes sociales crecieron en 2011 hasta convertirse en una estructura fundamental de la Web y toda la información que compartimos en línea ha empezado a configurarse en algo más que la suma de sus partes.

Por Brian Bergstein

Llevamos mucho tiempo viviendo en la era de los medios sociales, pero 2011 ha sido el año en que toda la información que compartimos en línea ha empezado a configurarse en forma de algo mayor que la suma de sus partes. Todos esos datos están creando una capa de información que cualquiera puede encontrar a través de los buscadores y que los creadores de contenidos pueden usar para afinar los servicios que ofrecen.

Esto sucede cada vez más fácilmente porque cuando compartimos nuestras opiniones, fotos y actualizaciones de estado en línea ya no lo hacemos desde una aplicación aislada, sino como una actividad integrada en otras cosas. Si estás leyendo un artículo en Internet y quieres recomendárselo a alguien, no tienes que pasarte a Facebook para decirle a tus amigos que te ha gustado; cada vez más sitios web se conectan a la “Cuadrícula Abierta” de Facebook y puedes dejar constancia de tu aprobación en Facebook directamente desde la página donde se encuentra el artículo. Esto significa que tus amigos pueden llegar hasta la noticia en cuestión cuando acceden a ese mismo sitio. Google ha lanzado algo parecido este año, para que puedas ver determinados resultados de búsqueda en puestos más elevados si han sido recomendados por tus amigos. Esta característica  entra dentro de los esfuerzos de Google por mejorar su situación en las redes sociales. Tras fracasar  en su intento el año pasado con una red parecida a Twitter denominada Buzz, el gigante de los buscadores presentó este año Google+ , un servicio que integra la posibilidad de compartir información en numerosos servicios de Google.

Al mismo tiempo, los datos que generamos al compartir continúan facilitando las cosas a los anunciantes para dirigirse de forma más directa a los consumidores a la hora de vender sus productos. En algunos casos esto lleva a la aparición de nuevos modelos de negocio, en los que empresas como Bluefin Labs recogen y venden la información obtenida de las charlas que tienen lugar en los medios sociales. Este panorama también pone el turbo al modelo de anuncios existente en Facebook, y ha colocado a esta empresa en un lugar destacado en la parrilla de salida para la oferta pública de venta (OPV) del sitio Web más grande de la historia en 2012.

La bolsa ha sido lo bastante receptiva a las empresas Web como para que en 2011 varias hayan hecho OPV, entre ellas Zynga, Groupon, Pandora, Zillow, LinkedIn y Renren, una versión china de Facebook. Sin embargo, quedó claro rápidamente el escepticismo sobre la sostenibilidad de sus tasas de crecimiento y los precios de las acciones no han crecido desorbitadamente.

En el frente político, 2011 también nos ha traído desarrollos importantes e intrigantes. Hemos asistido al poder que tienen los medios sociales para amplificar la disensión y la libertad de expresión. Eso supone un gran reto para los regímenes autoritarios y todos aquellos que tienen secretos que guardar. Debido a presiones gubernamentales, varios medios de pago en línea dejaron de procesar las donaciones que recibía Wikileaks, lo que ha supuesto un duro año para la organización.

Este año han arrancado aplicaciones futuras de la Web con el avance de HTML5, un set de estándares emergente que hará que los sitios web sean más rápidos y elegantes. Los investigadores también han hecho importantes progresos para mejorar la seguridad de los servicios de computación en nube.

Al mismo tiempo, nuestra dependencia cada vez mayor de la Web no deja de animar el debate sobre los efectos potencialmente catastróficos de una ciberguerra: un ataque o series de ataques dirigidos a neutralizar recursos militares o civiles en línea. Un informático de primer nivel ha sugerido hace poco que Estados Unidos debe considerar la posibilidad de atacar primero a aquellos enemigos que serían difíciles de encontrar si fueran ellos quienes atacaran primero. Esta visión es un recordatorio de los límites de las redes sociales: aunque empresas como Facebook se hagan con una parte cada vez mayor del mundo en línea, siempre habrá sectores que permanezcan en la sombra.

Fuente: http://www.technologyreview.es/read_article.aspx?id=39402

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: